log in

Hidrocarburos

Exxon Mobil, un emporio histórico bañado en oro negro

0
0
0
s2smodern
"Es un Estado empresarial dentro del Estado americano que tiene sus propias reglas de política exterior". Así define el periodista Steve Coll, dos veces ganador del Pulitzer, a Exxon Mobil, la mayor petrolera del mundo. "A veces sus intereses se corresponden con los del Gobierno de Estados Unidos, a veces se encuentran en oposición y otras sencillamente se quita de en medio", denuncia Coll, que puso al descubierto la faceta más oscura del emporio en el libro Private Empire: Exxon Mobil and the American Power (2013). Desde luego, hay indicios de que el periodista no anda desencaminado. Por ejemplo, Rex Tillerson, CEO de la compañía entre 2006 y 2016, es hoy el secretario de Estado de la Administración Trump.
 
Oficinas de Exxon Mobil en EEUUOficinas de Exxon Mobil en EEUULa leyenda negra ha acompañado a este gigante empresarial, hoy valorado en 340.000 millones de dólares, desde sus orígenes, cuando se llamaba Standard Oil Company. Fundada en 1870 en Cleveland (Ohio) por John D. Rockefeller, la petrolera se extendió por todo el país gracias a un acuerdo con las compañías ferroviarias para obtener tarifas de transporte reducidas. En 1882 se transformó en una cooperativa de empresas, dando pie al primer trust de la historia, una fórmula que enseguida copiaron otros grupos industriales. Las autoridades reaccionaron con la promulgación de leyes anti-trust para favorecer la competencia, pero la Standard ya disfrutaba de una indiscutible hegemonía en el sector.
 
No obstante, tras numerosas pugnas judiciales, el Tribunal Supremo dictó en 1911 la disolución del grupo en diferentes empresas, de las que destacaban dos: Standard Oil de Nueva Jersey (que más tarde se convertiría en Exxon) y Standard Oil de Nueva York (más tarde Mobil). Con los años, la primera fue logrando los derechos de explotación en varios Estados del país, donde puso sus productos bajo la marca Esso, por la pronunciación en inglés de las siglas de la empresa ("S" y "O").
 
Por su parte, la Standard Oil de Nueva York (Socony) se fusionó en 1931 con otra petrolera, Vacuum, dando lugar a Socony-Vacuum. A su vez, esta compañía pasó a llamarse Mobil en 1955. Por entonces ya era uno de los vendedores de combustibles y lubricantes más importantes de Estados Unidos.
 
Las Siete Hermanas
Hasta la creación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en 1960, el mercado del crudo estaba en manos de las conocidas como Siete Hermanas, las siete principales petroleras del mundo. Entre ellas estaban Esso (que en 1972 se renombró como Exxon) y Socony-Vacuum; además de la británica Anglo-Iranian Oil Company (que con el tiempo se convertiría en BP), Standard Oil of California (más tarde Chevron), Shell, Gulf Oil y Texaco (estas dos últimas se acabarían integrando en Chevron). Antes de la crisis del petróleo de 1973, las Siete Hermanas controlaban el 85% de las reservas de crudo del planeta.
 
En 1989, Exxon afrontó una de las peores crisis ecológicas de la historia reciente. El 24 de marzo, el buque petrolero Exxon Valdez encalló frente a la costa de Alaska, vertiendo al mar 37.000 toneladas de crudo. La catástrofe provocó enormes daños a la flora y fauna local y generó un intenso debate público sobre el poder contaminante de los hidrocarburos. El Gobierno estadounidense reaccionó aprobando una nueva ley medioambiental. Un tribunal condenó a Exxon a pagar una multa de 5.000 millones de dólares pero, tras varios recursos, en 2008 el Tribunal Supremo la rebajó a 500 millones.
 
Como un círculo que anuda el principio de una historia con su final, en 1998, después de 87 años de separación forzosa, las antiguas Standard Oil de Nueva Jersey y de Nueva York volvieron a abrazarse. Exxon compró Mobil por 77.200 millones de dólares, en la que fue la mayor operación industrial de la historia, que además relegó a la angloholandesa Royal Dutch Shell al segundo puesto en el sector petrolero.
 
Las redes de ambas compañías se complementaban: mientras Exxon dependía de sus yacimientos de crudo norteamericanos, Mobil lograba dos tercios de su producción fuera de esa región. Además, la actividad de refino y distribución de la primera era muy activa fuera de Estados Unidos, mientras que la segunda había reforzado sus operaciones en Europa. Respecto al gas natural, Exxon contaba con reservas cuantiosas en Europa, y Mobil en Asia. El CEO de Exxon, Lee Raymond, mantuvo su cargo en el nuevo grupo, mientras que Lucio Noto, CEO de Mobil, se convertía en vicepresidente del consejo de administración.
 
Problemas y sanciones
 
Al igual que el resto del sector, Exxon Mobil ha sufrido la caída de precios del petróleo de los últimos tres años. El año pasado, los beneficios de la compañía alcanzaron los 7.840 millones de dólares, un 51% menos que los obtenidos en 2015.
 
Una nueva polémica que afecta al gigante energético es la sanción de 2 millones de euros que le ha impuesto el Departamento del Tesoro estadounidense por presuntamente violar en 2014 las sanciones contra Rusia a raíz del conflicto en Ucrania. Según el Tesoro, varias empresas subsidiarias de Exxon Mobil firmaron acuerdos con el presidente de la petrolera rusa Rosneft, Igor Sechin, uno de los funcionarios que figuran en la lista de individuos sancionados por el Gobierno estadounidense.
 
 
POR YAGO GONZÁLEZMADRID
 
EXPANSION.COM
Tagged under: Exxon-Mobil
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK