log in

Hidrocarburos

Opep todavía no ha ganado la lucha contra los bajos precios del crudo

0
0
0
s2smodern
Petroleo ArabeEl cartel celebra el aumento del 15 por ciento en el precio sobre el mínimo registrado en junio, pero no es momento para relajarse. 
 
Está la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) utilizando el verano para finalmente poner sus asuntos en orden? Arabia Saudita, el líder de hecho de la Opep, dijo esta semana que reduciría las exportaciones de petróleo en agosto a 6,6 millones de barriles por día (b/d), el nivel más bajo en seis años, un millón de b/d menos en comparación con el mismo mes en 2016.
 
Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) le siguieron rápidamente, indicando que recortarían las asignaciones de petróleo a los clientes en un 10 por ciento en septiembre, lo cual significa una medida significativa dado que el país se ha tardado en reducir la producción en línea con el acuerdo de la Opep para reducir los suministros. 
 
Por primera vez en meses, al mercado parece gustarle lo que está sucediendo. El precio del crudo Brent ha subido por encima de los 50 dólares por barril, y hay señales de que el mercado físico está comenzando a endurecerse durante los meses de verano que son los de mayor demanda.
 
Los inventarios de petróleo crudo estadounidenses han caído en 26 millones de barriles desde fines de junio, a medida que los automovilistas emprenden sus vacaciones y las importaciones disminuyen en relación con el mismo período el año pasado.
 
Incluso el aliado de la Opep, Rusia -el mayor productor fuera del cartel- está sorprendiendo a los cínicos comerciantes de petróleo al implementar totalmente su parte de los 1,8 millones de b/d del acuerdo de suministro. 
 
Es justo decir que ha sido un buen mes para la Opep, con un alza de precios del 15 por ciento desde que alcanzó los mínimos de cerca de los 44 dólares por barril a fines de junio, cuando predominaron las quejas de que el cartel no había hecho lo suficiente para equilibrar el mercado del petróleo. 
 
Ocasionando todavía más optimismo entre los alcistas del crudo se encuentra el hecho de que Halliburton, el proveedor de servicios petroleros, dijo esta semana que había observado que los perforadores de esquisto estadounidenses habían ligeramente desacelerado sus operaciones después de que los precios cayeran a comienzos del verano.
 
Sin embargo, la industria del esquisto sigue siendo la mayor interrogante sobre si la Opep podrá pronto declarar la victoria en su lucha por acabar con la superabundancia de petróleo de tres años, o si está disfrutando de una anómala racha positiva.
 
Las predicciones para el próximo año todavía indican que la Opep pudiera enfrentar una larga lucha. 
 
La Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos puede que haya recortado su proyección para la producción estadounidense a principios de este mes debido a unos precios más bajos, pero todavía anticipa que la producción de crudo estadounidense crezca en casi 600.000 b/d en 2018 para alcanzar un récord de 9,9 millones de b/d.
 
Eso por sí solo debiera ser suficiente para satisfacer casi la mitad del aumento de la demanda mundial que se espera para el próximo año, con Estados Unidos bombeando más de uno de cada diez barriles de crudo a nivel global.
 
Algunos analistas creen que el pronóstico de la EIA es relativamente conservador. En los resultados trimestrales de esta semana los perforadores de esquisto aún estaban sonando optimistas.
 
John Hess, el director ejecutivo de Hess Corp, declaró que esperaba que la producción de su compañía en la formación Bakken de Dakota del Norte aumentara un 10 por ciento anualmente "durante los próximos años", y que sus operaciones aún generaran un significativo flujo de caja a los precios actuales.
 
Anadarko Petroleum anunció que es probable que pudiera perforar cada vez más pozos sin aumentar el número de plataformas en las que estaba operando a medida que se vuelve más eficiente. La compañía mantuvo su pronóstico de estar bombeando alrededor de 150,000 b/d de sus dos formaciones de esquisto para finales del año, un aumento de aproximadamente 40,000 b/d desde mediados del año. 
 
Los pronósticos de la Opep prevén que la demanda de crudo caerá ligeramente el próximo año debido a un crecimiento más sólido fuera del cartel, impulsado principalmente por el esquisto, pero también por la adaptación de las petroleras de mayor envergadura a una era de precios más bajos. 
 
Las grandes petroleras actualmente están aprobando proyectos al ritmo más rápido desde que los precios comenzaran su declinación de por encima de los 100 dólares por barril en 2014, habiendo reducido los costos y habiéndose enfocado en sus mejores opciones.
 
Lo que queda por verse es si Arabia Saudita y sus aliados pueden mantener la disciplina más allá del verano. Es relativamente fácil para Riad reducir las exportaciones durante los meses más calurosos del año, ya que reorientan el crudo hacia su sistema eléctrico nacional, quemando petróleo para generar electricidad con el fin de satisfacer la demanda máxima de aire acondicionado. 
 
Cuando ese factor disminuya en el otoño, no está claro si estarán dispuestos a mantener las exportaciones bajas en un intento por eliminar los superávits de inventario, incluso cuando las refinerías estén pensando en el mantenimiento posterior al verano. 
 
La conclusión es que, aunque la Opep se haya escapado de experimentar la más severa desesperación que acosara al cartel en junio, todavía queda mucho por hacerse. Esta semana, el hecho de que Arabia Saudita y Rusia presionaran a otros miembros del acuerdo para asegurarse de que siguieran haciendo lo que les corresponde representó un reflejo de este temor. 
 
Si la Opep quiere otro mes de buenos resultados tendrá que continuar sus esfuerzos durante el otoño, o correrá el riesgo de que los precios del crudo vuelvan a caer.
 
Fuente: Portafolio.co
 
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK