log in
  • Calentamiento Global 0Naciones Unidas advirtió que los niveles de dióxido de carbono -el mayor causante del cambio climático- rompieron todos los récords entre enero y junio.
     
    Las temperaturas medias en el mundo han batido otro récord en el primer semestre del año, lo que anticipa que 2016 puede convertirse en el año más caliente desde que se efectúan mediciones, advirtió este jueves la Organización Meteorológica Mundial (OMM).
     
    En este periodo, el deshielo en el Artico ha ocurrido de manera más temprana y acelerada, un indicador irrefutable del ritmo al que avanza el cambio climático.
     
    La OMM, que actúa como un brazo científico de las Naciones Unidas y es la autoridad mundial en cuestiones de clima, reveló que los niveles de dióxido de carbono -el mayor causante del cambio climático- también rompieron récords entre enero y junio.
     
    La temperatura media del primer semestre de este año estuvo 1,3 grados centígrados por encima de la media de la era preindustrial, a finales del siglo XIX.
     
    El pasado junio fue el decimocuarto mes consecutivo más caluroso tanto en la superficie terrestre como de los océanos y el trigésimo octavo mes consecutivo en el que las temperaturas estuvieron por encima de la media del siglo XX.
     
    La última vez en que las temperaturas en el mundo estuvieron por debajo de esa media fue en diciembre de 1984.
     
    "Otro mes, otro récord, y así otro y otro. La tendencia al cambio climático está alcanzando nuevas escalas, intensificadas por el fuerte fenómeno de El Niño entre 2015 y 2016", explicó el secretario general del organismo, Petteri Taalas.
     
    Aunque El Niño haya desaparecido, el cambio climático causado por los gases de efecto invernadero que contienen el calor no ha menguado en lo absoluto, explicó en una rueda de prensa el director de Investigación Climática de la OMM, David Carlson.
     
    La consecuencia es que el mundo afrontará más olas de calor, lluvias muy intensas y ciclones tropicales de mayor impacto, según los expertos.
     
    Mientras, las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera han superado este año la barrera simbólica de 400 partes por millón y la tendencia es al alza.
     
    En el Ártico, el calor ha conducido a que el deshielo anual se produzca de forma anticipada.
     
    En la actualidad, la extensión del mar Ártico en pleno verano cubre el 40 por ciento de lo que solía cubrir en la década de 1970 y principio de los ochenta.
     
    La OMM también ha observado que las lluvias han variado de manera significativa alrededor del mundo.
     
    Mientras se ha vivido una temporada muy árida en España, el norte de Colombia, el noreste de Brasil, en Chile, el sur de Argentina y en varias partes de Rusia, se han registrado condiciones más húmedas de lo normal en el norte de Argentina, el norte y centro de Europa, en Australia y en varias zonas de Asia central y del sur.
     
    Fuente: EFE
  • Sequia 1Un examen a las estrategias frente al cambio climático deja ver que el país no va al paso requerido.

    Felipe Calderón, expresidente de México, presentó en Bogotá el reporte ‘Nueva economía climática 2014’ ante el presidente Juan Manuel Santos, los ministros de Ambiente y Desarrollo Sostenible y de Relaciones Exteriores, y múltiples representantes de organismos del Estado, la academia y la prensa.

    El documento, preparado por varios centros de investigación, fue comisionado por los gobiernos de Colombia, Etiopía, Indonesia, Noruega, Corea del Sur, Suecia y el Reino Unido.

    ¿El mensaje principal?: es posible avanzar en crecimiento económico y protección ambiental, pero es necesario tomar decisiones serias para ello. El informe llega en un momento interesante: la preparación del Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018.

    ¿Cómo arranca Colombia respecto a las 10 recomendaciones de la Comisión de Economía y Clima que preside Calderón?

    1. Ir de las palabras a las acciones

    Acelerar la transformación hacia una economía baja en carbono, integrando el clima en el núcleo del proceso de toma de decisiones. Colombia espera avanzar en la Estrategia de Desarrollo Bajo en Carbono, pero hace falta que cada sector la integre de manera efectiva en su planeación y ejecución. Esto parece estar comenzando, pero requiere que pasemos de las declaraciones a las acciones. El Plan Nacional de Desarrollo será el escenario ideal para consolidar este deseo.

    2. Diplomacia para los nuevos acuerdos

    Entrar en un nuevo acuerdo internacional (que reemplace el Protocolo de Kioto). Colombia es líder en el debate internacional, pidiendo acción de los países que más aportan gases de efecto invernadero y avanzando en compromisos locales de mitigación y adaptación. El acuerdo depende de la comunidad internacional (las Naciones Unidas, hacia final del 2015 en París). La diplomacia colombiana puede continuar ejerciendo liderazgo para lograr un acuerdo vinculante y equitativo con carácter fuerte y duradero.

    3. Retiro de subsidio a combustible fósil

    Retiro paulatino de los subsidios para combustibles fósiles e insumos agrícolas. Colombia ha avanzado en la eliminación de subsidios a la gasolina y el diésel, y tiene un precio de combustibles intermedio (aunque alto para países del mismo nivel de ingreso). Sin embargo, el precio base aún tiene subsidio. Los insumos agrícolas reciben también gabelas y puede ser políticamente difícil eliminarlas.

    4. La cuestión del carbono

    Introducción de precios sólidos y predecibles para el carbono. Apenas estamos comenzando a discutirlo, pero existen barreras para lograrlo. La reforma tributaria pasada ordenó estudiar el tema. ¿Esperamos algún avance en la próxima?

    5. Recursos para salvar la selva

    Detener la deforestación de bosques naturales en el 2030. Colombia ha asumido el compromiso de detener la deforestación mediante la Visión Amazonia, pero requerirá de gran apoyo internacional para lograrlo (recibir recursos para proteger las selvas).

    6. Transporte público eficiente

    Plantear ciudades conectadas y compactas, priorizando las inversiones en sistemas de transporte público masivo eficiente. El Gobierno Nacional promueve las ciudades compactas y apoya la inversión en sistemas organizados de transporte público (incluido un compromiso con el metro en Bogotá, que ojalá fuera para todo el Sistema Integrado). Pero al mismo tiempo avanza con un plan de infraestructura vial que incluye accesos y anillos a ciudades que promoverán expansión, y desarrolla proyectos de vivienda alejados de centros de trabajo. Las ciudades, a su vez, siguen pensando en vías como solución principal de la movilidad. Será necesario tomar medidas de desarrollo territorial en los conglomerados urbanos (que superan el ámbito municipal) y cambiar el chip para que pensemos primero en los peatones, ciclistas y usuarios de transporte público (como en el nuevo POT de Medellín). Difícil tarea, contraria a los intereses de los desarrolladores inmobiliarios, que nos venden casas campestres cada vez más lejos, en conjuntos cerrados y de menos densidad; de los compradores, que demandan ese estilo de vida, y de un sistema institucional y comercial que ve en los carros y las motos el desarrollo.

    7. Incentivos al beneficio ambiental

    Reducción sustancial de los costos del capital para inversiones en infraestructura baja en carbono. Colombia ha dado algunos incentivos tributarios a inversiones con beneficios ambientales. ¿Podrán fortalecerse? Esta siempre será una pregunta difícil en época de vacas flacas. Podemos ser más efectivos en atraer fondos ambientales y en ejecutar los recursos.

    8. Innovar en tecnologías limpias

    Ampliar e incrementar la innovación estratégica de tecnologías bajas en carbono y resilientes al clima. Nuestra generación es principalmente hidroeléctrica, pero parece complejo reemplazar el componente de gas o carbón con energía solar, eólica y geotérmica. Los planes parecen ir en esa dirección, pero los costos lo hacen aún difícil. Nos falta también avanzar en integración de riesgos de eventos de clima en la ejecución de proyectos y desarrollo urbano.

    9. Recuperar bosques y tierras agrícolas

    Restaurar bosques perdidos o degradados y tierras agrícolas para el 2030. Esta puede ser la gran apuesta para mejorar la condición del campo; pero requiere enfocar recursos que hoy parecen escasos.

    10.  No más energías contaminantes

    Acelerar el abandono de las energías contaminantes a base de la quema de carbón. Es un dilema difícil en un país rico en gas natural y carbón, pero es la acción responsable con nuestro planeta.
    En resumen, hay buenas intenciones en todos los puntos, e incluso compromisos en algunos. Pero aún se requieren acciones de política pública complejas que ponen el desarrollo antes que el ambiente (cuando se puede avanzar en ambos). Adoptar las decisiones correctas implica un compromiso serio con el largo plazo. Un compromiso con nuestros nietos, su supervivencia está en juego. Amanecerá el Plan de Desarrollo y veremos.

    DARÍO HIDALGO*
    Especial para EL TIEMPO
    * Consultor e investigador de transporte sostenible de la firma Embarq, filial del World Resources Institute (WRI) para ciudades sostenibles


    Fuente: Eltiempo.com

    {backbutton}

     

  • La Organización Mundial de la Salud pidió adoptar medidas urgentes para disminuir la contaminación atmosférica. Sulfato, nitratos y hollín, los contaminantes que más respiran los humanosLa Organización Mundial de la Salud pidió adoptar medidas urgentes para disminuir la contaminación atmosférica. Sulfato, nitratos y hollín, los contaminantes que más respiran los humanosCerca del 92% de los habitantes del planeta viven en lugares donde los niveles de la calidad del aire no respetan los límites fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), estimó en un informe el organismo.
     
    "Se precisa urgentemente la adopción rápida de medidas para hacer frente a la contaminación del aire", afirmó Maria Neira, directora del Departamento de Salud Pública de la OMS. 
     
    "Existen soluciones, como un transporte sostenible en las ciudades, la gestión de los desechos sólidos y la utilización de cocinas y combustibles limpios en los hogares, así como las energías renovables y la reducción de las emisiones industriales", precisó. 
     
    El informe se realizó con base a datos provenientes de más de 3.000 ubicaciones, tanto rurales como urbanas, y en él participó la Universidad de Bath, en el Reino Unido.
     
    La OMS concluyó que el 92% de la población mundial vive en lugares donde los niveles de la calidad del aire no se corresponden con los fijados por el organismo en relación a las partículas finas en suspensión, de menos de 2,5 micrómetros. 
     
    Estas partículas "incluyen contaminantes como el sulfato, los nitratos y el hollín, que penetran profundamente en los pulmones y en el sistema cardiovascular, lo que representa un riesgo grave para la salud humana", advirtió la OMS. 
     
    El organismo detectó que los niveles de contaminación son especialmente elevados en el Mediterráneo oriental, en el Sudeste Asiático y en el Pacífico Occidental. 
     
    3 millones de muertes
     
    La OMS identifica como principales causantes de la mala calidad del aire a "los modos ineficientes de transporte, la quema de combustible en los hogares y la quema de desechos, las centrales eléctricas y las actividades industriales", aunque también cita como factores a fenómenos naturales, como las tormentas de arena. 
     
    Gracias a los nuevos datos existentes, los expertos esperan poder alentar a los Estados a realizar más esfuerzos para reducir la contaminación del aire, tanto exterior como interior, sobre todo después de que en septiembre de 2015 los líderes mundiales se fijaran como objetivo reducir las muertes ligadas a esta externalidad antes de 2030. 
     
    La OMS estimó que cada año unas 3 millones de muertes son atribuibles a la exposición a contaminantes en el aire. Según los datos de la organización en 2012, cerca de 6,5 millones de muertes en todo el mundo, equivalentes a 11,6% del total, estuvieron relacionadas a la contaminación del aire. 
     
    El 94% de las muertes se deben a enfermedades no transmisibles, sobre todo a enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, la neumopatía obstructiva crónica y el cáncer de pulmón, señaló la ONU, que también advirtió que la contaminación del aire también aumenta el riesgo de infecciones respiratorias agudas.
     
    La organización indicó que cerca del 90% de las muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, y que cerca de dos muertes de cada tres se producen en regiones del sudeste asiático y del Pacífico occidental. 
     
    AFP
     
    ElEspectador.com
  •  

    Emisiones Co2La administración Trump en Estados Unidos da claros pasos para impulsar el uso intensivo de petróleo y carbón. El primer paso lo da el presidente al postular y luego el Senado al ratificar el nombramiento de Scott Pruitt como director de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por su sigla en inglés). En años anteriores, Pruitt, como fiscal general de Oklahoma, entabló varias demandas contra la EPA por su intervención para controlar la emisión de gases efecto invernadero.

    Pruitt parece superar en astucia a Trump. En recientes declaraciones a la cadena CNBC, no repitió a Trump afirmando que el cambio climático (CC) sea un cuento chino, pues negarlo es un absurdo. A cambio, y como argumento para validar sus acciones, afirmó que probar la relación entre el CC y la actividad humana es muy complejo. Como director de la EPA, contradijo las afirmaciones de sus antecesores que reconocen la evidencia científica de la acción humana como gestor del CC y dijo: “No estoy de acuerdo en que (la actividad humana) sea un contribuyente primario al calentamiento global que vemos”. Y aseguró que para probar esa relación es necesario continuar su revisión y análisis. Anunció que se debe revertir el Plan de Energía Limpia aprobado por la administración Obama —cuyo propósito es disminuir la quema de carbón y otras fuentes de energía fósil— y cuestionó la tarea asignada a la EPA de regular las emisiones de gases efecto invernadero.

    La semana pasada, la EPA retiró la exigencia a las compañías de petróleo y carbón de reportar sus emisiones de metano y está en vía de disminuir las regulaciones para las emisiones de los vehículos. Simultáneamente, Pruitt manifestó su desacuerdo con la firma por parte de los Estados Unidos del Acuerdo de París, diciendo que mientras Estados Unidos asume desde ya unos costos, China e India solo los asumirán a partir del 2030, lo que no cree que sea una buena aproximación desde el punto de vista americano.

    Las declaraciones de Pruitt ratifican la determinación de Trump de no modificar su matriz de producción de energía eléctrica, suspender los subsidios a la energía sostenible alternativa e impulsar la exploración petrolera, incluido el fracking.

    Con el propósito de disminuir la capacidad de la EPA, se anuncia una reducción de su presupuesto en un 25 %. Esto significa la disminución en un 20 % de su fuerza de trabajo. Habrá menos regulación y menor capacidad de supervisión desde la EPA.

    Todo lo anterior repercutirá de una u otra forma en Colombia. Es necesario que nosotros, como país autónomo, definamos la manera como proyectemos nuestro futuro y el cumplimiento del Acuerdo de París. Independientemente de lo que suceda con Trump y sus propuestas —que por ser tan agresivas ya tienen grandes contradictores, aun al interior de los Estados Unidos—, Colombia debe definir su estrategia, cumplir los compromisos adquiridos y hacer buen uso de nuestra capacidad de negociación, sustentada en la oferta al mundo como regulador climático dado que el 50 % de nuestro territorio está cubierto de bosque.


    Fuente: Elespectador.com /Juan Pablo Ruiz Soto

  • Cambio Clima"Estos resultados refuerzan lo que los científicos han observado durante: que nuestro planeta se está convirtiendo en un lugar más cálido", dijo la administradora de la NOAA, la agencia meteorológica de Estados Unidos, Kathryn Sullivan.
     
    La gran mayoría de los indicadores de clima mundial -gases de efecto invernadero, nivel del mar, temperatura del planeta, etc.-continúan reflejando las tendencias de un planeta más cálido. Es la conclusión, difundido por la Sociedad Americana de Meteorología.
     
    Científicos del Centro Nacional de Datos Climáticos de la NOAA fueron los editores principales del informe, compilado por 425 científicos de 57 países de todo el mundo. Proporciona una actualización detallada sobre los indicadores globales del clima, los fenómenos meteorológicos notables, y otros datos recogidos por las estaciones de monitoreo ambiental y los instrumentos de aire, la tierra, el mar y el hielo.
     
    "Estos resultados refuerzan lo que los científicos han observado durante: que nuestro planeta se está convirtiendo en un lugar más cálido", dijo la administradora de la NOAA, la agencia meteorológica de Estados Unidos, Kathryn Sullivan.
     
    El informe utiliza docenas de indicadores para rastrear los patrones climáticos, cambios y tendencias del sistema climático global, incluyendo gases de efecto invernadero; temperaturas en toda la atmósfera, el océano y la tierra; cubierta de nubes; el nivel del mar; salinidad de los océanos; extensión del hielo marino; y la cubierta de nieve.
     
    Estos indicadores reflejan a menudo muchos miles de mediciones de múltiples conjuntos de datos independientes. El informe también detalla los casos de eventos regionales inusuales y extremos, tales como e super tifón Haiyan, que devastó partes del sudeste de Asia en noviembre de 2013, .
     
    CONCLUSIONES PRINCIPALES
     
    De acuerdo con el informe, los gases de efecto invernadero continuan subiendo: las concentaciones del dióxido de carbono (CO2), el metano y el óxido nitroso, siguieron aumentando durante el 2013, alcanzando una vez más altos valores históricos. Las concentraciones atmosféricas de CO2 aumentaron en 2,8 ppm en el año 2013, llegando a un promedio global de 395,3 ppm para el año. En el Observatorio de Mauna Loa en Hawai, la concentración diaria de CO2 excedió de 400 ppm el 9 de mayo por primera vez desde que comenzaron las mediciones en el lugar en 1958. Este hito sigue a los sitios de observación en el Ártico, que observaron este umbral de CO2 de 400 ppm en los primavera 2012.

    Las tendencias de temperatura cálida se mantienen cerca de la superficie de la Tierra: Cuatro grandes conjuntos de datos independientes muestran que 2013 fue uno de los años más cálidos registrados, situándose entre el segundo y el sexto en función del conjunto de datos utilizados. En el Hemisferio Sur, Australia observó su año más cálido de la historia, mientras que Argentina tuvo su segundo año más caluroso y Nueva Zelanda el tercero más cálido.
     
    Las temperaturas de la superficie del mar se incrementaron: Cuatro conjuntos de datos independientes indican que el promedio mundial de temperatura superficial del mar para el año 2013 fue uno de los 10 más cálidos registrado. El Pacífico Norte registro récord de calor.
     
    El nivel del mar continúa aumentando: el nivel medio mundial del mar siguió aumentando durante 2013, con un ritmo de tendencia de 3,2 +/- 0,4 mm por año en las últimas dos décadas.
     
    El Ártico continúa sigue calentándose; la extensión del hielo marino se mantuvo baja: El Ártico observó su séptimo año más cálido desde que comenzaron los registros en el siglo 20. Temperaturas máximas récord se midieron a una profundidad de 20 metros en las estaciones de permafrost en Alaska. La extensión del hielo marino del Ártico fue la sexto más baja desde que las observaciones por satélite comenzaron en 1979. Los siete menores extensiones de hielo del mar en el expediente se han producido en los últimos siete años.
     
    Por contra, la extensión del hielo marino antártico alcanza récord por segundo año consecutivo, con 7,56 millones de kilómetros cuadrados el 1 de octubre. Esto es un 0,7 por ciento más que el récord anterior de 7.510.000 kilómetros cuadrados que se produjo en 2012 y el 8,6 por ciento más alto que el mínimo histórico de máxima extensión de hielo del mar de 6,96 millones de kilómetros cuadrados que se produjo en 1986. Cerca del final del año, el Polo Sur tuvo su más alta temperatura anual desde que comenzaron los registros en 1957.
     
    El número de ciclones tropicales durante 2013 fue ligeramente superior a la media, con un total de 94 tormentas, en comparación con el promedio 1981-2010 de 89.
     
    ep
     
    Fuente: ecoticias.com
  • Rio PutumayoUn llamado a denunciar ante la Policía Nacional,  la Fiscalía General de la Nación o autoridades ambientales,  a las personas que se dedican a comercializar manera ilegal en el país,  hizo hoy el Ministro de Ambiente  y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo López.
     
    Al asistir al evento “Bosques, espacio de empoderamiento  para la construcción de la paz”,  el Ministro Vallejo resaltó la importancia de fortalecer la Educación Ambiental como estrategia para combatir la comercialización de madera ilegal y la reducción de la deforestación.
     
    En Colombia, solo en el año 2013 se ha deforestado un área de 120.933 hectáreas por causa de actividades entrópicas como la ampliación de la frontera agropecuaria y actividades ilegales relacionadas con la minería y la extracción de madera 
     
    Explicó que  existe una política pública para combatir el flagelo, El Pacto  Intersectorial por la Madera Legal en Colombia – PIMLC, pero dijo “existe una responsabilidad individual de todos lo colombianos”.
     
    El Pacto  Intersectorial  por la Madera Legal en Colombia, es la primera iniciativa interinstitucional de este tipo a nivel de Latinoamérica, es la suma de voluntades de entidades públicas y privadas del país y tiene como objetivo asegurar que la madera extraída, transportada, transformada, comercializada y utilizada provenga exclusivamente de fuentes legales.
     
    Sus gestores fueron el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Corporación Autónoma Regional de Risaralda – CARDER a través del proyecto Boques FLEGT cofinanciado por la Unión Europea, WWF y Fedemaderas.
     
    Fue suscrito en agosto de 2009 por 24 entidades, y actualmente cuenta  con 71 entidades  vinculadas, 48 del sector público,  13 del sector privado y 10  de la sociedad civil, contando con la participación de los ministerio de:  Agricultura  y Desarrollo Rural,  Ministerio  de Comercio, Industria y Turismo,  Ministerio  de Minas y Energía y Ministeiro de Ambiente y Desarrollo Sostenible; 36  Autoridades  Ambientales, Policía Nacional, Contraloría, el Ejército, la Fiscalía, la Procuraduría, autoridades ambientales regionales y demás.
     
    miputumayo.com
  • Nunca antes había existido un movimiento mundial de este nivel. Jefes de Estado, autoridades de ciudades y empresarios líderes se unen con un solo objetivo: combatir el cambio climático.
     
    Co2(1)A pocas semanas de las conversaciones sobre el clima que se realizarán en París en noviembre, los líderes del mundo expresan su apoyo sobre alternativas para reducir el efecto humano en el medio ambiente. 
     
    Guiados por el Panel de Fijación del Precio del Carbono, convocado por Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial y Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), los líderes del mundo exhortan a sus pares a sumárseles en la tarea de conducir a la economía mundial hacia un futuro productivo y competitivo con bajas emisiones contaminantes. 
     
    “La ciencia es clara, la economía es convincente y vemos que la dirigencia política se está posicionando para aumentar las inversiones verdes en una escala y con una velocidad acordes con el desafío climático” afirma el presidente del Banco Mundial. 
     
    El número de instrumentos de fijación de precios del carbono creados o previstos casi se ha duplicado desde 2012 y ha llegado a un valor total de mercado de unos US$50.000 millones. 
     
    ¿Cómo se fija precio al carbono?
     
    Antes que nada hay que entender cuáles son los costos del carbono, en especial los externos. Estos se refieren a los que el público en general debe pagar por daños a los cultivos, gastos adicionales en salud por la contaminación directa (gases nocivos) o por sequías, inundaciones y demás consecuencias del cambio climático. 
     
    En la actualidad hay dos tipos principales de fijación del precio del carbono. El régimen de comercio de derechos de emisión (ETS, por sus siglas en inglés) e impuestos sobre el carbono. 
     
    Un ETS pone un techo al nivel total de emisiones de gases de efecto invernadero. Esto sin embargo, permite que las compañías con bajas emisiones vendan sus derechos de emisión a las que tienen niveles mayores. Esto genera una especie de mercado de ETS cuyo precio ayuda a garantizar que las reducciones de emisiones se lleven a cabo. 
     
    Por su parte, un impuesto sobre el carbono es un concepto más simple. Se establece directamente un precio al carbono mediante una tasa impositiva sobre el contenido de carbono de los combustibles fósiles. En otras palabras, a mayor concentración de carbono mayor será el impuesto y viceversa. 
     
    Si bien el objetivo es combatir el cambio climático, los beneficios secundarios a nivel económico son bastante amplios. 
     
    De hecho, el FMI incita a que los ministros de finanzas ideen reformas en los sistemas fiscales que permitan por un lado, recaudar más de los impuestos sobre los combustibles con alto contenido de carbono y menos de otros impuestos que afectan el desempeño económico como los que gravan el trabajo y el capital. 
     
    ¿Qué están haciendo los países y las empresas?
     
    En todo el mundo son alrededor de 40 naciones y 23 ciudades, estados y regiones que han implementado (o van a implementar), precios al carbono mediante programas y mecanismos que abarcan cerca del 22% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. 
     
    Entre sus principales exponentes, China, con el objetivo de reducir la intensidad de las emisiones entre 40 y 45% para 2020, lidera los esfuerzos. 
     
    Le sigue Sudáfrica que utilizando impuestos sobre el carbono espera reducir las exposiciones contaminantes entre 34% y 42% para el 2025. 
     
    Representando al sector privado, 96 de las 173 empresas de la lista Fortune y Global 100 han llegado a establecer objetivos voluntarios de reducción de gases de efecto invernadero. 
     
    También, cerca de 400 empresas de la Iniciativa “Caring for Climate” del Pacto Mundial de las Naciones Unidas ya han solicitado “la formulación urgente de políticas a largo plazo para crear un precio estable al carbono”. 
     
    ¿Qué dicen los líderes mundiales?
     
    Las siguientes citas provienen del Panel de Fijación de Precio del Carbono. 
     
    “Con un precio y un mercado mundial del carbono promovemos la inversión en esas tecnologías inocuas para el clima” dijo la canciller alemana, Angela Merkel.
     
    “En Chile adherimos al principio de “quien contamina paga”. Hemos aprobado impuestos verdes para los sectores del transporte y la energía” expreso la jefe de estado chilena Michelle Bachelet.
     
    "Como tantas otras naciones, Etiopía tiene mucho que ganar si actuamos tempranamente frente al cambio climático, y mucho que perder si no lo hacemos en forma colectiva” señaló el primer ministro etíope Hailemariam Desalegn.
     
    "Los países emergentes tendrán que aprovechar la tecnología para crecer con bajas emisiones de carbono, mientras que las naciones desarrolladas deberán reducir su huella de carbono”, afirmó Anand Mahindra, presidente y director gerente de Mahindra Group, de la India.
     
     
     
    Fuente: Dinero.com
  • DeshieloAspectos como ampliar las fuentes de energía renovable, reducir las emisiones de carbono, el transporte verde y la agricultura inteligente, hacen parte del nuevo ‘Plan de Acción para el Clima’ que planteó el Banco Mundial para gestionar los crecientes impactos climáticos.
     
    Durante los primeros días del mes de abril en la ciudad de Washington, el Banco Mundial anunció la adopción del Plan de Acción para el Clima con la intención de intensificar las medidas relacionadas con la energía renovable, las ciudades sostenibles, el transporte ecológico y la agricultura inteligente.
     
    De igual forma, el plan de acción busca ayudar a los países a enfrentar la gestión y los compromisos adquiridos en la conferencia de las Naciones Unidas sobre cambio climático que se llevó a cabo en París durante el año pasado.
     
    "Después del acuerdo de París sobre el clima, ahora debemos tomar medidas audaces para proteger nuestro planeta para las generaciones futuras”, afirmó el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim.
     
    Según Kim, se necesita avanzar en una transición histórica con el objetivo de aumentar las fuentes de energía renovable, reducir las emisiones de carbono, desarrollar sistemas de transporte verde y construir ciudades sostenibles.
     
     
    ¿Por qué un plan de acción?
     
    Según el Banco Mundial, en 2050 se tendrán que proveer alimentos a alrededor de 9.000 millones de personas, proporcionar acceso universal a la energía a precios asequibles, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y ofrecer viviendas a 2.000 millones de nuevos habitantes en las ciudades.
     
    Lo preocupante es que al mismo tiempo, el desabastecimiento de agua, la seguridad alimentaria, la frecuencia de los desastres naturales y la pobreza, harán presencia y se intensificarán en los próximos años.
     
    Además, el cambio climático podría llevar a la pobreza a otros 100 millones de personas en 15 años.
     
    “El Plan de Acción nos permitirá ayudar más rápido a los países en desarrollo, y en las áreas donde el apoyo es más necesario, como la preparación frente a los desastres, la protección social y la protección costera", anunció el director superior del Área de Soluciones Transversales en materia de Cambio Climático del Grupo Banco Mundial, John Roome.
     
    ¿Cuáles son las medidas concretas con el plan de acción?
     
    El plan se centra en reformas de políticas para una importante contribución contra el cambio climático, el Banco Mundial planea duplicar las actuales contribuciones a la capacidad de energía renovable mundial. Estas son las medidas específicas para 2020:
     
    Movilizar alrededor de US$25.000 millones en financiamiento privado para energía limpia.
     
    Aumentar 30 gigavatios de energía de fuentes renovables.
     
    Brindar protección social para la adaptación a 50 millones de personas.
     
    Cuadriplicar el financiamiento para sistemas de transporte con mayor capacidad de resiliencia frente al cambio climático.
     
    Gestionar sistemas de alerta temprana de desastres naturales a 100 millones de habitantes.
     
    Integrar el cambio climático en la planificación urbana mediante la ‘Plataforma Mundial para las Ciudades Sostenibles’.
     
    Ayudar a los países a incorporar el interés por el cambio climático en sus planes de desarrollo y políticas.
     
    Incrementar la asistencia para la gestión sostenible de la actividad forestal y pesquera.
     
    La Corporación Financiera Internacional (IFC), liderará la movilización de US$13.000 millones anuales en inversiones del sector privado. De esta manera, ampliará las inversiones relacionadas con el clima en sectores como la energía renovable con conexión a la red, la construcción de edificios ecológicos, la eficiencia energética industrial y comercial, y la infraestructura urbana inteligente
     
    Incentivar planes de inversión en agricultura inteligente en relación con el clima para al menos 40 países.
     
    Dentro de las medidas de mayor  importancia, se tiene en cuenta el ayudar a los gobiernos a integrar el cambio climático en sus políticas y planes de desarrollo. Es por esto que Roome afirma que “con el Plan de Acción, ayudaremos a los países a integrar el cambio climático en sus políticas, en su planificación y en su elaboración de los presupuestos nacionales, y también a movilizar el financiamiento y usarlo para producir el máximo impacto”.
     
     
    Dinero.com
  • Estudios recientes sugieren que las metas de largo plazo de reducciones de emisiones de dióxido de carbono son difíciles de cumplir.Estudios recientes sugieren que las metas de largo plazo de reducciones de emisiones de dióxido de carbono son difíciles de cumplir.Los líderes mundiales acaban de firmar un acuerdo para desacelerar la acumulación de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, aún tienen que abordar el costo de implementar tales medidas.

    Los economistas que desarrollan sofisticados modelos son portadores de noticias buenas y malas. Los costos económicos de cumplir las metas de emisiones a mediano plazo son relativamente modestos. No obstante, las metas a largo plazo son mucho más difíciles de alcanzar e inviables con la tecnología disponible en la actualidad.

    “Hoy en día hay una ilusión óptica, en la que la planificación a corto plazo resuelve los problemas más sencillos, pero no conduce al tipo de estrategia que necesitamos para conseguir una descarbonización profunda para 2050”, advirtió el economista de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs, quien asesora al Secretario General de Naciones Unidad, Ban Ki-moon.

    Las autoridades que se reunieron en París en diciembre acordaron que la temperatura de la Tierra no debería subir más de dos grados centígrados por encima de los niveles preindustriales para finales del siglo. Los recortes de emisiones pactados no limitan el aumento de la temperatura en dos grados, pero los cerca de 200 países participantes, muchos de los cuales enviaron representantes a firmar el acuerdo el viernes en la sede de la ONU en Nueva York, esperan que nuevas reducciones en los próximos años cumplan con ese cometido.

    La mayoría de los científicos concuerdan en que si la temperatura del planeta sube más de dos grados, el riesgo de una catástrofe aumenta significativamente. Las amenazas incluyen inundaciones extremas en ciudades costeras como Miami, Mumbai y Shanghai y olas de calor prolongadas en el norte de África y Medio Oriente.

    Para cumplir con su parte, el gobierno del presidente Barack Obama se comprometió a recortar las emisiones de gases de efecto invernadero en entre 26% y 28% para 2025, desde los niveles de 2005. La Casa Blanca planea publicar en los próximos meses una estrategia para disminuir las emisiones de dióxido de carbono hasta 2050. En ocasiones anteriores, ha dicho que apunta a recortar las emisiones en 80% para 2050 en relación a 2005.

    La meta de 80%, inicialmente delineada por la ONU hace casi una década, se ha convertido en un referente no oficial para que los países desarrollados limiten sus emisiones.

    Oxido

    Los economistas consideran que los impuestos al dióxido de carbono son la forma más eficiente para limitar sus emisiones. Una simulación llevada a cabo por Resources for the Future, un centro de estudios independiente, muestra que tal impuesto podría cumplir la meta a corto plazo de Obama con apenas un pequeño impacto en la economía estadounidense.

    Distribuida a lo largo de 14 años hasta 2030, tal reducción sería casi imperceptible. El precio de la electricidad subiría 15% y los precios de la gasolina subirían poco menos de 8%.

    De hecho, estudios relacionados llevados a cabo por investigadores de Resources for the Future y la Universidad de Stanford hallaron que un impuesto de cerca de US$45 por tonelada de dióxido de carbono a la electricidad podrían alcanzar entre 75% y 83% de la meta de emisiones de 26% a 28% de Obama.

    La iniciativa del presidente, llamada Clean Power Plan, podría, en teoría, ser el vehículo para ello, ya que ofrece una serie de opciones, incluyendo un impuesto al dióxido de carbono, para que los estados cumplan con sus mandatos. Esa regla busca recortar las emisiones de las plantas eléctricas de EE.UU. en 32% para 2030, frente a los niveles de 2005.

    Llegar a la meta de reducción de emisiones en 80% para 2050 es una tarea mucho más ardua. Los economistas se encuentran divididos entre si cálculos tan distantes son significativos debido a que varios factores, como los adelantos tecnológicos, son imposibles de predecir. “Normalmente nos detenemos en 2030 o 2035 debido a que se vuelve muy especulativo”, reconoció Ray Kopp, economista de Resources for the Future.

    Sin embargo, William Nordhaus, de la Universidad de Yale, recalca que los líderes necesitan una hoja de ruta para saber qué hacer hoy para lograr reducciones en un siglo, porque es en ese entonces cuando se verán las peores consecuencias del cambio climático.

    Una simulación que usó seis modelos diferentes sugiere que el mundo podría cumplir esas metas de emisiones si cada país aplicara un impuesto al dióxido de carbono de US$60 por tonelada para 2050 y de US$425 (en dólares actuales) para 2100. El resultado sería una reducción de la producción económica de entre 5% y 10%. Si tomamos únicamente la gasolina, un impuesto al dióxido de carbono de US$425 la tonelada se traduciría en un impuesto de US$3,75 por galón (3,7 litros).

    Según un informe del Energy Modeling Forum, un consorcio al interior de la Universidad de Stanford, de los 17 modelos estudiados, sólo nueve produjeron resultados más o menos consistentes con el límite de dos grados, permitiendo que temporalmente excedan la meta a largo plazo.

    La mayoría de los modelos indica que para alcanzar reducciones tan profundas, la tecnología conocida como “emisiones negativas”, que puede eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero de la atmósfera, tendría que ser ampliamente adoptada en todo el mundo. Pero eso en la actualidad no es viable.

    “Creer que puede estabilizar las emisiones en concentraciones que protegerían una meta de dos grados significa que usted cree que se puede succionar dióxido de carbono de la atmósfera a un costo que la población del mundo aceptaría”, dijo Kopp, de Resources for the Future. “Estos son el tipo de problemas que parecen de ciencia ficción”.

    Algunos expertos en energías limpias y medio ambiente dicen que la mayor parte de los modelos económicos no predicen las revoluciones tecnológicas que podrían conseguir que se lleven a cabo profundas reducciones de dióxido de carbono.

    “Los modelos tienen un sesgo pesimista”, dijo Joe Romm, académico del Center for American Progress, un centro de estudios de afiliación de izquierda, citando la honda caída en el precio de las celdas fotovoltaicas de silicio desde 1977. “Simplemente no están diseñados para lidiar con el hecho de que a veces el cambio ocurre rápidamente”.

     

     
  • En Colombia se registran 91 conflictos, En Colombia se registran 91 conflictos,Los conflictos sociales en torno a Santurbán y Marmato o la batalla jurídica por títulos mineros dentro de parques naturales como Chiribiquete son episodios de una batalla más amplia y global que se extiende más allá de las fronteras colombianas y llega hasta Turquía, Rumania, India o Banja Luka, en Serbia.
     
    En un intento por llevar un registro y documentar los conflictos ambientales alrededor del planeta, 23 organizaciones, bajo la coordinación de un grupo de trabajo en la Universidad Autónoma de Barcelona, decidieron trabajar juntas para crear el Atlas de Justicia Ambiental.
     
    La iniciativa, en la que ya están reportados 1.400 conflictos, 91 de ellos en Colombia, es financiada con fondos europeos. Casi 30 años de trabajo de todas las organizaciones involucradas está allí resumidos como fuente de consulta para gobiernos, ciudadanos, activistas, estudiantes, investigadores y los propios afectados.
     
    El objetivo del proyecto, como lo explicó Leah Temper, coordinadora de la iniciativa, en un artículo para el periódico inglés The Guardian, es hacer más visibles los conflictos ambientales y resaltar los impactos económicos para las poblaciones más vulnerables.
     
    Como lo señaló Temper, es curioso que existan desde el siglo XIX bases de datos robustas sobre conflictos laborales, pero no tanto de conflictos ambientales, que han marcado las dinámicas sociales en las últimas décadas.
     
    Para el experto, la globalización de la economía ha sido seguida por la globalización de la resistencia civil. Esto ha permitido que grupos como Foil Vedanta, que luchaban contra una mina de bauxita en una montaña sagrada de la India, puedan rastrear la cadena de suministros de la compañía hasta descubrir que estaba involucrada en evasión de impuestos en Zambia. El hallazgo llevó a una serie de protestas callejeras en el país africano que complicó la situación de la empresa.
     
    Temper apunta en su artículo que el mapa global de conflictos ambientales permite ver cómo el 30% de los casos reportados están asociados a algún acto de violencia contra los activistas. “No es una exageración hablar de guerra en contra de los defensores ambientales en algunos países”, escribió.
     
    Pero también aclara que, en conjunto, todas estas batallas demuestran que las comunidades afectadas no son víctimas pasivas sino actores proactivos y dispuestos a defender sus derechos sobre tierras colectivas o en la defensa de recursos naturales vitales.
     
    Puede encontrar más información y consultar el mapa en esta dirección: http://ejatlas.org/.
     
    Fuente: ElEspectador.com
  • El deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte.El deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte.Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) reconocieron este lunes la necesidad de "una acción global urgente" para reducir y prevenir "los riesgos significativos causados por el cambio climático y otros impactos medioambientales en la región ártica".
     
    En unas conclusiones, el Consejo de Exteriores pidió a los Estados miembros y al conjunto de la Unión "asegurar soluciones ambiciosas y coherentes con impactos locales y globales" que estén enmarcadas en los puntos recogidos en el Acuerdo de París sobre cambio climático.
     
    El Consejo debatió una futura política integrada para el Ártico, con el objetivo de dar una respuesta coherente a los retos medioambientales, económicos y sociales de la región, sobre la base de un documento que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la Comisión Europea (CE) presentaron el pasado abril.
     
    Los ministros recomendaron a la CE "explorar formas en las que la UE pueda contribuir al desarrollo sostenible de la industria en la región y de infraestructuras resistentes al clima", como tecnologías de bajas emisiones de carbono, de carácter innovador o de telecomunicaciones en el Ártico.
     
    También invitaron a la CE a fortalecer a las pymes y al turismo sostenible en el Ártico para "contribuir al desarrollo socioeconómico y a la resistencia de las comunidades locales y de la región en su conjunto".
     
    En este sentido, instaron a la Unión a "seguir trabajando con los pueblos indígenas y las comunidades locales para asegurar que sus puntos de vista y sus derechos se respeten y se promuevan en las políticas comunitarias que afectan al Ártico".
     
    El Consejo de Exteriores enfatizó también la importancia de un Ártico "seguro, sostenible y próspero" e indicó que la UE "tiene un fuerte interés en construir y desarrollar su compromiso" con la región.
     
    Por otro lado, valoró positivamente la participación del bloque comunitario en las negociaciones para evitar las pesca no reglamentada en el Océano Ártico central.
     
    En esta línea, apreció los esfuerzos de la Comisión "para fortalecer sinergias entre los distintos instrumentos de financiación con el objetivo de mejorar el desarrollo regional sostenible en el Ártico".
     
    Los titulares de Exteriores invitaron a la CE "a trabajar a todos los niveles para lograr sinergias entre los programas de financiación de la UE, y entre los programas de vigilancia e investigación nacionales e internacionales".
     
    La región ártica, en la que habitan casi 4 millones de personas, abarca partes de Rusia, Estados Unidos (Alaska), Canadá, Groenlandia, Islandia, la región de Laponia en Suecia, Noruega y Finlandia, y las noruegas islas Svalbard, así como el océano Ártico.
     
    Greenpeace alerta de que el deshielo en el Ártico causado por el cambio climático alterará los patrones meteorológicos en latitudes medias del hemisferio norte y se manifestará en cambios notables en la trayectoria de las tormentas y en el flujo del aire del hemisferio.
     
    Según la organización, esto puede derivar en que las tormentas perduren más de lo normal y en que los veranos sean secos y calientes en algunas zonas y más húmedos en otras.
     
     
    EFE- WSJournal.com
  • Prácticamente toda la nueva capacidad de generación de energía a través del consumo de combustibles fósiles va a terminar abandonada.
     
    Energias AlterEste es el argumento presentado en un documento preparado por académicos de la Universidad de Oxford. Nos hemos acostumbrado a la idea de que será imposible combustionar una gran parte de las reservas estimadas de combustibles fósiles si el probable aumento de la temperatura media global se mantiene por debajo de los 2 grados Celsius. Pero los combustibles no son los únicos activos que serían abandonados. 
     
    Una lógica similar se puede aplicar a ciertas partes del capital social. 
    Febrero fue el mes más cálido jamás registrado. La corriente de ‘El Niño’ –el calentamiento del clima mundial provocado por el océano Pacífico – ha elevado las temperaturas, tal como lo hizo en 1997-98. La supuesta pausa reciente en el aumento de la temperatura estaba relacionada con el salto repentino en ese momento. Una comparación entre el año 1998 y la actualidad muestra que la temperatura continúa aumentando, junto con las existencias atmosféricas de dióxido de carbono. Esto nos recuerda las realidades del cambio climático. 
     
    Además, dos formas de inercia regulan las políticas climáticas. En primer lugar, la infraestructura de generación de energía –de la cual sale una cuarta parte de todas las emisiones antrópicas– es de larga duración. 
     
    En la Unión Europea (UE) el 29% de las centrales térmicas tienen más de 30 años de construidas y el 61%, más de 20 años. 
     
    En segundo lugar, el dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante siglos. Por lo tanto, es necesario pensar no en los flujos anuales, sino en las emisiones acumuladas o en un presupuesto global de carbono. 
     
    El documento de Oxford presupone, de manera optimista que las emisiones de todos los demás sectores procederán de acuerdo con el rumbo para las emisiones decretado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) con el fin de lograr una probabilidad del 50% de mantener el aumento de temperatura por debajo de los 2 grados Celsius. También presupone que las nuevas plantas de generación de energía se sostendrán operando hasta el final de su vida económica normal.
     
    Bajo estas suposiciones, el capital social creado después de 2017 excedería el presupuesto global de carbono. Sin embargo, simplemente durante la última década, las emisiones implicadas en la inversión para la generación de energía se han incrementado en un 4% al año. Cambiar repentinamente a un nivel cero emisiones parecería inconcebible. 
     
    Las disminuciones aceleradas de emisiones provenientes de otras actividades aliviarían la naturaleza apremiante de este dilema, pero solo modestamente. Y, lo que es peor aún, la dependencia del transporte de los combustibles fósiles será más difícil de reducir significativamente que la de la generación de energía. De hecho, la descarbonización de esta última es la forma más eficaz de descarbonizar el transporte: por medio de la rápida propagación de vehículos eléctricos. 
     
    Dentro de la propia generación de energía existen cuatro opciones. La primera sería un cambio relativamente inmediato a tecnologías de cero emisiones. La segunda sería modernizar la capacidad convencional con la captura y almacenamiento de carbono. La tercera, sustituir el nuevo capital social con capacidad de emisión cero al comienzo de su vida. Y la última sería la introducción temprana de tecnologías para eliminar las existencias de carbono atmosférico.
     
    Operar con cero emisión
     
    La energía cero carbono incluye la energía proveniente de combustibles renovables, la biomasa, la hidroelectricidad y la energía nuclear. 
     
    Los costos de las energías de combustibles renovables están disminuyendo rápidamente. Los desafíos permanecen, en particular la integración de las redes y el almacenamiento. Actualmente la cuestión está más relacionada a un ‘cuándo’ que a un ‘sí’. No va a suceder el año que viene, ni siquiera con la ayuda de un acelerado aumento en la eficiencia energética. 
     
    Una vez más, alguna forma de captura y almacenamiento de carbono parece ser una parte vital de cualquier solución. Pero estas tecnologías permanecen mayormente no probadas y costosas. Esa es una de las razones por las que un rápido cambio en los patrones de inversión parece ser crucial. 
     
    La opción de proceder con la inversión en una planta convencional solamente para descartarla tempranamente sería malgastadora e ineficaz. Acortar una década de la vida media de las plantas generadoras de energía retrasaría el ‘año de compromiso’ –después del cual tendríamos que desechar la capacidad adicional instalada antes de que alcanzara el final de su vida económica normal– a más tardar a 2023. Esto deja poco tiempo para transformar la trayectoria de inversión del mundo. 
     
    Más bien, parecería más sensato instalar capacidad de emisión cero con mayor rapidez en la actualidad. Es probable que esto resulte particularmente beneficioso porque los costos están disminuyendo con la producción acumulada. 
     
    En última instancia, pudieran emplearse la remoción de carbono u otras formas de geoingeniería. Pero todas estas tecnologías generan riesgos técnicos e incluso geopolíticos. Si, por ejemplo, un país interviniera unilateralmente de manera directa en relación con el clima, las consecuencias para las relaciones globales serían inquietantes o catastróficas. 
     
    Lejos de tener años para encontrar la manera de frenar los riesgos del cambio climático, nos enfrentamos a un momento decisivo inminente. Este hecho también plantea urgentes cuestiones en materia de políticas. 
     
    Si el precio del carbono fuera a resultar en los cambios en la inversión deseados, requeriría un compromiso creíble a largo plazo. Sin embargo, los compromisos a largo plazo difícilmente pueden ser creíbles. Un enfoque novedoso sería la imposición de límites acumulativos sobre las emisiones nacionales. Por desgracia, tendría poca credibilidad aunque hubiera sido acordada. Una alternativa sería la concesión de licencias a las centrales eléctricas nuevas y a las existentes para obligarlas a implementar cambios en la tecnología y acelerar la clausura de la capacidad de emisiones de carbono. 
     
    Pero tales licencias tendrían que imponerse rápidamente; de otro modo se produciría una carrera para construir centrales convencionales que pronto serían eximidas. 
     
    También sería posible subvencionar o gravar tecnologías específicas. Pero esto podría ser presa fácil de intereses creados existentes o por existir. Por último, es extremadamente deseable invertir en investigación y desarrollo (I+D). Lo poco que se invierten los gobiernos en este tipo de I+D en relación con los subsidios a los combustibles fósiles ha sido un escándalo desde hace mucho tiempo. 
     
    Después de la conferencia sobre el clima de París del año pasado, el mundo se 
    congratuló por haber llegado a un acuerdo sobre un nuevo proceso, a pesar de que la acción real se pospuso. No obstante, dada la longevidad de una gran parte del capital social, el momento para implementar un cambio decisivo es el actual, no en décadas futuras. Pero el mundo no toma realmente en serio los asuntos climáticos, ¿no es cierto? El mundo prefiere – l igual que Neró– tocar la lira mientras que el planeta arde.
     
    Martin Wolf
    Columnista del Financial Times.
     
    Fuente_ Portafolio.co
     
  • Glaciar ChEl calentamiento del planeta está demostrado por los intervalos más prolongados entre las eras del hielo.

    Los ciclos de las eras de hielo cambiaron hace un millón de años.

    Podría ser una de las claves para resolver un misterio relacionado con el clima mundial: un trozo de hielo tan antiguo que se formó cuando las edades del hielo eran más frecuentes, hace un millón de años. Puede llegar, incluso, a dar a los científicos una idea de lo que está ocurriendo ahora que el planeta se calienta. Pero primero tienen que encontrarlo.

    No será tan fácil como tomar un martillo y quitar algunas astillas de un bloque. Primero necesitan un núcleo de hielo que les permita ver los cambios en la atmósfera a lo largo del tiempo. Los núcleos tienen de 4 a 5 pulgadas (10 a 13 centímetros) de diámetro y se extienden casi 2 millas (3 kilómetros) cuando todas las piezas están dispuestas extremo contra extremo, dijo Ed Brook, profesor de ciencias terrestres, oceánicas y atmosféricas en la Oregon State University en Corvallis. Y los más antiguos recuperados hasta el momento tienen 800.000 años de antigüedad.

    Los científicos necesitan núcleos aún más antiguos porque los ciclos de las eras de hielo cambiaron hace un millón de años. O sea que “queremos realmente hielo que tenga 1,5 millones de años”, dijo Brook por teléfono desde Tasmania. “Un millón no será suficiente para nuestro objetivo”.

    La búsqueda de núcleos más viejos fue un tema candente en esta isla australiana la semana pasada cuando más de 200 científicos y expertos en perforación de 22 países se reunieron en Hobart para la segunda conferencia abierta de las Asociaciones Internacionales en Ciencias de Núcleos del Hielo. Esto se debe a que el hielo contiene pistas acerca de cómo cambió el clima en la Tierra.

    El calentamiento del planeta está demostrado por los intervalos más prolongados entre las eras del hielo. Con anterioridad a un millón de años atrás, los ciclos se producían aproximadamente cada 40.000 años; desde entonces, se alargaron hasta unos 100.000 años.

    “Por qué cambiaron los ciclos es una pregunta fundamental”, dijo Brook.

    Existen muchas teorías –podría haber incluso una correlación con la órbita de la Tierra –pero ninguna teoría se impone, dijo. Entender el ciclo de 40.000 años es más fácil porque coincide con el giro del planeta sobre su eje.

    El hielo más antiguo del mundo está en la Antártida, y los sondeos con radar han dado a los científicos una buena idea de dónde buscarlo, de manera que no tendrán que dar vueltas adivinando dónde perforar. Las placas de hielo en el continente migran, han soltado meteoritos y existen algunos lugares donde el hielo sobre la superficie tiene 1 millón de años, dijo Brook. No obstante, el hielo superficial no es suficiente porque carece del contexto de un núcleo sólido.

    Una de las cosas que analizarán los científicos en el hielo más antiguo es el nivel de dióxido de carbono en la atmósfera hace 1,5 millones de años y cómo cambió con el tiempo dado que la cantidad sigue la temperatura de la Tierra, dijo Brook. Habiendo más, el planeta está más caliente; cuando hay menos, se enfría. El nivel de gas medido en febrero en la estación de investigación Mauna Loa en Hawái fue 404 partes por millón, un aumento de 3,76 respecto del mismo período un año antes, según el Earth System Research Laboratory.

    Los científicos no programaron una misión para encontrar el hielo antiguo, pero en Tasmania discutieron cómo podría realizarse una búsqueda, así como también nuevos tipos de perforaciones que se están desarrollando en Francia y el Reino Unido, dijo Brook. Una vez que se inicie el trabajo, concluirlo podría llevar cuatro o cinco años, en parte porque puede realizarse sólo durante el verano de diciembre-febrero en el Polo Sur.

    Los núcleos también se dan en secciones de 10 a 13 pies de largo y lleva mucho tiempo levantarlos y hacer bajar nuevamente el taladro. “Hay que atravesar muchísimo hielo”, dijo.

    Fuente: Bloomberg News

Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK