Menu
RSS
  • ¿Cuándo subirá el precio del ACPM? Esto dice el ministro de Hacienda

    El titular de esta cartera, Ricardo Bonilla, recalcó que la decisión de incrementar este combustible debe tomarse de forma concertada.
    Siguiéndole el paso a los ajustes en la gasolina, se está evaluando el incremento que tendrían las tarifas del diesel (ACPM) este año. Esto con el objetivo de cerrar el déficit que acumuló el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc).
     
    Si bien aún no se ha establecido una fecha ni un valor, el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, señaló que se prevé que el precio del ACPM se incremente entre $2.000 y $3.000 a lo largo del 2024. Pero, ¿qué dice el Gobierno?
     
    Durante una intervención en un debate de control político en la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, señaló que la decisión de subir el valor de este combustible se debe tomar con calma. En especial, si se consideran las implicaciones que dicha alza tendrá sobre el transporte masivo y el de carga. 
     
    "Nosotros seguimos reuniéndonos con el gremio de transportadores y mirando las condiciones en que se pueda dar ese ajuste”, destacó Bonilla. 
     
    En ese sentido, el titular de la cartera precisó que las tarifas del diesel no se incrementarán este mes de marzo. 
     
    El Minhacienda también explicó que si bien es necesario hacer el ajuste para hacerle frente al hueco en las finanzas que se mantiene en el Fepc, no se puede tomar una determinación sin concertación. “Los trasportadores no pueden ajustar todos los meses los fletes”, agregó. 
     
    Cabe recordar que el precio del ACPM se ha mantenido sin ajustes, ubicando el precio por galón en $9.065. En ese orden de ideas, el Gobierno Nacional está trabajando en una mesa técnica con representantes de transportadores de carga y pasajeros para acordar una solución y reducir el subsidio que se otorga a este combustible. 
     
    Por Portafolio.
  • ¿Sube el Acpm en mayo? El Viceministro de Transporte y MinHacienda se contradicen

    Mientras el viceministro de Transporte dijo que un posible incremento se vería en mayo, el ministro de Hacienda negó la posibilidad.
    Durante el último día del congreso de la semana Arpel- Naturgas, el viceministro de Transporte, Carlos Eduardo Enríquez, y el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, hicieron referencia a las conversaciones en torno al aumento del precio del Acpm, sin embargo, se contradijeron en sus versiones.
     
    El viceministro de Transporte fue enfático en que esperan tener una reunión las próximas semanas, y que desde el Gobierno no se ha hablado de hacer aumentos de $2.000 o $3.000.
     
    “Hasta el día de hoy, en ningún momento el Gobierno nacional ha dicho nuestra propuesta de subirle $2000 o $3000. Eso no existe hoy dentro del acuerdo (…) esperemos que en las dos siguientes semanas ya podamos tener una mesa final para definir de cuánto sería ese incremento”, señaló Enríquez.
     
    En cuanto a la fecha de la reunión, también indicó que “estamos a días de, si no se toma la decisión la próxima semana, se esperaría ya para que a finales de mes se haga un posible incremento que sea efectuado en el mes de mayo”.
     
    Sin embargo, fue allí en donde hubo discrepancias entre los funcionarios, pues Bonilla señaló que el aumento no se dará en mayo, asegurando que quienes firman la decisión son el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Minas y Energía, por lo que, según él, el Ministerio de Transporte no tiene incidencia allí.
     
    Discusiones del incremento
     
    En el encuentro, el viceministro aseguró que habrá incremento, pero que el manejo no será como el que se dio con la gasolina, por los sectores que sentirán más el ajuste en el precio.
     
    “Lo que se ha concluido en el primer punto es que habrá un incremento. Digamos, esa es la idea de no pensar que se harán incrementos como la gasolina, que fueron desgastantes de $200, de $300, de $400, porque a diferencia de la gasolina, el transporte de carga tiene que hacer una negociación con diferentes sectores, tanto los que proveen la carga como los que la reciben, para hacer una negociación de flete”, dijo Enríquez.
     
    Allí, aseguró que lo que ya está acordado es que será un solo incremento, y que el sector del transporte de carga ha hecho una propuesta de un piso, “donde ellos dicen que queremos que sea este valor, y nosotros hemos recibido esa propuesta, y seguramente en esa negociación habrá un techo, que sea $1000, $2000, $3000, $5000. Cambia totalmente con lo que está pasando en gasolina”.
     
    A su vez, recomendó que sea un aumento que se haga por una única vez para evitar conflictos en la negociación del gas en los transportadores.
     
    En cuanto a las conversaciones que ha tenido tanto con el sector de carga como con el ministro de Hacienda, dijo que, le han comentado al Bonilla el “panorama de lo que está pasando hoy con la carga en el país y obviamente unas recomendaciones que esperemos sean tenidas en cuenta”.
     
    Sin embargo, dadas las contradicciones entre ambos funcionarios del Gobierno, la visión de cuánto será el incremento y la fecha, todavía no son datos seguros.
     
    Por Karen Mora para LaRepública.
  • "Este año, el precio del Acpm puede quedar así pero aún no es una decisión definitiva"

    Ricardo Bonilla, ministro de Hacienda, dijo que los ajustes fiscales permitirán que el déficit del Fepc quede en $500.000 millones en 2024.
    El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, aseguró durante el Congreso anual de Andesco, que mediante las medidas que se están tomando, el Gobierno proyecta que el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc) será de $500.000 millones.
     
    Para 2021, la cifra del déficit fue de $11,4 billones. En 2022, la cifra está en $36,7 billones. Se estima que este año sea de $17,8 billones y finalmente, la cifra más baja se proyecta para 2024, en $500.000 millones. Se espera que las reformas tributarias de 2021 y 2022 sumadas a los ingresos del sector de petróleo impulsen la reducción del déficit fiscal entre 2022 y 2023.
     
    El ministro Bonilla también aseguró que el Gobierno prefiere optar por cerrar el déficit de gasolina con el incremento de precios, antes de tocar los del Acpm. "No quiero pegarle con dos precios a la inflación. Este año el precio del Acpm puede quedar así pero todavía no es una decisión definitiva", afirmó Bonilla.
     
    También se refirió a la reducción de la capacidad de la generación de energía cuando llegue el fenómeno de El Niño. "Hay que recurrir a otras formas de generación y la generación térmica es más cara. Entonces estamos trabajando en que otras alternativas de energía puedan entrar a funcionar simultáneamente en un eventual fenómeno de El Niño".
     
    Bonilla dijo que hay plantas solares listas para entrar a generar, pero de igual forma la inflación se verá impactada con el posible incremento a las tarifas de energía.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Al final de este año comenzarían los incrementos graduales para el precio del Acpm

    El MinHacienda espera iniciar con los incrementos cuando se cierre la brecha de precio de la gasolina dentro de cuatro meses y se espera que el galón llegue a $15.000.
    Con un galón de gasolina corriente que ya ronda $13.000, el Ministerio de Hacienda ya ve cercano el inicio del incremento al Acpm. El jefe de esta cartera, Ricardo Bonilla, aseguró que el precio de este combustible deberá llegar a alrededor de $15.000 en 2024.
     
    También reiteró que faltan cuatro meses en el alza de gasolina y que el Acpm no subirá hasta el momento en el que se cierre la brecha con el precio de la gasolina corriente, en este caso, el último mes de incrementos en gasolina será en noviembre y el Acpm empezaría a subir en diciembre.
     
    Con este panorama, la pregunta clave es ¿por cuánto tiempo tendrán que hacerse los aumentos graduales? Según cálculos de Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, el diferencial del precio nacional contra el internacional con cálculos del 12 de julio es de aproximadamente $5.600 por galón, si se le suma el IVA serían $5.900.
     
    Andrés Velasco, director técnico del Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf), compartió un cálculo cercano, que es de aproximadamente $5.700 por galón.
     
    Con la experiencia de las alzas de gasolina, se puede calcular que los incrementos sean aproximadamente de $200, $400 o $600; al poner los tres escenarios, cerrar la brecha podría tardar entre 10 y 30 meses, según el analista.
     
    “En un escenario de $200 por mes, serían 30 meses; en uno de $400 por mes, serían 15 meses; y en un escenario de $600 por mes, serían 10 meses de aumentos necesarios, para alcanzar el precio internacional”, señaló Vera.
     
    El déficit del Fepc
     
    El ministro Bonilla dijo que para este año, el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc) se redujo a $17,8 billones, que se tendrán que pagar en 2024. De este monto, $4 billones son por gasolina y el resto por Acpm o diesel, que aún no se ha modificado.
     
    “Se está cubriendo el pago del segundo semestre de 2022 que vale $8,4 billones, para así financiar el diferencial de los precios de la gasolina”, explicó el ministro. En el escenario de incrementos, Vera calcula que “actualmente al déficit de suman entre $1,06 billones y 1,09 billones por mes, dependiendo de como se mueva el consumo, el cual está entre 6,2 y 6,5 millones de galones por día. Por cada $200 pesos que se aumente el precio, “se reduciría el déficit mensual en $39.000 millones”.
     
    Sin embargo, la inflación será un factor relevante. Según estimaciones del Carf cada 1% (cerca de $90 sobre el precio de venta al público) de aumento en el precio del Acpm, causaría un efecto sobre la inflación en el largo plazo de 0,02%. “Es importante cerrar la brecha entre el precio regulado y la referencia de forma paulatina, ordenada, constante y con un ojo en la inflación”, dijo Velasco.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Colombia baja un puesto en ranking de países con gasolina más barata de la región

    Con el ajuste de agosto, el país fue superado por Argentina entre las naciones con el combustible más económico, pero sigue estando entre los más baratos de la región.
    En Colombia, a partir de octubre de 2022, la gasolina empezó a subir de forma progresiva entre $200-$600 en promedio, con el fin de cubrir el déficit que hay en el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles. Aproximadamente, se han aumentado $4.000 pesos desde el mes mencionado. Hoy, el galón de combustible está en $13.564 o US$3.310.
     
    Sin embargo, se prevé que el alza no terminará en agosto, pues el ministro de Hacienda de Colombia, Ricardo Bonilla, señaló que el precio del galón de gasolina continuará subiendo hasta llegar a $16.000 en promedio.
     
    Con este nuevo ajuste, Colombia se reacomoda en el ranking de los países con el precio de la gasolina más económica en América Latina, bajando un puesto y siendo superado por Argentina. Sin embargo, continúa estando en el grupo de las cinco más económicas.
     
    “El precio de la gasolina en Colombia en lo corrido del año ha tenido un incremento constante, sin embargo, no es la más costoso de la región, ya que las cifras de este mes siguen manteniéndola por debajo de los US$3,5 por galón que es el rango con los precios de los países más bajos que son Venezuela, Bolivia y Ecuador, países como Argentina, Paraguay, Brasil, Panamá y Honduras pagan entre un rango de US$3,5 y US$4,4 por galón y los países con el precio más alto entre US$5 y US$7 son Uruguay, Chile y México de acuerdo a datos del mes de agosto de 2023”, dijo Clara Inés Pardo Martínez, profesora de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario.
     
    De esta forma, el ranking de los países con la gasolina más barata queda de la siguiente forma. Venezuela es el país con el precio más barato, US$0,016 por galón de gasolina; le sigue Bolivia, con US$2.050; Ecuador, con US$2.400; luego, Colombia, con US$3.310. En la lista siguen Paraguay (US$3.858), Puerto Rico (US$4.162), Brasil (US$4.332), Panamá (US$4.481), Perú (US$4.562) y Honduras (US$4.587).
     
    En el análisis de la comparación de Colombia frente a sus pares, Julio César Vera, experto en temas energéticos, indicó que “estamos por encima de Venezuela, Bolivia y Ecuador que tienen subsidios a los combustibles como base en su política, a un nivel similar Argentina, aunque ahora un poco más altos y por debajo de Paraguay, Brasil, Chile, Uruguay, Panamá, Perú, Honduras, El Salvador, Guatemala, República Dominicana, Costa Rica y México”, detalló.
     
    Entre los más caros en la región está México, Costa Rica y Nicaragua que, en pesos colombianos, es de $23.124, $5.458 y $5.102, respectivamente.
     
    Por Allison Gutiérrez para LaRepública.
     
  • Con un aumento de $400, el galón de gasolina quedaría en $14.364 para noviembre

    Expertos dicen que para cerrar el déficit del Fepc se debe mantener el precio del galón de gasolina por encima del internacional.
    En días pasados, el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, contradijo al ministro de Minas y Energía, Omar Andrés Camacho, en cuanto al precio de la gasolina en el país, al asegurar que sí habrá un incremento para el penúltimo mes del año. Incluso, ayer advirtió que todavía faltan tres alzas en el precio.
     
    “Lo cierto es que todavía faltan tres alzas en gasolina. Y empezará después la discusión del Acpm, que tiene una brecha de $8.000”, dijo el jefe de la cartera en una rueda de prensa.
     
    Anticipando lo que podría pasar con el precio de la gasolina en noviembre, LR consultó con varios expertos, entre ellos Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, quien aseguró que con un alza de $50 se equipararían los precios frente al mercado internacional.
     
    “Si se hiciera un ajuste como en meses anteriores, de $400 por galón, empezaríamos a corregir el déficit anterior que tenemos en el fondo, bajo los precios actuales sería más o menos en $65.000 millones para el mes de noviembre”, dijo el experto y agregó que “es un buen momento para que los precios de la gasolina corriente, hacia adelante, empiecen a flotar con la variación del precio internacional y se libere el mercado. Pero si lo que se quiere es reducir el déficit del Fepc, se tendrá que subir el precio interno de la gasolina por encima del precio internacional y mantenerlo siempre así por lo menos por un par de años”.
     
    Si efectivamente se determina un aumento del orden del que se determinó en septiembre ($400), el precio de la gasolina, en promedio, estaría en $14.364 por galón.
     
    Villavicencio sería la ciudad con el precio más alto para el combustible, pues los usuarios pagarían $14.873 por galón. En Cali, que sigue en el orden, el precio se ubicaría en $14.797, y en Bogotá, $14,773. En contraste, Pasto sería la ciudad con el precio más bajo, pues quedaría en $12.516 el galón de gasolina; en Cúcuta, $12.875, y en Cartagena, $14.403.
     
    En 2022, el Gobierno comenzó a incrementar el precio de la gasolina con el argumento de cerrar el déficit existente en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc. Desde octubre de 2022, el combustible empezó a aumentar cada mes, pasando de $9.180 pesos por galón hasta casi $14.000 en promedio en septiembre de 2023, teniendo en cuenta que en octubre se mantuvo el precio.
     
    Pero no solo la gasolina genera el déficit en el fondo de estabilización, sino también el Acpm. El Gobierno ha dicho que no aumentará el precio del diésel este año, pero este miércoles comenzará la discusión en mesas técnicas con el gremio del transporte por carretera para revisar la fórmula que se utiliza para determinar el precio de este combustible.
     
    Los transportadores en el debate del Acpm
     
    La Cámara Intergremial de Transporte de Carga anunció que hoy empieza el diálogo en las mesas técnicas que incluirán a expertos en representación del sector. “Lo que tratamos de hacer es buscar el bien para el país. Si sube el combustible, suben las tarifas y se genera una inflación que queremos evitar”, aseguró Henry Cárdenas Cruz, presidente de Fedetranscarga.
     
    “No aceptamos ningún tipo de alza, ni en noviembre ni en diciembre ni en enero, hasta tanto no tener el análisis de las mesas técnicas. Solo así podemos decirles a los colombianos por qué debe subir o quedarse quieto el precio de los combustibles”.
     
    Por José Fernando Loaiza para LaRepública.
  • Diésel subirá $8.000 de manera gradual a partir de febrero de 2024

    El ministro de Hacienda aseguró que no se tocarán los impuestos como pidió el gremio de carga.
    En el marco del congreso 48 del gremio de carga, Colfecar, el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, respondió a los camioneros que solicitaron revisar la composición de la canasta de costos del ACPM, señalando que los impuestos no se tocarán y que la subida de su precio será a partir del mes de febrero.
     
    “Es muy complicado porque la mayoría de esos impuestos son territoriales, no son nacionales, es decir, son impuestos que entran a los municipios y departamentos”, manifestó Bonilla.
     
    Lo que sí consideran es revisar, junto con los gremios, el destino de los recursos recaudados, por lo cual esperan concertar este cambio. Así mismo buscan una solución al impuesto de industria y comercio (ICA).
     
    Entre los argumentos para mantener los impuestos, Bonilla señaló que es una respuesta responsable fiscalmente, pues el hueco en el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC) no da espera y, ahora, con la subida paulatina en el precio de la gasolina, el hueco a fin de este año será 94 % responsabilidad del diésel.
     
    “Es algo que no podemos aplazar, le cuesta demasiado al Estado, pero concertemos”, dijo.
     
    Sobre la propuesta que había lanzado el gremio de revisar la mezcla de biodiésel en el diésel, bajando de 10 % su participación a 5 %, el ministro de Hacienda descartó esta posibilidad, pues señaló que no se pueden permitir las implicaciones medioambientales que esta decisión acarrearía.
     
    “El biodiésel es más caro que el diésel, pero tiene una discusión ambiental. Se podría quitar el biodiésel y dejar solo el diésel y eso nos bajaría los costos, pero y ¿la carga ambiental? Lo que sí podemos ver es si pagamos el biodiésel a precio internacional y no nacional, porque aquí es al revés y el local es más caro”, mencionó.
     
    ¿Cómo será el aumento?
     
    Según lo indicado por Bonilla, la subida en el precio empezará en el mes de febrero, esto a razón de que el Gobierno espera igualar el precio de la gasolina corriente a precio internacional en el mes de enero.
     
    El monto mensual será concertado con los actores de sector hasta igualar el precio internacional, es decir, $8.000 pesos, lo que tomará, en sus cálculos, entre 18 meses y dos años llegar a este precio, pues no será en una sola subida.
     
    De ser en 18 meses el incremento, en promedio subiría $450 al mes el precio del ACPM, de ser 20 meses, el alza sería de $400 y de ser 24 meses de $350 pesos, aproximadamente.
     
    A 2023, el déficit en el FEPC cerraría en $20 billones y al país aún le hace falta pagar $8 billones del año 2022. De los $20 billones, $17 billones corresponderán a diésel y $3 billones a la gasolina.
     
    Con este aumento, el hueco fiscal a 2024 cerrará en $5 billones y para el año 2025 se cerraría la brecha.
     
    Por Pula Galeano para Portafolio.
  • Ecopetrol ve necesario un incremento de entre $2.000 y $3.000 en el galón del diésel

    El presidente de la petrolera, Ricardo Roa, dijo que el aumento en el precio se necesita para continuar reduciendo el déficit del Fepc.
    El Gobierno Nacional, en cabeza de los ministerios de Hacienda y de Transporte, ha venido sosteniendo varias reuniones con los líderes transportadores para acordar el incremento del diésel, pero hasta el momento no ha logrado ningún consenso. Incluso, el Gobierno no ha presentado una propuesta de alza que se debería iniciar este año.
     
    Al respecto se refirió el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, quien destacó el logro de cerrar el déficit del Fondo de Estabilización de los Precios del Combustible, Fepc, con el alza del galón de gasolina, pero alertó que aún se necesita hacer lo propio con los precios del diésel. Para ello, aseguró que se está barajando un incremento de entre $2.000 y $3.000 durante el año.
     
    La meta sí es que, con un incremento pequeño en el diésel durante el año, entre $2.000 y $3.000 el galón, se puede llegar a ese precio. Son los números que se están analizando”, dijo Roa en una entrevista con Noticias Caracol.
     
    El presidente de Ecopetrol añadió que "la premisa depende prácticamente de la política de precios de combustibles que define el Ministerio de Minas, el Ministerio de Hacienda y el Gobierno nacional y, sobre la que defina, Ecopetrol se allanará a la misma y la aplicará".
     
    De acuerdo con el informe del Plan Financiero del Ministerio de Hacienda, durante 2023, el Fepc acumuló una posición neta de $20,5 billones, de los cuales $15,2 billones correspondieron al Acpm, es decir, 74%. Para este año, la cartera económica prevé que dicha posición llegue a $9,5 billones.
     
    "En relación con el Acpm, el Gobierno Nacional está trabajando en una Mesa Técnica con representantes de Transportadores de carga y pasajeros, para llegar a una solución concertada para reducir el subsidio que se otorga al diésel a través del Fepc", manifestó el Ministerio de Hacienda en el informe del Plan Financiero.
     
    Por Brayan Becerra para LaRepública.
  • El Gobierno Nacional "continúa evaluando" cuánto falta para cerrar brecha del Fepc

    El ministro de Hacienda Ricardo Bonilla aseguró que está en estudio si aún faltarían los dos incrementos que estaban pendientes.
    El ministro de Hacienda Ricardo Bonilla aseguró que el Gobierno Nacional aún "está evaluando cuánto falta para cerrar la brecha" del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc.
     
    "Como había señalado meses anteriores nos faltaban tres alzas; ya se hizo una, faltarían dos y eso es lo que estamos evaluando, porque algunos dicen que la brecha ya se habría cerrado. Entonces estamos evaluando", dijo Bonilla desde la cumbre COP28, donde acompaña al presidente Gustavo Petro.
     
    Bonilla aseguró que "el peor mensaje" es que se diga que "no se van a reducir los subsidios de la gasolina porque es contradictorio de construir un mundo más sostenible".
     
    "Significa que la brecha de la gasolina que falta por cerrarse, va a cerrarse y estamos en conversaciones con los gremios para mirar el comportamiento del diésel", puntualizó.
     
    Algunos analistas han asegurado que con un ajuste entre $400 o $600 en diciembre, el galón de gasolina estaría ubicándose muy cerca del precio internacional.
     
    Con cálculos realizados el 30 de noviembre, Julio César Vera, presidente de Xua Energy, explicó que “con un ajuste de $400 o de $600 pesos por galón quedaríamos por encima del precio internacional en $1.528 o $1.728 por galón”.
     
    Por Roberto Casas para LaRepública.
     
  • Galón de gasolina aún debe subir $600 para igualar precio del mercado internacional

    El diferencial del precio está entre $500 y $600. Se estima que por cada mes que no se incremente el precio, el Gobierno subsidia más de $94.600 millones.
    Ya es un hecho que el precio promedio de la gasolina en octubre quedará en $13.964, el mismo valor que tuvo en septiembre, un precio que, aunque viene subiendo desde hace un año, sigue estando entre los galones más baratos de Latinoamérica.
     
    Desde el punto de vista fiscal, organizaciones como el Comité Autónomo de la Regla Fiscal, Carf, y analistas económicos de Corficolombiana han reiterado que el alza de la gasolina es una decisión necesaria, aunque impopular, por cuenta del déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc, que asciende a $17,8 billones.
     
    Andrés Velasco, director técnico del Carf, indicó que la entidad calcula que el diferencial entre el precio regulado y el precio internacional de referencia es de aproximadamente $600. Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, hace un cálculo cercano a $500 para el diferencial, que subsidia el Gobierno Nacional.
     
    Velasco agregó que “no cerrar ese diferencial implicaría la causación de un déficit por cerca de $330.000 millones en lo que queda de 2023, que tendrá que ser cubierto por recursos de la Nación en 2024, dentro de los techos de gasto que permite la regla fiscal”.
     
    Si se revisa por mes, el analista Vera calcula que con un diferencial de $500 por galón se están subsidiando $94.600 millones al mes, “que el Gobierno tendrá que asumir y compensar a Ecopetrol a través del Fepc, que se suman a los casi $1,8 billones que significarán los subsidios para el diésel en este mes”.
     
    La decisión de no subirle a la gasolina este mes se justificó en la compensación para taxistas. El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, aseguró que “el precio de la gasolina y del diésel en octubre se va a quedar estable en razón a que, en el proceso de concertación de una compensación con el gremio de taxistas, hemos encontrado un cuello de botella importante que nos impide seguir adelante, y es que son aproximadamente 300.000 taxistas y solo se han inscrito en la plataforma 40.000, entonces no sabemos a quiénes les va a llegar la compensación ni a donde”.
     
    Y lo único que comentó el ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho, respecto a la decisión fue que “también estamos respetando el compromiso de compensación de la gasolina para el gremio de taxistas acordado el pasado 25 de agosto”.
     
    Bonilla ha reiterado que los recursos para esa compensación no saldrán del Fepc, sino del Presupuesto General de la Nación. No obstante, fue el argumento base para congelar los precios este mes.
     
    Y es que la decisión llegó en un momento en el que el panorama político está “apretado”, pues las elecciones regionales del país son el próximo 29 de octubre.
     
    Para Vera, se trata de “una decisión que responde más a una decisión de cálculo de política electoral que económica, por lo cual la invitación es a que, como se ha venido haciendo, responsablemente se tomen decisiones económicas y no políticas sobre un tema tan importante y delicado para la política energética del país”.
     
    Los colombianos podrán sentir un alivio al bolsillo, pero actores del escenario político nacional mostraron molestia. Por ejemplo, Miguel Uribe Turbay, senador del Centro Democrático, dijo que “el presidente y el ministro de Hacienda son muy vivos: seguirán subiendo el precio de la gasolina pero no lo hacen en octubre para evitar el desgaste en las elecciones locales”.
     
    Juan Camilo Restrepo, exministro de Hacienda, trinó, a través de su cuenta de X: “el Gobierno debería decir las cosas como son: la suspensión durante octubre de las alzas de la gasolina no es por el problema del pago compensatorio a los taxistas. Se debe a que el Gobierno no quiere hacer alzas en octubre, que es mes de elecciones. Esa es la realidad”.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Galón del diésel costará más de $16.000 cuando se elimine el subsidio al combustible

    De acuerdo al gremio de transportadores Unidos, con cifras de MinHacienda, costo del Acpm sería $7.000 más alto sin el subsidio.
    El precio del diésel y su inminente incremento en los próximos meses ha sido motivo de discordia y debate entre el gremio de transportadores y el Gobierno Nacional, sobre todo, porque ambos tienen visiones y argumentos distintos para justificar la modificación del precio del combustible.
     
    El presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, dijo en su momento que para este año se necesitaría un aumento y que estaría entre $2.000 y $3.000.
     
    Por otro lado, el ingeniero Sergio Cabrales argumentó que en caso de que se elimine el subsidio del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc, el precio del galón de diésel debería estar casi $5.000 por encima del precio actual. Esto implicaría que el precio en promedio pasaría de $9.065 a $14.065, lo que significaría un aumento de 50%.
     
    Pero la Cámara Intergremial del Transporte, Unidos, va más allá. Su presidente, Alfonso Medrano, aseguró que si esto ocurriera, el incremento en realidad sería de $7.000, según cálculos elaborados por el gremio con base en cifras del Ministerio de Hacienda.
     
    Esto haría que, cuando se elimine definitivamente el subsidio, el galón del diésel cueste más de $16.000.
     
    En ciudades como Cali ($16.484), en Villavicencio ($16.457) y Pereira ($16.429), incluso rondaría los $16.500.
     
    Actualmente, de acuerdo con el presidente de la fundación Xua Energy, Julio Vera, el diferencial del precio interno versus el precio internacional es de $5.800 por galón antes de IVA y $6.080 por galón después de IVA, “lo que quiere decir que hoy la Nación está asumiendo un subsidio mensual por estos efectos de $1,08 billones”.
     
    Por ello dijo que es fundamental que se eliminen estos subsidios, “lo correcto es lo que han propuesto el presidente de Ecopetrol y el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla de que se hagan aumentos sobre el particular, los cuales deben ser periódicos y graduales por el efecto que el precio del diésel tiene sobre ciertos sectores”.
     
    Además, sugirió racionalizar el consumo en algunos sectores y así evitar, “efectos inflacionarios de expectativas desmedidas y fuera de la realidad económica”.
     
    Por Bárbara Orozco para LaRepública.
  • Gasolina subiría otros $3.000 este año por alto valor del crudo

    Teniendo como objetivo llegar pronto a dejar en ceros el déficit del Fondo de Estabilización del Precios de Combustibles (Fepc), el gobierno anunció que este año el valor de la gasolina corriente debería subir a $16.000.
    Así lo reconoció a los medios el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, al asegurar que el precio de la gasolina en el país, podría llegar hasta los $16.000, teniendo en cuenta el incremento del crudo.
     
    “Ya teníamos previsto que había que subir hasta los $15.500 y puede que sí nos toque llegar a los $16.000 que habíamos previsto hace meses. Pero acuérdense que al comienzo del año se esperaba subir a $18.000”, afirmó el ministro.
     
    Este anuncio no cayó nada bien en algunos sectores, sobre todo porque el Gobierno decidió otorgar un subsidio a los taxis.
     
    Cabe mencionar que actualmente el precio del barril está sobre los US$93 el barril y que este ha venido teniendo un incremento en el último mes.
     
    El crudo
     
    Aunque el aumento en el precio del crudo es favorable para Colombia, porque representa ingresos extra para Ecopetrol, el gobierno deberá utilizara otra estrategia para los precios de la gasolina, uno de ellos es aumentar el valor del diésel.
     
    De hecho, en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFPM), se proyectaba un barril a US$88, no de US$94 como se estimaba a principio de año. Inclusive, en esa oportunidad recalcó que no se preveía que el crudo retornara a la senda de los US$100.
     
    Sin embargo, los analistas del Bank of America señalaron que “si la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) mantiene los actuales recortes de producción hasta fin de año —en el contexto de demanda positiva de Asia— ahora creemos que los precios del Brent podrían superar los US$100 antes de 2024”.
     
    De todas maneras, Bonilla fue claro al manifestar que el bombeo de petróleo en Colombia no volvería a los mejores tiempos: “No volveremos a la meta de un millón de barriles diarios que se propuso el país y que solo consiguió por dos años, estamos produciendo alrededor de los 800.000 barriles diarios y estimamos terminar 2023 con 769.000 barriles diarios”, lo que permite inferir que los mejores precios no se acompañarán de una producción relevante.
     
    En otro frente, está el Fondo de Estabilización de Precios del Combustible (FEPC), con el que se subsidia una parte del precio a los consumidores y que ya el año pasado dejó un saldo negativo de US$36 billones a la caja estatal.
     
    La subida del petróleo haría que el precio interno de los combustibles tenga que subir más de lo planeado, si lo que se quiere es subsanar las finanzas públicas.
     
    Controversia
     
    Entre tanto, Bonilla dijo que el Gobierno Nacional no plantea tener una tarifa diferencial para los taxistas el año entrante.
     
    Lo anterior, teniendo en cuenta que en el mes de enero del 2024 se tendría un incremento en sus tarifas en cada una de las ciudades del país.
     
    “Las tarifas a los taxis van a tener que aumentar en enero, entonces el subsidio va a estar en enero”, dijo Bonilla.
     
    La semana pasada, el ministro de Minas, Andrés Camacho, aseguró que no se contemplan incrementos en el precio del diésel, como sí lo había argumentado el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla.
     
    De acuerdo con Bonilla, este incremento del diésel se tendría a partir del 2024 e incluso llegará a niveles de los $15.000, con el fin de eliminar el déficit que actualmente tiene el Fepc.
     
    “Hasta el momento la decisión es que no vamos a tener un incremento en el diésel y se ha vuelto a discutir el tema”, dijo Camacho.
     
    En ese mismo sentido, precisó se evaluará al finalizar el 2023, el déficit del Fepc, en conjunto con el Ministerio de Hacienda, para determinar las acciones que se tendrán en el próximo año.
     
    “Esperamos finalizar el año, ver cómo es el comportamiento del mercado del déficit que tenga el fondo para ver el próximo año que se proyecta, pero al momento no hay nada alrededor del tema”, agregó el ministro de Minas.
     
    Por El Nuevo Siglo.
  • Gasolina y ACPM tendrán un nuevo incremento desde este sábado: así quedarán los precios

    El Gobierno Nacional estableció el aumento en los precios de la gasolina y el ACPM para abril de 2024. Le contamos todos los detalles.
     

    La Dirección Ejecutiva de la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, anunció a través de una circular la estimación de los nuevos precios que tendrán la gasolina y el ACPM tras un incremento que regirá a partir del 13 de abril en todo el país.
     
    ¿De cuánto será el aumento?
     
    De acuerdo con lo establecido por las autoridades nacionales, el galón de gasolina tuvo un aumento de 26 pesos debido al aumento en el valor del etanol, un componente bio de la gasolina.
     
    Por su parte, el ACPM tuvo un incremento de 97 pesos por cuenta del aumento del valor del biodiésel.
     
    En ese sentido, también explicaron que estos cambios han sido efectuados teniendo en cuenta el valor del ingreso al productor o importador de la Gasolina Motor Corriente, el del ACPM-Diésel y el de los biocombustibles destinados a la mezcla con combustibles fósiles, fijados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público y de Minas y Energía.
     
    Así quedó el precio de la gasolina y el ACPM en el país
     
    Los precios del galón de gasolina y ACPM que entraron en vigor quedarán de la siguiente manera para cada ciudad.
     
    Bogotá
     
    Gasolina: 15.861
    ACPM: 9.614
     
    Medellín
     
    Gasolina: 15.787
    ACPM: 9.634
     
    Cali
     
    Gasolina: 15.871
    ACPM: 9.749
     
    Barranquilla
     
    Gasolina: 15.517
    ACPM: 9.308
     
    Cartagena
     
    Gasolina: 15.477
    ACPM: 9.274
     
    Montería
     
    Gasolina: 15.727
    ACPM: 9.524
     
    Bucaramanga
     
    Gasolina: 15.632
    ACPM: 9.376
     
    Villavicencio
     
    Gasolina: 15.961
    ACPM: 9.714
     
    Pereira
     
    Gasolina: 15.812
    ACPM: 9.692
     
    Manizales
     
    Gasolina: 15.837
    ACPM: 9.679
     
    Ibagué
     
    Gasolina: 15.783
    ACPM: 9.605
     
    Pasto
     
    Gasolina: 13.601
    ACPM: 8.613
     
    Cúcuta
     
    Gasolina: 13.928
    ACPM: 7.307
     
    Por Sandra Vargas para WRadio.
     
  • Gremio de transportadores pide que se hagan cambios para ajustar precio del Acpm

    Gremio de transportadores afirman que han tenido diez mesas técnicas con el Gobierno pero no han llegado a acuerdos concretos.
    El sector transportador de carga, pasajeros y volquetas representado en la Cámara Intergremial del Transporte, Unidos, salió al paso luego de las declaraciones emitidas por el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla y aclaró que desde hace año y medio han tenido voluntad de dialogar.
     
    Aclaró que han tenido diez mesas técnicas que han mantenido con el Gobierno, han propuesto una fórmula del "precio Colombia" para fijar el precio del Acpm, cuya implementación implica unos cambios regulatorios.
     
    Este mecanismo tiene varios aspectos, entre ellos, utilizar el Acpm como instrumento para reactivar la oferta de bienes y la inversión, que aseguran actualmente está en profundo declive.
     
    “Eso implica discutir dos cosas: ¿Cuál es el nivel adecuado del subsidio explícito neto? ¿Cuándo y cómo hacer ajustes inflacionarios, atados a la evolución del ciclo económico? Ese es parte del debate que tenemos con los ministerios”, dice el gremio de transportistas.
     
    Además, cuestionó que hasta el momento el Gobierno no ha presentado una propuesta concreta. “Nos ha dicho que en 2022 el Acpm debía de haber sido $10.451 más costoso de lo que se pagó y en 2023 debía haber sido $7.290 más caro del precio al consumidor vigente en ese momento”.
     
    Aclaró que, durante las mesas técnicas, “el Gobierno no ha hecho propuesta concreta y es lo que estamos esperando que haga y debe hacer en la reunión que ya nos ha aplazado en dos ocasiones”.
     
    No obstante, el ministro Ricardo Bonilla negó que haya tenido diálogo con el gremio de transportadores y afirmó que "no tienen voluntad para conversar, de llegar a acuerdos porque siempre amenazan con irse a paro", esto derivó la respuesta de Unidos.
     
    El comunicado
    El gremio emitió un comunicado de inmediato y calificaron de “inadecuadas” estas informaciones realizadas por Bonilla. “Da la idea de que nuestra forma de actuar durante las conversaciones sobre el precio del Acpm ha sido la de amenazar con una u otra acción. Nada de eso. Nuestro ánimo de diálogo está intacto”.
     
    Además, Unidos aclaró que han participado en nueve sesiones de las mesas técnicas. “Le entregamos al Gobierno un documento técnico con nuestros argumentos sobre la conveniencia del Precio Colombia para el Acpm. Entre nuestros argumentos está el propósito de defender y mantener la autosuficiencia petrolera y aprovechar la ventaja absoluta que como país tenemos al ser autosuficientes en diésel”.
     
    “Le hemos presentado cifras, cálculos y análisis debidamente sustentados. Hemos hecho análisis sobre el funcionamiento de Ecopetrol, su estructura operativa y técnica y sobre las realidades financieras de la empresa más grande de Colombia. Hemos llamado a aumentar el presupuesto de exploración y proteger el negocio esencia de la Empresa Colombiana de Petróleos”, dice parte del comunicado.
     
    El precio del diésel ha sido tema de discusión en las últimas semanas. En principio, el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, anunció hace unas semanas que para este año está previsto un aumento y que estaría entre $2.000 y $3.000.
     
    Pero esta información no fue corroborada por el ministro de Hacienda quien aseguró que primero se debe, “mirar con más calma por las implicaciones que tiene con respecto al transporte masivo y al transporte de carga”.Este mecanismo tiene varios aspectos, entre ellos, utilizar el Acpm como instrumento para reactivar la oferta de bienes y la inversión, que aseguran actualmente está en profundo declive.
     
    “Eso implica discutir dos cosas: ¿Cuál es el nivel adecuado del subsidio explícito neto? ¿Cuándo y cómo hacer ajustes inflacionarios, atados a la evolución del ciclo económico? Ese es parte del debate que tenemos con los ministerios”, dice el gremio de transportistas.
     
    Además, cuestionó que hasta el momento el Gobierno no ha presentado una propuesta concreta. “Nos ha dicho que en 2022 el Acpm debía de haber sido $10.451 más costoso de lo que se pagó y en 2023 debía haber sido $7.290 más caro del precio al consumidor vigente en ese momento”.
     
    Aclaró que, durante las mesas técnicas, “el Gobierno no ha hecho propuesta concreta y es lo que estamos esperando que haga y debe hacer en la reunión que ya nos ha aplazado en dos ocasiones”.
     
    No obstante, el ministro Ricardo Bonilla negó que haya tenido diálogo con el gremio de transportadores y afirmó que "no tienen voluntad para conversar, de llegar a acuerdos porque siempre amenazan con irse a paro", esto derivó la respuesta de Unidos.
     
    El comunicado
     
    El gremio emitió un comunicado de inmediato y calificaron de “inadecuadas” estas informaciones realizadas por Bonilla. “Da la idea de que nuestra forma de actuar durante las conversaciones sobre el precio del Acpm ha sido la de amenazar con una u otra acción. Nada de eso. Nuestro ánimo de diálogo está intacto”.
     
    Además, Unidos aclaró que han participado en nueve sesiones de las mesas técnicas. “Le entregamos al Gobierno un documento técnico con nuestros argumentos sobre la conveniencia del Precio Colombia para el Acpm. Entre nuestros argumentos está el propósito de defender y mantener la autosuficiencia petrolera y aprovechar la ventaja absoluta que como país tenemos al ser autosuficientes en diésel”.
     
    “Le hemos presentado cifras, cálculos y análisis debidamente sustentados. Hemos hecho análisis sobre el funcionamiento de Ecopetrol, su estructura operativa y técnica y sobre las realidades financieras de la empresa más grande de Colombia. Hemos llamado a aumentar el presupuesto de exploración y proteger el negocio esencia de la Empresa Colombiana de Petróleos”, dice parte del comunicado.
     
    El precio del diésel ha sido tema de discusión en las últimas semanas. En principio, el presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, anunció hace unas semanas que para este año está previsto un aumento y que estaría entre $2.000 y $3.000.
     
    Pero esta información no fue corroborada por el ministro de Hacienda quien aseguró que primero se debe, “mirar con más calma por las implicaciones que tiene con respecto al transporte masivo y al transporte de carga”.
     
    Por Bárbara Orozco para LaRepública.
  • La ciudad en el que el precio de la gasolina ya supera los $ 14.000

    Por cuarto mes consecutivo, a las tarifas de este combustible para el mes del agosto se les aplicó un ajuste de $600.
    Como parte de la estrategia del Gobierno para reducir el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc), por cuarto mes consecutivo, el precio de la gasolina corriente motor se reajustará 600 pesos.
     
    De esta manera, el valor promedio de venta al público para agosto será de $13.564 por galón.
     
    En cuanto al costo del ACPM a nivel nacional, este no presentará ningún ajuste y se mantendrá en $9.065. 
     
    ¿Cómo quedó el precio por ciudades?
     
    Teniendo en cuenta las 13 principales ciudades del territorio nacional, para el octavo mes del año la zona que quedó con la tarifa más alta de gasolina corriente es Villavicencio, con $14.073.
     
    La capital del Meta se ha posicionado en los últimos meses como el lugar del país con el combustible de este tipo más caro, debido principalmente a la distancia que separa a esta región de las refinerías y a los sobrecostes que genera el traslado de este hidrocarburo. 
     
    A este territorio le siguen Cali, con un valor de $13.997; Bogotá, con $13.973; Manizales, con un precio de $13.957; Pereira, con $13.941; Ibagué, con $13.908; y Medellín, con un costo por galón para agosto de $13.906.
     
    Por su parte, y de acuerdo con el listado de Creg, las poblaciones con precios menores a $13.000 son Pasto ($11.716) y Cúcuta ($12.025). 
     
    En el medio se ubican ciudades como Barranquilla, con el valor de la gasolina en $13.644; Cartagena, con un precio establecido en $13.603; y en Montería, en $ 13.853.
     
    Además, los ciudadanos de Bucaramanga tendrán que cancelar $ 13.734 por galón, los de Pereira $13.941 y los de Ibagué $13.908. 
     
    Por Portafolio.
     
  • Los impuestos del precio del galón de gasolina corriente son al menos 20% del total

    Gremios han propuesto revisar la fórmula del precio y analistas sugieren revisar los impuestos, pero esto tendría una implicación fiscal.
    El precio de la gasolina ha sido uno de los temas de conversación en la agenda pública desde el año pasado, pues a partir de octubre el Gobierno Nacional empezó a incrementar los precios de este combustible.
     
    Ayer, algunos sectores del transporte convocaron marchas en contra de las alzas graduales implementadas, aunque el sector de taxistas no se movilizó porque llegaron a un acuerdo de revisar una tarifa diferencial para estos conductores y lo más probable es que el alza de septiembre no aplique para ellos.
     
    Gremios han pedido hacer una revisión a la fórmula del precio por galón. Según explica Sergio Cabrales, docente de la Universidad de Los Andes y experto en el sector, los tres principales componentes del precio de venta de un galón de gasolina corriente son: el ingreso al productor, los impuestos y la logística de distribución.
     
    "El ingreso al productor corresponde a 66% del precio final y es el monto que recibe Ecopetrol por la gasolina. Sin embargo, dado que este monto es inferior al precio que podría obtener si la vendiera en Estados Unidos, el Fondo de Estabilización de Combustibles cubre esa diferencia. Algo que no está en discusión son todos los impuestos, que suman $2,619 por galón, correspondientes a 20% del precio final”, explica el analista.
     
    José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas en Corficolombiana, señala que los impuestos más relevantes del precio de la gasolina son el IVA, el impuesto nacional, la sobretasa y el impuesto al carbono, que sumados dan alrededor de $2.618.
     
    Cabrales sugiere que “si le pagamos el precio internacional a Ecopetrol y quitamos los impuestos a la gasolina tendríamos un precio de $13.178 y no necesitaríamos subir más el precio de la gasolina”.
     
    Sin embargo, Andrés Velasco, director técnico del Comité Autónomo de la Regla Fiscal, Carf, resalta que “desde el punto de vista de la sostenibilidad de las finanzas públicas, en la medida que el recaudo por venta de combustibles sea menor, se deberá evaluar cómo se sustituyen estos ingresos o cuales gastos se deberán recortar para que el equilibrio entre ingresos y gastos no se altere. La realidad es que mientras exista un subsidio a los combustibles, de alguna forma u otra la sociedad lo va a terminar pagando”.
     
    “Hay que reconocer que hay un componente impositivo importante en la estructura. Cualquier movimiento en impuestos va a afectar las cuentas fiscales”, indica López, y agregó que el Gobierno ha hecho una labor responsable al cerrar la brecha de precios.
     
    De hecho, según el documento técnico ‘Análisis sobre el Fepc que cita cifras de Fondo Monetario Internacional, 47% de los recursos destinados a la política de estabilización de precios de la gasolina y el Acpm beneficia a 20% de los hogares con mayores ingresos, mientras que 20% de hogares con menor ingreso recibe solamente 7% del total.
     
    Este argumento ha sido reiterado por el presidente, Gustavo Petro, en varias ocasiones, sumado al déficit del Fepc, que en 2022 llegó a $36,7 billones, pero que se estima que cierre el año alrededor de $17 billones por cuenta de los incrementos graduales desde octubre de 2022.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • MinHacienda confirmó que no habrá alza de gasolina en diciembre pero sí en enero

    Ricardo Bonilla, titular de esta carera, aseguró que "siguen evaluando" cuánto falta realmente para el cierre final de la brecha.
    El ministro de Hacienda Ricardo Bonilla confirmó que este diciembre no habrá incremento del precio de la gasolina y que en enero volvería a realizarse un ajuste.
     
    "Todavía estamos evaluando que tanto realmente falta para cerrar la brecha, ya falta poco. Habíamos dicho que faltaban tres, ya se hizo uno, faltarían dos, pero creo que solamente necesitaríamos otro en enero", aseguró Bonilla.
     
    "Estamos mirando exactamente qué tanto falta por cerrar", dijo Bonilla. El titular de la cartera de Hacienda dijo que se emitirá una resolución cada mes que explique los precios, pero con un ajuste que fluctúe.
     
    Ricardo Bonilla agregó que "continuarán" las mesas de diálogo con los transportistas para el alza del diésel para 2024 para también cerrar la brecha con este combustible.
     
    "Mañana tenemos una reunión para mostrarles cuál es la perspectiva de lo que existe. Ellos tienen claro de que hay un desfase grande de los precios y que en algún momento hay que ver cómo se hace. Lo que no queremos es hacerlo de sorpresa si no mirar hasta donde podemos concertar"
     
    Por Roberto Casas para LaRepública.
  • MinHacienda y MinEnergía lanzaron borrador para focalizar subsidio a combustibles

    Se espera que con esta medida se genere un menor gasto para el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc).
    Las carteras de Hacienda y Minas y Energía, encabezadas por Ricardo Bonilla e Irene Vélez respectivamente, lanzaron un borrador de un decreto para comentarios en el cual se adiciona el Decreto 1068 de 2015 en relación con el mecanismo diferencial de estabilización de precios de la gasolina corriente motor (GMC) y el aceite combustible para motores (Acpm).
     
    El borrador propone determinar el mecanismo diferencial para los grandes consumidores en donde el ingreso al productor fósil de la gasolina motor corriente y el Acpm o diésel para los mencionados agentes deberá ser como mínimo el precio de paridad internacional y este no aplicaría a empresas generadoras de energía ubicadas en Zonas No Interconectadas (ZNI).
     
    Con esta medida, los ministerios estiman que la aplicación del mecanismo diferencial de estabilización de grandes consumidores generará un menor gasto para el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (Fepc) y, por tanto, una menor incidencia negativa en las finanzas públicas de la Nación.
     
    El borrador expone que los recursos públicos destinados a garantizar menores precios de combustibles son altamente regresivos porque benefician principalmente a las personas con mayores ingresos.
     
    "Los recursos destinados a financiar precios locales de combustibles líquidos fósiles menores a los internacionales para estos grandes consumidores podrían ser asignados a inversión o gasto público social con mayores rendimientos sociales para promover el desarrollo sostenible".
     
    Y se propone hacer una focalización a esos beneficios para incentivar así la transición energética al proyectar un impacto en las decisiones de consumo e inversión de los agentes del mercado de combustibles.
     
    El déficit del Fepc
     
    Según el documento publicado, el Fepc hasta el 2019 acumuló un déficit por $14,2 billones, que ascendía a $17,0 billones incluyendo los intereses causados a favor de la Nación. Esto porque el Fepc no contaba con fuentes corrientes que le permitieran honrar sus obligaciones con los productores y, por tanto, el Gobierno nacional sirvió de acreedor con el Fepc por medio de créditos extraordinarios del Tesoro
    nacional, y emisión de TES de este último y pagos a nombre del Fepc a terceros.
     
    En 2020, "se observó una pequeña posición neta superavitaria del Fondo principalmente asociada al relativo bajo precio internacional del petróleo durante la pandemia".
     
    Sin embargo, en 2021 y 2022, el resultado del diferencial de compensación de los precios de los combustibles líquidos, es decir, el precio local y el de referencia internacional y otros factores, el Fepc acumuló un déficit histórico por $11,4 billones (1% del PIB) y $36,7 billones (1,5% del PIB).
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Precio de la gasolina lograría paridad en $14.000, no $16.000 como dice el Gobierno

    Así lo afirmó un estudio del Banco de Bogotá, en el que aseguran que con ese valor se podría cerrar gradualmente el déficit del Fepc.
    En su intervención en la última Junta Directiva del Banco de la República, Ricardo Bonilla, ministro de Hacienda, aseguró que continuará la tendencia de aumentos en el galón de gasolina de los últimos meses. Según Bonilla, el precio del Acpm se mantendrá estable hasta tanto no cerrar el déficit de la gasolina. Y, de acuerdo a un análisis del Banco de Bogotá, haría falta solo un aumento de cerca de $1.000 para equiparar el precio local de la gasolina con el internacional, dejando el galón en $14.000 y no en $16.000 como dice el Gobierno.
     
    Lo anterior, teniendo en cuenta que ese monto depende de la volatilidad de la tasa de cambio y de los precios del petróleo, que impactan al precio del galón en el país.
     
    Las cuentas de Bonilla
     
    El ministro afirma que para este año, el déficit en el Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc) se redujo a $17,8 billones, que se tendrán que pagar en 2024. De este monto, $4 billones son por gasolina y el resto por Acpm o diesel, que aún no se ha modificado. "Se está cubriendo el pago del segundo semestre de 2022 que vale $8,4 billones, para así financiar el diferencial de los precios de la gasolina", explicó Bonilla en la última Junta del Emisor.
     
    Con esto en cuenta, a inicios de julio nuevamente se hizo un incremento de $600 en el precio del galón de gasolina, ubicándose en $12.964. Con este, ya se completan 10 meses consecutivos de incrementos. De esta manera, parece que se estaría logrando, de manera gradual, el cierre de brechas frente al precio internacional.
     
    El estudio de Banco de Bogotá señala que para esto también ha sido importante la apreciación de la tasa de cambio y la leve caída que ha tenido recientemente el precio internacional de referencia.
     
    Así lo explicó Camilo Pérez, gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, quien dijo que "hace un tiempo, la conversión del precio internacional a pesos colombianos daba niveles cercanos a $16.000. Sin embargo, recientemente hemos visto una caída del precio internacional y una apreciación de la tasa de cambio. Al hacer la conversión del precio de la gasolina a una tasa de referencia más baja, el referente que tenemos ahora es menor. Por eso estimamos que el precio de equilibrio hoy en día está cerca a los $14.000". Aunque señaló que el Gobierno podría establecer aumentos por encima del precio de equilibrio para compensar los subsidios que se está otorgando en Acpm.
     
    Pese al eventual cierre del diferencial respecto al precio internacional, Pérez afirmó que los aumentos tendrán un impacto importante en la inflación. "De manera inmediata va a haber un impacto en los precios en las personas que utilizan gasolina en sus propios vehículos. Pero poco a poco va a ser más evidente la presión que se va a generar en el transporte de carga. Aunque como ya se prevé que la gasolina no va a tener que aumentar tanto, el impacto inflacionario no va a tener la magnitud que preveíamos hace unos meses".
     
    Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, coincidió en que ya no va a ser tanto el aumento en el galón, pero su estimación es de $15.600. "No solo hay que tener en cuenta el diferencial de precios, sino también el efecto del IVA en el precio final". Aunque, hizo la salvedad de que se debe tener en cuenta el comportamiento de la tasa de cambio en el resto del año.
     
    Por Juliana Trujillo para LaRepública.
  • Queda una brecha de entre $6.000 y $7.500 con el precio internacional para el diésel

    El Carf estima que el subsidio al Acpm significa cerca de $16 billones del Fepc, y el total si se suma el monto de gasolina es de $20 billones.
    Con dos incrementos mensuales pendientes en la gasolina ya se acerca el inicio para los aumentos graduales del Acpm, más conocido como diésel.
     
    Uno de los factores que tienen quieto el precio del diésel en $9.145, en promedio por galón, es el hecho de que el Gobierno busca evitar un impacto en la inflación a través del transporte de carga, pero es un arma de doble filo que sigue incrementando un déficit que alcanza cerca de $16 billones para 2023, según cuentas del Comité Autónomo de la Regla Fiscal, Carf.
     
    El Ministerio de Hacienda calcula que el déficit completo, contando la gasolina, cierre en $20 billones este año.
     
    Analistas han calculado que la brecha de gasolina ya se cerró. “Desde hace más de un mes el ingreso al productor IP de la gasolina básica superó el costo de oportunidad del refinador, que está definido como el precio de paridad de exportación PPE”, dijo el analista e ingeniero Roberto Alban.
     
    Al inicio del mes, el cálculo de Julio César Vera, presidente de Xua Energy, también arrojó que el precio de la gasolina ya estaba por encima del precio de paridad. Pero el monto de la brecha varía todos los días, pues depende de varios factores: la tasa de cambio, el precio internacional de la gasolina y el Acpm, y el precio regulado que impone el Gobierno.
     
    Esto quiere decir que el camino que le queda a la brecha del Acpm es de, al menos, $6.000 o $7.500, lo que varía dependiendo de los factores mencionados. El Carf calcula que la brecha está entre $7.000 y $7.500. Mientras que Xua Energy estima un aproximado de $6.200.
     
    El “problemón” del déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, Fepc, parte del subsidio a los combustibles, porque el diferencial del precio de venta en Colombia y el precio internacional es subsidiado por el Estado.
     
    Cuando los combustibles aumentaron de precio en el resto del mundo, Colombia no incrementó sus precios, lo que hizo crecer el déficit de forma desmedida. El cierre de las brechas es el objetivo actual para no seguir subsidiando los combustibles. Andrés Velasco, director técnico del Carf, estima que aproximadamente $1,2 billones mensuales se destinan el subsidio al diésel.
     
    Por ahora, el MinHacienda sigue revisando el cierre de la brecha para tomar decisiones.
     
    Por Juliana Arenales para LaRepública.
  • Se mantienen las diferencias en torno al precio del diésel

    En una audiencia pública, representantes de gremios y de ministerios defendieron sus posturas con respecto al incremento de precios.
    El precio del diésel (Acpm) se ha mantenido estable desde 2022, cuando se realizó el último incremento en el ingreso al productor de este combustible. Esto ha llevado a que el Gobierno tenga que girar recursos importantes para pagar el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (Fepc).
     
    Por este motivo, se citó una audiencia pública en la Comisión Cuarta del Senado en la que representantes del Ministerio de Hacienda y de Transporte, así como gremios del sector presentaron sus argumentos con respecto al alza que podría tener el precio de este galón.
     
    A su vez, algunos gremios expusieron la necesidad de revisar la fórmula con la que se determina el valor del galón de este combustible y revisar otro tipo de alternativas para no generar un choque.
     
    La viceministra técnica de la cartera de Hacienda, María Fernanda Valdés, manifestó que durante 2023 el Gobierno pagó $7.143 por cada galón de este combustible por cuenta del congelamiento del precio. Eso llevó a que a cierre de año el Fpec le costará $20,5 billones al Gobierno, de los cuales unos $16 billones se explican por el subsidio al diésel.
     
    Añadió que es necesario tener en cuenta que es un subsidio regresivo, en la medida que se les da un mayor monto a los hogares de mayores ingresos en el país.
     
    Dijo que el comportamiento de la inflación en los hogares de menores ingresos ha tenido un comportamiento de disminución, con lo que podría iniciar la senda de alza en el precio del galón.
     
    Destacó que el efecto inflacionario es menor que el de un alza a la gasolina, en la medida que una subida de 1% en su precio impactaría en 1,4 puntos básicos el costo de vida.
     
    Ahora bien, Alfonso Medrano, presidente de la Cámara Intergremial de Transporte Unidos, expuso que se debería contemplar la posibilidad de cambiar la fórmula con la que se establece el precio de este combustible líquido “que es el que mueve al país”.
    A esto se sumaron otras propuestas como la posibilidad de que no se tuviera en cuenta el precio de paridad como referente para establecer el ingreso al productor.
     
    Esto quiere decir que en lugar de tenerse en cuenta el precio del barril Brent y el del dólar para calcular el precio del galón de combustibles, sino que se tenga en cuenta en costo para producir el combustible y a esto se le sume un margen de utilidad para Ecopetrol, que es el mayor productor de petróleo del país.
     
    Juan Pablo Fernández, asesor de la Cámara Intergremial de Transporte Unidos, dijo que de lo contrario, el sector del transporte de carga tendría un choque de precios que podría escalar entre 15% y 33% el valor del transporte de pasajeros y carga. “Eso impactaría toda la actividad productiva del país”, manifestó.
     
    Los representantes gremiales también llamaron la atención sobre otros aspectos que están teniendo impactos en el transporte de carga, como el incremento en los peajes.
     
    Nidia Hernández, presidente de Colfecar, manifestó durante la audiencia pública que por carretera se mueve hasta 97% de la carga nacional, que ya se ha visto afectado por la desaceleración económica.
     
    Destacó que mantener el precio estable tendría un efecto positivo en la economía, contribuyendo a mantener el consumo, gracias a tener estable los precios de los productos que se mueven. 
     
    Añadió que el PIB del transporte ha venido cayendo, pues en 2023 disminuyó 0,9%, con lo que una subida en el precio de su principal insumo tendría un efecto. Aseguró que hay inseguridad en el territorio, así como bloqueos que están poniendo aún más presión para los transportadores, con lo que una escalada podría ser una estocada para el sector.
     
    “Todo esto sumado está generando sobrecostos, y bajo esta situación ni el sector productivo ni el bolsillo de los colombianos pueden asumir un costo más”, remató Hernández y llamó a que se considere por este motivo mantener los precios estables en este combustible.
     
    Para este año, Hacienda espera que el déficit en el Fondo de Estabilización sea de $9,5 billones, lo que significa que haya un incremento en el precio del galón del Acpm.
     
    Sin embargo, hasta el momento no se ha hecho ningún ajuste, puesto que el Gobierno acordó hacer las alzas por medio de acuerdo con los transportadores. De hecho, el viceministro de Transporte, Eduardo Enríquez Caicedo, señaló que ya van 10 meses de diálogo con este sector para llegar a un acuerdo.
     
    Por Daniel Morales para LaRepública.