Menu
RSS
  • Cajamarca se juega su futuro este domingo

    En medio de un ambiente caldeado, la consulta popular en este municipio del Tolima definirá el futuro de uno de los proyectos mineros más grandes del mundo.

    Este domingo 26 de marzo los ojos del país estarán puestos en Cajamarca. En este pequeño municipio del Tolima, tradicionalmente agrícola y enclavado en las montañas de la Reserva Forestal Central, se realizará una consulta popular que definirá gran parte del futuro de uno de los proyectos mineros más grandes del mundo.

    Se trata de La Colosa, un inmenso depósito calculado en 1.000 toneladas de oro que la empresa surafricana AngloGold Ashanti quiere explotar luego de la obtención de la licencia ambiental. Algo que no ha ocurrido porque, por un lado, según la compañía faltan al menos tres años para terminar los trabajos de exploración y, por el otro, porque desde que se conoció el proyecto, a mediados de 2009, se levantó una controversia nacional por los impactos ambientales que tendría una obra de esta magnitud.

    Desde ese momento, La Colosa se volvió un tema de debate nacional. Y como no podía ser de otra manera en este país polarizado, las posiciones a favor y en contra muchas veces han cambiado los argumentos técnicos y científicos por las ofensas y las descalificaciones. A pesar de ese ambiente crispado, algunas informaciones han salido a la luz para dar cuenta del panorama al que se enfrentan Cajamarca y el país frente al desarrollo de este proyecto minero.

    AngloGold afirma que si bien ya estableció la localización del yacimiento, no es posible evaluar el impacto de la posible explotación sin tener totalmente definidos los aspectos técnicos, geológicos, hidrogeológicos, geotécnicos, económicos, sociales y ambientales. Esto ocurrirá cuando termine la fase exploratoria y comience la elaboración del Estudio de Impacto Ambiental que deberán analizar las entidades correspondientes para decidir si otorgan o no la licencia.

    Sin embargo, a finales del año pasado, el Grupo de Investigación Terrae publicó un informe en el que señala algunas de las posibles amenazas ambientales de La Colosa. El documento advierte que desde la fase exploratoria, que implica actividades de perforación y remoción de vegetación, “existe deterioro en las aguas localizadas en el área de influencia del proyecto La Colosa por liberación de algunos elementos químicos”. Una de esas sustancias es el Bario, que, según los investigadores, podría estar relacionado con las perforaciones.

    La disponibilidad del agua es otro de los grandes interrogantes. Actualmente AngloGold utiliza 1,7 litros de agua por segundo en las labores de exploración. En la fase de explotación, la multinacional estima que usará 300 litros de agua por segundo, pero afirman que el 80% “será recirculada”. Aunque la empresa se defiende con el argumento de queeste volumen de agua es menos del 1% del caudal del río Coello, según los cálculos de Terrae esta cantidad de líquido podría abastecer hasta 67.200 habitantes por día.

    Sin duda, el riesgo más apremiante tiene que ver con la generación de desechos y la construcción de la presa para almacenarlos. De acuerdo con los investigadores, este lugar, que acumulará el lodo tóxico que forman los residuos, se puede convertir en una “bomba de tiempo” si se tiene en cuenta la altura en la que está ubicado el proyecto.

    Para dimensionar el tamaño que tendrá esa piscina de desechos, basta hacer el siguiente cálculo. Se estima que la concentración de oro de este yacimiento es cercana a 0,8 gramos por cada tonelada de roca. Es decir, para extraer un solo gramo de oro se generarán por lo menos 1,2 toneladas de desecho de roca que se mezclarán con grandes cantidades de cianuro y se almacenarán en un sitio necesariamente inclinado y con un ingrediente de riesgo adicional: esta es una zona de alta actividad sísmica, atravesada por la falla geológica de Palestina.

    Por eso el temor de los investigadores es que ocurra un desastre parecido al de Mariana, en Brasil, donde la rotura de una presa de este tipo liberó 32 millones de metros cúbicos de desechos tóxicos que se propagaron 640 kilómetros a lo largo del Rio Doce, matando a trabajadores mineros y habitantes del cercano pueblo de Bento Rodrigues. Otras miles de personas perdieron sus casas y sus trabajos. 

    Todos estos riesgos alimentaron la oposición al proyecto de las organizaciones ambientalistas y algunas comunidades, quienes luego de un par de años de lucha lograron sacar adelante una consulta popular para que los habitantes de Cajamarca manifiesten su opinión sobre el proyecto.

    La consulta se realizará este domingo 26 de marzo y en ella podrán participar 16.312 ciudadanos. Para que el resultado tenga validez, deberán votar al menos 5.438 personas. La pregunta que tendrán que responder es: ¿Está de acuerdo, sí o no, con que en Cajamarca se ejecuten proyectos y actividades mineras?

    A pocos días del evento, la tensión es evidente. Mientras que los promotores de la consulta hacen campaña por el ‘No’ en el pueblo y a través de las redes sociales, se han conocido denuncias sobre el supuesto interés de la empresa y de algunos políticos afines a ella de sabotear la participación ciudadana mediante estrategias como organizar viajes masivos y retener cédulas a cambio de dinero. Por si fuera poco, la Registraduría anunció esta semana que reducirá el número de mesas disponibles para votar, algo que los líderes de la consulta han tomado como un intento por evitar que la gente salga a votar.

    AngloGold niega tajantemente estas acusaciones y afirman que son respetuosos de los mecanismos de participación popular. Y aun en caso de que la votación por el ‘No’ fuera mayoritaria, confía en que de acuerdo con el fallo del Consejo de Estado en la sentencia de tutela sobre la consulta popular de Ibagué, los efectos de una consulta popular no afectarán los contratos de concesión suscritos y actualmente vigentes, y por ende sólo tendrán efectos hacia el futuro. Sin embargo, según Diana Rodríguez, investigadora de Dejusticia, "las consultas populares sí tienen efectos sobre las zonas donde hay títulos mineros porque los títulos mineros no son derechos adquiridos, son meras expectativas".

    Este es el contexto en el que se desarrollará un evento que marcará un antes y un después en Colombia. Tras años de una intensa disputa que ha escalado hasta los escenarios nacionales, los habitantes de Cajamarca tendrán la posibilidad de opinar acerca del futuro de su municipio. Cualquiera que sea el resultado, los megaproyectos extractivos y la participación de las comunidades en ellos no serán lo mismo desde el lunes en la mañana.


     

    Fuente: sostenibilidad.semana.com/

  • Las perspectivas de Anglogold, en un panorama minero sin brillo

    La multinacional minera de origen sudafricano se ha tenido que adaptar a un mercado cambiante, influenciado por la caída del precio del oro y una férrea oposición a proyectos bandera como La Colosa en Cajamarca.

    Foto: Proyecto La ColosaFoto: Proyecto La ColosaUn dramático recorte presupuestal para este año en Cajamarca, población donde está su mayor apuesta en el país, y el anuncio de la venta de títulos a otra multinacional, dejan entrever que no todo en el negocio de la minería brilla para Anglogold Ashanti (AGA).

    Si bien la multinacional confirmó a EL NUEVO DÍA que desde este mes se retomó las actividades de exploración en La Colosa, luego del remezón y la incertidumbre que generó la consulta minera en Cajamarca, los últimos acontecimientos revelan que el negocio no pasa por su mejor momento.

    De un lado están las variables que lo afectan desde el mercado internacional como la caída de los precios internacionales del oro, situación que podría sostenerse o tender a desmejorar.

    Según analistas consultados por la Agencia Reuters, 2015 podría ser un nuevo año de pérdidas para el metal, el tercero de bajas cotizaciones que se registra en serie, para ser más precisos.

    De acuerdo con esas previsiones, que han sido difundidas en distintos medios de comunicación, se estima que este año la cotización del metal precioso estará en un promedio de 1.234 dólares la onza, una baja de tres por ciento con respecto a los registros de 2014.

    En referencia a los precios, se calcula que la cotización internacional del metal ha pasado de mil 700 dólares a unos mil 257, lo que constituye una reducción de un 20 por ciento.

    Al lado del comportamiento de los precios, que para los analistas afecta la inversión en el sector, está la oposición de comunidades en Cajamarca que anunciaron que no quedarán de brazos cruzados pese a que el Concejo de la localidad rechazó la posibilidad de una consulta minera.

    Pero el Estado también es otro actor que ha incidido en la suerte del sector. Para compañías como AGA, las reglas de juego desde el punto de vista jurídico no han sido claras, lo cual completa el listado de razones que fundamentaron el recorte de la inversión en Cajamarca.

    Y están, además, otras decisiones que han trascendido hasta los medios de comunicación como The Wall Street Journal, diario que reveló la intención de AGA de buscar compradores o socios para sus proyectos mineros en Colombia, donde no se descarta el de La Colosa.

    Una consulta que incomoda

    Las consultas mineras en el Tolima han demostrado que pueden ser una verdadera ‘piedra en el zapato’ para los grandes desarrollos mineros que impulsan compañías como Anglogold Ashanti.

    Una de ellas impidió que las operaciones de AGA en Piedras fueran un hecho, y el anuncio de la realización de otra en Cajamarca en oposición a La Colosa fue uno de los asuntos que desencadenaron el recorte en la inversión del 50 por ciento que adelantó la compañía en ese municipio tolimense.

    Aunque la empresa, en una carta enviada a principios de 2015 al Concejo municipal de Cajamarca, indicó varias causas de órdenes jurídico, técnico y económico, la incertidumbre que generó la consulta minera fue, sin lugar a dudas, una de las de mayor peso.

    El cierre de la llave en los recursos para este año significó la disminución de la planta de personal de la empresa al “mínimo requerido”.

    Así como la reducción de las compras de bienes y servicios relacionadas con el proyecto minero La Colosa y hasta la suspensión de la creación de una fundación, que, según AGA, tenía intereses sociales.

    Más allá de las implicaciones económicas y sociales generadas por el recorte, que para muchos ya se evidencian en el municipio, la decisión de AGA fue un mensaje que ha servido para fortalecer las suposiciones acerca del cambio de rumbo en las aspiraciones de la compañía.

    Incluso hay quienes han manifestado que la firma estaría pensando en marcharse del país, pero hasta el momento todo se ha quedado en suposiciones y versiones no oficiales.

    Por ahora, lo cierto y lo único oficial es que las actividades en La Colosa continuarán adelante luego de que 10 de 11 concejales en Cajamarca, dijeran “No” a la consulta minera, el pasado 15 de febrero.

    No obstante y aunque las aspiraciones de muchos cajamarcunos no prosperaron, el avance del megaproyecto no lleva el mismo ritmo de antes, debido al recorte en la inversión anunciado por AGA a principios de este año.

    Carlos Hernando Enciso, gerente de Asuntos Corporativos de AGA, dijo a EL NUEVO DÍA que “de manera progresiva se irá recuperando la dinámica del proyecto, debido al recorte presupuestal que sufrió para 2015”.

    Y mientras la iniciativa continúa en su etapa de exploración, la multinacional deberá ir sorteando los obstáculos planteados por las comunidades que se oponen a la minería en Cajamarca.

    Desde que comenzaron los plantones y protestas por la decisión del Cabildo, sus líderes anunciaron la posibilidad de una consulta popular autónoma, que incluya un veeduría internacional.

    ¿Ventas y alianzas?

    AGA ha adelantado varias ‘movidas’ en lo que va del 2015. A finales de enero pasado, se conoció que la multinacional australiana Pacífico Minerals Limited firmó un acuerdo para adquirir títulos de propiedad de la minera sudafricana en Puerto Berrío, Antioquia.Simón Noon, presidente de Pacífico Minerals, dijo a el diario El Tiempo que la “adquisición representa un área para el proyecto Berrío mucho más amplia que la actual”.Y que “los nuevos terrenos contienen objetivos de exploración. Entre los más importantes, la compañía identificó, en su campaña exploratoria de 2014, extensiones de estructuras mineralizadas”.

    Agregó que “el costo de entrada para este negocio fue extremadamente bajo, y la compañía ha asegurado el 100 por ciento de la participación en esta área”.

    Sin embargo, el acuerdo podría ser visto como el inicio de un proceso de selección y descarte en el que Anglogold Ashanti estaría analizando dentro de su mapa de proyectos, en qué iniciativas estratégicas centrará sus inversiones.

    Y lo indicado en el artículo del The Wall Street Journal apunta a que uno de sus apuestas de aquí en adelante podría ser La Colosa.

    Según el citado medio, con el fin de recortar los costos y reducir la deuda, la minera está a la “búsqueda de socios o compradores” de sus activos en Colombia y en América.De acuerdo con El Tiempo, la minera ha estado discutiendo posibles ofertas que incluyan proyectos de cobre y oro de desarrollo en Colombia y una mina de oro en Colorado, en Estados Unidos.

    Y en Colombia La Colosa podría ser uno de ellos. La compañía no solo estaría buscando socios para compartir riesgos y costos en el proyecto.

    También, la venta de activos es una posibilidad que incluye al megaproyecto de Cajamarca, aunque no se ha oficializado nada al respecto.

    CARTA AL CONCEJO

    A principios del año, AGA anunció un dramático recorte en su presupuesto para 2015, referido a su operación en el Tolima. Mediante una carta que fue enviada al Concejo del municipio, la multinacional minera informó las circunstancias que generaron la decisión y los recortes presupuestales aprobados. Recorte de la planta de personal “al mínimo requerido”, reducción de las compras de bienes y servicios relacionados con el proyecto, y la suspensión del proceso de creación de una fundación estuvieron entre las determinaciones.

    La misiva, que fue firmada por Felipe Márquez Robledo, vicepresidente de Asuntos Corporativos de la firma minera, señala: “Nos hemos visto abocados a tomar decisiones dolorosas, pero basadas en la incertidumbre del adelantamiento de una consulta popular en Cajamarca, que desde lo político, y no de lo legal, pueda truncar la posibilidad de desarrollo de la empresa”. Y añade que otra razón del recorte fue la “indefinición legal sobre la delimitación de las áreas de páramo en la zona de impacto del proyecto”.

    “Las restricciones impuestas a la exploración minera”, que, según la firma minera, “la hacen excesivamente costosa” y “la dificultad en el mercado global del oro” incidieron en el reajuste presupuestal. Por último, la compañía resalta la “desmejora en las condiciones de seguridad que ha concluido en amenazas en contra del proyecto y de sus empleados”.

    LA COMPAÑÍA NO HA OFICIALIZADO CUÁLES SON LOS ACTIVOS QUE SE VENDERÍAN: ENCISO

    Carlos Hernando Enciso, gerente de Asuntos Corporativos de AGA, se refirió varios asuntos relacionados con la compañía.

    END: Luego de que fuera negada la realización de la consulta minera de Cajamarca, ahora ¿qué sigue para el proyecto La Colosa?

    CHE: AngloGold Ashanti retomará en marzo las actividades de exploración. No al mismo ritmo, de manera progresiva se irá recuperando la dinámica del proyecto, debido al recorte presupuestal que sufrió para 2015. Igualmente se avanzará con el diálogo social que permita mejorar la aceptación y percepción favorable del proyecto en Cajamarca.

    La no realización de una consulta popular para estos temas le da una nueva oportunidad a Cajamarca. Este municipio hoy sufre una grave crisis agrícola, no tiene agua potable y tiene un alcantarillado en pésimas condiciones. Cajamarca merece ser apoyado por el Gobierno nacional para recuperar su competitividad, fortaleciendo su vocación agropecuaria y aportando al mejoramiento de la calidad de vida de su gente. La Colosa podría participar en la solución de algunas de sus grandes necesidades.

    END: ¿Qué opinión tiene la compañía acerca de que grupos opositores al proyecto en Cajamarca estén pensando ahora en adelantar una consulta popular autónoma?

    CHE: No tenemos conocimiento de este tipo de acciones. La oposición es necesaria en cualquier instancia, todo lo que esté enmarcado en la legalidad y la institucionalidad tiene nuestro respeto. No estamos de acuerdo con las vías de hecho ni con las posiciones politizadas que con ligereza de argumentos atemorizan a la comunidad y la polarizan.

    Varios de nuestros colaboradores han sido víctimas de discriminación e intimidación, expuestos a escarnio público sin ningún tipo de consideración por su dignidad.

    A finales de 2014 grupos opositores incineraron el vehículo de uno de nuestros colaboradores del área de relacionamiento comunitario. Grupos opositores permanentemente se han encargado de impedir, por medio de la intimidación, la socialización del proyecto La Colosa. Cuando anunciamos las reuniones, en varias oportunidades han buscado a quienes aceptan la convocatoria y los intimidan, logrando en varias ocasiones que se cancele la socialización. Eso no lo compartimos.

    La comunidad cajamarcuna necesita soluciones a sus necesidades y no cortinas de humo con las que algunos pretenden tener utilidades, principalmente electorales. Nosotros siempre estaremos abiertos a un diálogo respetuoso y sincero.

    END: En relación con la publicación The Wall Street Journal, ¿hasta ahora existe algún acuerdo o un posible comprador o socio?

    CHE: (…) Nos remitimos a las afirmaciones que públicamente ha hecho nuestro CEO (Chief Executive Officer – Presidente Mundial de AGA) Srinivasan Venkatakrishnan: Aun cuando un posible proceso de venta está siendo analizado, la compañía no ha oficializado cuáles son los activos que se venderían debido a que existen minas en operación, alianzas compartidas y diferentes grupos de interés involucrados.

    END: ¿Es cierto que la posibilidad de vender tiene como objetivo disminuir costos y reducir deudas? ¿existen otras razones?

    CHE: Un proceso parcial o total de venta de alguno de los activos de AngloGold Ashanti en el mundo está siendo evaluado como parte del plan de reducción de la deuda actual de la compañía.

    END: Ante la posibilidad de venta o asociación, ¿cuál es la primera opción que se contempla en la compañía?

    CHE: AngloGold Ashanti está en proceso de búsqueda de socios para la mina Obuasi en Ghana y para proyectos de exploración en Colombia, proceso que de concretarse, sería informado en su momento.

     por CRISTIAN ARROYO

    Fuente: elnuevodia.com.co

     

  • Opinión: “Cajamarca dos semanas después"

    Proyecto La Colosa - Cajamarca, TolimaProyecto La Colosa - Cajamarca, TolimaHe decidido hablar de este tema dos semanas después, justo porque el primer problema que encuentro es que la forma en que se viene dando este debate, es todo lo contrario a uno racional y ponderado, en el que solo el tiempo y la reflexión profunda, puede encontrar explicaciones y salidas. Han primado de un lado posiciones cuasi-fundamentalistas que pretenden satanizar el desarrollo minero y circunscribirlo a la simplista ecuación de que minería es igual a fin del agua y destrucción ambiental.
     
    Pero por el otro lado, falta también conciencia del legítimo sentimiento de quienes viven en el vecindario los costos sociales, económicos y ambientales de la extracción, aún de aquella que se hace con apego a la ley. Dos semanas después del referendo en Cajamarca, y con una larga cola para próximos procesos de participación, surgen varios interrogantes aún no resueltos. El primero de ellos: ¿cuál es el modelo de desarrollo sostenible que queremos como país?. Es perfectamente posible tomar la decisión como sociedad de no acompañar el crecimiento con minería e hidrocarburos, pero la pregunta que habría que hacerse es ¿como encontramos una nueva fuente de financiación para la política social, las necesidades de infraestructura y en general las necesidades fiscales presentes y futuras?. Este sector llego a representar el Colombia 50% de las exportaciones, 7% del PIB y 20% de los ingresos fiscales.
     
    Una segunda duda es si ¿es equivocado o acertado imaginarse una salida a al dilema entre país verde versus país minero?. Si dicho dilema fuese insubsanable, ¿cómo han existido naciones como Australia, Canadá o Noruega, que han logrado aprovechar sus recursos naturales, a la vez que logran un desarrollo sostenible?.
     
    En tercer lugar, ¿no será que al impedir el desarrollo minero legal o formal, estamos alimentando o siendo caldo de cultivo a la minería ilegal?. Aún en regiones que se opongan a la extracción, siempre racionalmente habrá alguien interesado en aprovechar la mayor rentabilidad de quien produce sin la los costos de la formalidad.
     
    En cuarto lugar, ¿no será este un buen momento para lograr un sano entendimiento de lo regional y lo nacional en el desarrollo?. Con juiciosos datos, el Profesor Manuel Rodríguez demuestra qué hay diferencias significativas en municipios de vocación minera respecto de aquellos que no lo son, en impactos sociales indeseables como mortalidad infantil, población el condiciones de miseria y muertes violentas.
     
    En simultánea con lo anterior, merece especial atención y reflexión que lo local no termine poniendo en riesgo el interés del desarrollo nacional. Me recuerda esto la historia de dobles calzadas y la decisión de las autoridades locales para no permitir la construcción de esas avenida en las afueras de un municipio, justamente para preservar el interés local del tránsito por el pueblo. Muchas veces será necesario privilegiar cuidadosamente el bien público sobre el bien particular, con el cuidado también de no violentar una decisión
     
    local que fue tomada en el marco de una institucionalidad vigente.
     
    Adicionalmente, es necesario también tener presente que decisiones tipo Cajamarca pueden generar costos importantes de desconfianza en los inversionistas, por el desconocimiento de la legítima tenencia de títulos mineros (cuando fuere del caso). La seguridad jurídica es un activo muy valioso que evita millonarias demandas al estado que pagaremos todos los contribuyentes, así como anima la inversión extranjera directa.
     
    Finalmente bien vale la pena reflexionar que es conveniente, en decisiones del calibre de las que se han debido tomar en Cajamarca, que el Estado actúe con información, equilibrio e independencia. Para poder ratificar si un proyecto es viable o sostenible, debe tenerse un marco de conocimiento que no se subsana con un ejercicio que por más democrático que sea, puede adolecer de la capacidad para concluir sobre la viabilidad técnica de un proyecto. La conclusión es que este no es un tema binario de 1 o 0 o de sí o no. Aquí caben los grises. Obviamente no faltará los que quieren presionar el sí por intereses de capitalismo salvaje o los que quisieran capitalizar con el no réditos de proselitismo político. Pero dos semanas después, mi invitación es a que hagamos un debate maduro, racional y urgente en soluciones.
     
    ELESPECATADOR.COM