Menu
RSS
  • A Paso De Tortuga Para Prohibir El Mercurio

     

    Entró en vigencia el acuerdo mundial para controlar este metal. El Congreso no ha sido capaz de ratificarlo aunque Colombia es uno de los más afectados.

    El Convenio de Minamata, que busca poner punto final a una trágica historia de contaminación ambiental que afectó a miles de personas a lo largo de varios siglos, entró en vigor después de que 74 países, de los 128 que firmaron, lo ratificaran. Las naciones que son parte del convenio tendrán que tomar medidas como prohibir nuevas minas de mercurio, eliminar las existentes y regular su uso.

    El mercurio comenzó a utilizarse hace mucho tiempo. En el siglo XV se usó para tratar a pacientes con sífilis y en el siglo XVII la industria de sombreros de fieltro lo utilizó en sus procesos. Los mineros descubrieron que por sus propiedades químicas y capacidad de formar aleaciones era útil para la extracción de metales.

    El mercurio también se convirtió en parte de las amalgamas que usan los odontólogos, en termómetros y medidores de presión arterial, baterías de botón que se usan en juguetes y relojes, en los bombillos fluorescentes y pequeñas partes de algunos electrodomésticos.

    El problema es que las consecuencias del uso de mercurio pueden ser desastrosas. Incluso en pequeñas cantidades puede causar graves problemas de salud y es peligroso para el desarrollo intrauterino y en las primeras etapas de vida. Puede ser tóxico para los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel, los pulmones, los riñones y los ojos.

    El Convenio de Minamata muestra que nuestro trabajo para proteger el planeta y su gente puede continuar uniendo a las naciones. Lo hicimos por la capa de ozono, lo estamos haciendo por el envenenamiento con mercurio, y es lo que necesitamos hacer respecto al cambio climático, una causa a la que también servirá el Convenio de Minamata”, dijo Erik Solheim, director de ONU Medio Ambiente.

    Cada año se emiten hasta 8.900 toneladas de mercurio en el mundo. La minería expone a la intoxicación por mercurio a unos 15 millones de trabajadores en 70 países diferentes, incluidos niños. Colombia es uno de los países que más liberan al medioambiente el “veneno plateado”. De acuerdo con cifras del Departamento Nacional de Planeación, entre 50 y 100 toneladas de mercurio se vierten cada año en ríos, cuerpos de agua y suelos.

    En 2013, Colombia firmó el Convenio. A partir de ahí el tratado, convertido en la Ley 1658, comenzó su trámite para ser ratificado. Cinco años después no ha sido posible que el país selle su compromiso. Primero se estancó en la Cancillería y ahora en el Congreso de la República.

    Es la suma de múltiples acciones que nos permitirán llegar a una Colombia sin mercurio”, reflexionaba Mauricio Cabrera, experto en minería de la organización WWF, en el documento que acaba de ser publicado, Convenio de Minamata: Así actúa Colombia.

    El ministro de Ambiente, Luis Murillo, apuntó en la misma publicación que sin la ratificación del Congreso el país no podrá acceder a fondos internacionales y poner en marcha acciones para cumplir los compromisos.

    Fuente: Elespectador.com

     

  • Colombia ratificaría convenio internacional que busca eliminar uso del mercurio en minería

    La radicación de este Proyecto de Ley fue acompañado por el representante a la Cámara del partido Mira, Carlos Eduardo Guevara. - Foto de Elcolombiano.comLa radicación de este Proyecto de Ley fue acompañado por el representante a la Cámara del partido Mira, Carlos Eduardo Guevara. - Foto de Elcolombiano.comLas autoridades ambientales en Colombia estiman que al menos 70 ríos de los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba, están contaminados por el uso de mercurio en la industria minera, y que por lo menos, el 50% de éste químico ingresa al país ilegalmente.
     
    En ese sentido, el ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, radicó en la Secretaría General del Senado un Proyecto de Ley para la ratificación del Convenio de Minamata, del cual Colombia hace parte y que pretende erradicar el uso mundial del mercurio en la minería.
     
    Minamata es considerada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, como una enfermedad que provoca un síndrome neurológico grave y permanente como consecuencia del envenenamiento por mercurio.
     
    Colombia es hoy por hoy el mayor importador de mercurio de los países de América Latina y el Caribe, con casos reportados y certificados científicamente de personas con altos niveles de contaminación con mercurio como consecuencia del consumo de agua y de peces que han tenido contacto con ese metal líquido.
     
    La radicación de este Proyecto de Ley fue acompañado por el representante a la Cámara del partido Mira, Carlos Eduardo Guevara, quien destacó que el documento propone la realización de un estudio epidemiológico que permita establecer el número de personas enfermas como consecuencia del consumo de mercurio.
     
    "Lo más delicado es que parte de este mercurio viene de forma ilegal; hay más de 70 ríos contaminados con este químico que es acumulativo y que llega hasta el consumidor final generando problemas cerebrales, cáncer, problemas para los recién nacidos y esterilidad para el ser humano", argumentó el representante Guevara.
     
    HSBnoticias
  • Editorial :Aguas peligrosas

    Hay que actuar con todas las herramientas de la ley contra la minería ilegal.

    Alarmante. No de otro modo puede calificarse el hecho de que los ribereños de la estrella fluvial del Inírida, en el departamento del Guainía, presenten en el cuerpo concentraciones de mercurio hasta 109 veces mayores que las recomendadas por la misma Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Tal evidencia, si bien la ha cuantificado por primera vez la Secretaría de Salud de este departamento, permite fácilmente inferir que el problema afecta a la mayoría de la población que convive en zonas cercanas a donde se ejerce la minería ilegal.

    Y aunque los resultados son fruto de una investigación del 2015 y no se conocían hasta hoy, reflejan un panorama desalentador y preocupante desde la óptica sanitaria si se tiene en cuenta que las personas examinadas, 202, de 15 comunidades, al parecer han adquirido este metal en forma crónica, a tal punto que se ha acumulado en su cuerpo de manera progresiva, sin presentar síntomas que potencialmente exijan la consulta médica. En otras palabras, son poblaciones que, si bien están realmente enfermas, desconocen su situación.

    ¨No solo es la afectación de la salud individual, sino que la supervivencia de comunidades enteras está en riesgo¨

    El agravante es que muchos de estos pobladores pertenecen a comunidades indígenas aisladas del sistema de salud. Así lo evidencia otra investigación, hecha en el 2014 por estudiosos de la Universidad de Cartagena y Parques Naturales Nacionales, que recorrió el río Caquetá para medir los niveles de mercurio y encontró que el 94 por ciento de los individuos analizados excedían en su cuerpo la dosis de referencia para este elemento, de una parte por millón, definida por la Agencia de Protección Ambiental (EPA).
    Como se observa, no basta con ratificar que este es un problema asociado a la minería ilegal, realizada por delincuentes, para ligarlo esencialmente a una situación de tipo judicial que, no obstante su importancia, oculta la verdadera dimensión de una tragedia humana: no solo es la afectación de la salud individual, sino que la supervivencia de comunidades enteras está en riesgo, empezando por el deterioro cerebral de los embriones, y se proyecta a un daño genético para las próximas generaciones.
    Es, entonces, un asunto crítico. Y deja ver la fragilidad del sistema de salud en estas poblaciones, pues, si bien se jacta de tener una cobertura casi universal, en este caso se observan unas grietas inquietantes. ¿No debería la institucionalidad volcarse, con un carácter promocional y preventivo, a esos lugares apartados, en vez de esperar a que las personas consulten sin síntomas, sin ilustración sobre sus potenciales males o cuando ya no hay remedio?

    Aquí no cabe disculpa. Hay que actuar con todas las herramientas de la ley contra la minería ilegal, que toma visos de crimen humano y ecológico. Los daños causados por el mercurio en el organismo son conocidos desde hace largo tiempo, y muchos ríos de Colombia están cargados de este metal. Y la cuestión se complica más cuando la gente, al carecer de acueductos, debe disponer de esas aguas peligrosas para suplir sus necesidades cotidianas. Urge actuar en salud. Solo queda la respuesta de las autoridades del ramo ante el interrogante, al tenor de la Ley Estatutaria.

    Fuente: Eltiempo.com            

     

  • El Mundo Se Une Contra La Contaminación Por Mercurio

    La primera reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Minamata sobre Mercurio (COP1) se celebra del 24 al 29 de septiembre de 2017 en Ginebra, Suiza.

    Unos 15 millones de mineros artesanales y de pequeña escala están expuestos al mercurio en más de 70 países de todo el mundo.

    La exposición al mercurio causa daños duraderos al cuerpo humano, particularmente en niños y fetos.

    Ginebra, 24 de septiembre de 2017 - Representantes de más de 150 países se reúnen en Ginebra esta semana para marcar un hito en sus esfuerzos por combatir la contaminación por mercurio, una de las sustancias químicas más peligrosas para la salud humana y el medio ambiente. Se trata de la primera Conferencia de las Partes del Convenio de Minamata sobre Mercurio, que entró en vigor el 16 de agosto de 2017.

    El mercurio es una neurotoxina con un alcance global. Este metal pesado es liberado en el medio ambiente como resultado de una serie de actividades humanas, allí entra en la cadena alimentaria, se acumula en el cuerpo y puede causar daños al cerebro, el corazón, los riñones, los pulmones y el sistema inmunológico de personas de todas las edades. El mercurio es particularmente dañino para los niños y los fetos, cuyo sistema nervioso está en desarrollo. Los daños al cerebro causados no pueden ser revertidos y no se conoce ningún nivel de exposición segura al mercurio en seres humanos, ya que los efectos pueden observarse incluso en niveles de contacto muy bajos.

    Las partes en el Convenio de Minamata sobre Mercurio comenzarán a aplicar el nuevo tratado global que incluye la prohibición de nuevas minas de mercurio y la eliminación de las existentes; regular el uso del mercurio en la minería aurífera artesanal y en pequeña escala, de ciertos procesos industriales y de la producción de artículos cotidianos tales como ciertas lámparas fluorescentes compactas, baterías y empastes de dientes; así como controlar las emisiones de mercurio como subproducto de una serie de sectores industriales, incluida la quema de carbón.

    "Este convenio salvará vidas", dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente. "La gente en todo el mundo está siendo envenenada y es hora de que esto se detenga. Ahora comienza el trabajo para eliminar el mercurio de nuestros procesos industriales y mantenerlo fuera de nuestros cuerpos y nuestros frágiles ecosistemas”.

    Miles de toneladas de mercurio se emiten cada año a través de emisiones al aire, tierra y agua. El mercurio puede liberarse naturalmente por incendios forestales, erupciones volcánicas o el desgaste de rocas que contienen el metal. Sin embargo, las emisiones más significativas provienen de las actividades humanas, particularmente de la quema de carbón y la minería de oro artesanal y de pequeña escala. Sólo la minería expone al envenenamiento a hasta 15 millones de trabajadores y sus familias en más de 70 países, y esto incluye a los niños trabajadores.

    La contaminación por mercurio es un problema global, ya que se vaporiza y por lo tanto puede ser transportada a través del aire a largas distancias lejos de su fuente de emisión original, afectando al aire, el agua y el suelo. Como el mercurio es un elemento indestructible, el convenio de Minamata estipula también las condiciones para su almacenamiento provisional y su eliminación cuando se convierte en residuo.

    Durante siglos, el mercurio se ha utilizado en dispositivos de medición como termómetros y esfigmomanómetros (dispositivos de presión sanguínea). El Convenio de Minamata estipula la eliminación gradual de la fabricación, importación y exportación de estos productos con mercurio al 2020. Varias instituciones de salud en países como Sudáfrica, Brasil y Filipinas han demostrado que esto es factible.

     El Convenio de Minamata

    El Convenio de Minamata contiene disposiciones que se refieren a todo el ciclo de vida del mercurio, incluidos controles y reducciones en una gama de productos, procesos e industrias en los que se utiliza, se libera o se emite el metal. También aborda la extracción primaria de mercurio, su exportación e importación, su almacenamiento seguro y su eliminación una vez que convierte en residuos.

    En virtud del convenio, los países deben:

    ·Controlar las emisiones de mercurio de industrias clave (incluyendo el carbón, incineración de residuos, metales no ferrosos y producción de cemento).

    ·Prohibir la extracción de mercurio y cerrar minas de mercurio existentes después de un período de tiempo.

    ·Controlar el comercio de mercurio.

    ·Trabajar para reducir el uso de mercurio en la minería de oro artesanal y en pequeña escala - la mayor fuente de contaminación por mercurio

    ·Promover la cooperación internacional en la vigilancia del mercurio y la innovación

    Suministro, Comercio y Demanda Globales del Mercurio

    El nuevo informe de ONU Medio Ambiente, Suministro, Comercio y Demanda Globales del Mercurioconfirma que la minería aurífera artesanal y de pequeña escala es la mayor fuente de emisiones de mercurio (principalmente en África, Asia y América Latina), seguido por la quema de carbón. Los principales usos del mercurio continúan en la minería de oro artesanal y de pequeña escala, y en la producción de cloruro de vinilo monómero, siendo estas dos aplicaciones responsables de más de 60% de la demanda mundial de mercurio.

    La minería aurífera artesanal y a pequeña escala produce de 12 a 15% del oro del mundo y emplea a alrededor de 15 millones de personas, a menudo en zonas rurales remotas, incluyendo a entre 4 y 5 millones de mujeres y niños que a menudo no tienen conciencia de los riesgos del mercurio y alternativas más seguras. Existen múltiples programas para ayudar a los mineros a cambiar a procesos de minería sin mercurio, pero los desafíos son enormes.

    Para satisfacer la creciente demanda de oro, nuevas cadenas de suministro de mercurio han surgido desde 2011 en México e Indonesia, con una producción combinada estimada en entre 800 y 1100 toneladas en 2015.

    El uso de mercurio en la producción de cloruro de vinilo monómero también se encuentra en un máximo histórico, aunque se han adoptado medidas para reducir y finalmente eliminar el proceso basado en mercurio.

    Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente

    La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el máximo órgano mundial de toma de decisiones ambientales, se reunirá en Nairobi, Kenia, del 4 al 6 de diciembre de 2017, con la contaminación como tema principal. Más información en: http://www.unep.org/environmentassembly/es

    Nota a los editores

    El convenio, firmado por 128 países, toma su nombre del más grave desastre de envenenamiento por mercurio de la historia, que ocurrió en Minamata, Japón, en mayo de 1956, después de décadas de descarga de aguas residuales industriales en la Bahía de Minamata. Los aldeanos que comían pescado y mariscos de la bahía empezaron a sufrir convulsiones, psicosis, pérdida de conciencia y coma. En total, se certificó que miles de personas sufrieron directamente de intoxicación por mercurio, lo que ahora se conoce enfermedad de Minamata.

    Fuente: unep.org

     

  • El oro, de nuevo la fiebre que mata

    El aumento del precio impulsó el uso de mercurio.

    Hace un año Marcos A. Orellana, relator especial de la ONU pidió a los países prohibir la comercialización y uso del mercurio en la explotación de oro para frenar las violaciones a los derechos humanos, proteger la vida humana y el medio ambiente, pero la disparada del precio del metal en el mercado internacional pareció sepultar la propuesta en 2023.


    Desde mayo creció la demanda del oro a nivel mundial y con eso también se dispararon la venta y uso de mercurio, uno de los metales líquidos más venenosos, tóxicos, contaminantHace un año Marcos A. Orellana, relator especial de la ONU pidió a los países prohibir la comercialización y uso del mercurio en la explotación de oro para frenar las violaciones a los derechos humanos, proteger la vida humana y el medio ambiente, pero la disparada del precio del metal en el mercado internacional pareció sepultar la propuesta en 2023.

    Desde mayo creció la demanda del oro a nivel mundial y con eso también se dispararon la venta y uso de mercurio, uno de los metales líquidos más venenosos, tóxicos, contaminantes y uno de los mayores depredadores de la salud y vida humana y de la naturaleza.es y uno de los mayores depredadores de la salud y vida humana y de la naturaleza.

    Se estima que el precio del oro aumentó en un 500% en los últimos 3 lustros, lo que impulsó su extracción en países como Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela y catapultó el comercio del mercurio, cuyo precio local, por kilo, oscilaría entre, por lo menos, $390.000 y $800.000.

    Unos 10 millones de personas en 70 países de Asia, África y América Latina, incluido Colombia, siguen utilizando el mercurio, pese su extrema toxicidad, según la ONU.

    En la mayor parte del mundo donde se emplea el mercurio en la minería del oro a pequeña escala, “los derechos humanos de los mineros, sus familias y comunidades, que a menudo viven en extrema pobreza, se ven cada vez más amenazados por la contaminación”, alertó Orellana.

    También denunció que, pese a que varios países firmaron el Convenido Minamata hace 10 años para dejar de utilizar el mercurio en la explotación del oro, el grave problema continúa y hoy amenaza, también, la vida de los pueblos indígenas y al medioambiente, al contaminar sus territorios y fuentes de alimentación, ocasionar deforestación y pérdida de biodiversidad.

    El Convenio de Minamata sobre el Mercurio, que entró en vigor en 2017, es un tratado internacional destinado a proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones o liberaciones de mercurio o sus compuestos.

    El respaldo al mismo contaba con el apoyo de 137 países hasta octubre de 2022. Colombia consolidó su participación en el mismo con la aprobación de la Ley 1892 del 2018, según el Ministerio colombiano de Salud.

    “El mercurio es persistente, genera lugares que estarán contaminados durante décadas y siglos; afectando a las futuras generaciones”, advirtió.
    Pero la compra y venta del mercurio y sus derivados se mantiene en la medida en que la minería ilegal es una realidad.

    “El uso de mercurio para la extracción de oro a pequeña escala es la principal fuente de contaminación por el metal a nivel mundial. Su comercio está impulsado por la insaciable demanda de oro de los mercados financieros y de joyería”, precisó Orellana.

    Al quemarse junto con el oro, el mercurio se evapora, pero contamina el aire, los ríos, los alimentos y el agua. Además, en muchos lugares de nuestra Amazonia, por ejemplo, restos de mercurio sin quemar, son arrojados a los ríos, envenenando las aguas, los peces y demás alimentos.

    El consumo de pescado contaminado puede producir trastornos neurológicos, renales y de comportamiento, entre otros, y, atravesar la placenta de las mujeres embarazadas y aumentar el riesgo de que el feto sufra malformaciones y pérdida de coeficiente intelectual, según expertos.

    Los niños son unos de los grandes afectados por la toxicidad del mercurio pero nosotros en las ciudades tampoco estamos a salvo: “pescados envenenados llegan todos los días a nuestra mesa”, denunció el New York Times en una nota de este mes.

    Colombia es el cuarto mayor productor de oro de América Latina, según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) de 2016 y, la mayor parte del oro que produce proviene de la minería ilegal donde se utiliza el mercurio para amalgamar el oro.
    Localmente se prohibió la comercialización y uso del mercurio por la Ley 1658 del 15 de julio de 2013 pero, hay denuncias de que se sigue utilizando.

    La ONU advirtió en 2019 que por la extracción minera, los municipios colombianos de Segovia y Remedios, en Antioquia, vertieron en el aire, la tierra y el agua de los ríos unas 180 toneladas de mercurio al año y que sólo en el primer municipio se realizaron, por lo menos, 15 trasplantes de riñón entre 2016 y 2019.

    Los sectores que generan las mayores emisiones de mercurio en nuestro país, son los “de la combustión estacionaria de carbón y la minería aurífera artesanal y, en pequeña escala”, de acuerdo con el Ministerio de Salud.

    El uso y la emisión intencional de mercurio, de acuerdo con la entidad, también se encuentra en la fabricación, uso y eliminación de productos con mercurio añadido como: pilas y baterías, lámparas fluorescentes, dispositivos médicos, aparatos eléctricos y electrónicos, amalgamas dentales, productos para aclarar la piel, etc.

    En Colombia, sólo el 13% del oro que se produce en el país proviene de la minería legal, el 87% de la ilegal y Antioquia, Chocó y Bolívar son los departamentos donde más se extrae el oro ilegal, de acuerdo con un estudio de la Universidad del Rosario y la Defensoría del Pueblo.

    La mayor parte del oro que exporta Colombia, por lo tanto, proviene de la minería ilegal y de acuerdo con el Observatorio de Complejidad Económica del MIT (OEC, nuestro país exportó “$2,61MM en Oro y se convirtió en el exportador número 30 del mundo en 2021”.

    En el mismo año, el oro fue el producto número 4 más exportado de Colombia a Estados Unidos ($1,23MM), Italia ($501M), Hong Kong ($323M), Suiza ($141M), y India ($139M), según la entidad.

    En consecuencia, el crecimiento de las exportaciones del grupo ‘otros sectores’ fue del 110,4% debido al aumento de las ventas de oro no monetario, que sumó el 110,2 a la variación del grupo, según cifras comparativas del Dane entre enero de 2019 y 2023
    Se estima que el mercado ilegal de oro moviliza, por lo menos, unos $10 billones anuales en nuestro país, según la Unidad de Información y Análisis Financiero, UIAF, que se encarga de prevenir y detectar el lavado de activos, entre otras cosas.

    Orellana, el relator de la ONU, sostiene que “para combatir con mayor eficacia las violaciones de los derechos humanos relacionadas con el uso del mercurio en la minería del oro a pequeña escala y proteger el medio ambiente, los Estados y la Convención deberían prohibir su uso y el comercio en dicha minería, lo que será un paso esencial para reforzar otros elementos de la Convención y hacerlos más eficaces”.


    Fuente: Portafolio.co / Gloria Helena Rey

  • Eliminación del mercurio en minería le ahorraría al país cerca de $1 billón: Planeacion Nacional

    Planeacion Nacional, junto con otros organismos del Estado, adelantó un informe sobre los efectos negativos del uso del mercurio en la minería del oro.
     
    Según el reporte, “entre 2013 y 2015, según el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública del Instituto Nacional de Salud (INS), se reportaron 1.126 casos de intoxicación por mercurio en Colombia, en 18 departamentos y 59 municipios del país“.
     
    El informe da cuenta de que los departamentos más afectados son Antioquia (312 casos), Chocó (218), Córdoba (206), Bolívar (167) y Sucre (143).
     
    “El municipio con más casos reportados en esos tres años fue Ayapel (Córdoba), con 139 registros (12,3% del país). Le siguen los antioqueños Caucasia, con 125 registros (11% del país) y El Bagre, con 78 (7% del país)“, se señala en el reporte.
     
    No obstante, estos datos pueden presentar subregistros teniendo en cuenta que solamente abarcan las atenciones hospitalarias de los eventos agudos de intoxicación.
     
    Es así que el 60% de los municipios con minería ilegal registran casos de intoxicación por mercurio.
     
    Según el director de Planeacion Nacional, Simón Gaviria, “cuando se elimine el uso de mercurio en el país, cada año se evitarían costos en productividad del orden de $931.000 millones de pesos“.
     
    La metodología de la proyección de ese casi billón de pesos se basó en los daños de salud asociados a personas afectadas por mercurio y su disminución en el coeficiente intelectual, que conlleva a pérdida de productividad laboral.
     
    “Colombia no solo debe hacer la paz con grupos armados. También tenemos que hacer la paz con la naturaleza porque el mercurio sigue causando estragos. Con 75 toneladas anuales a causa de la minería de oro artesanal y de pequeña escala, Colombia es el tercer país que más libera mercurio en el mundo, detrás de China e Indonesia“, explicó Gaviria Muñoz.
     
    “Gran parte de las actividades del uso de mercurio no son legales. Al mercurio hay que darle un tratamiento, como en los años 80, igual que a los químicos con que se hacía cocaína. De las 1.150 fuentes hídricas que cruzan el país, 232 pasan por zonas de mercurio. Por cada gramo de oro se usan 7 gramos de mercurio. Colombia produce 58 toneladas de oro, y el 86% es ilegal. No solo es prohibir su uso sino acompañar al medio millón mineros a la transición a la formalidad“, agregó Gaviria Muñoz.
     
    Efectos en la salud humana
     
    El reporte señala que en adultos, los vapores de mercurio metálico son los más dañinos.
     
    La exposición aguda a altos niveles de mercurio puede causar lesiones al pulmón, náusea, vómitos, diarrea, aumento de la presión sanguínea o del pulso, salpullidos e irritación a los ojos; las exposiciones crónicas se relacionan con cambios en el comportamiento y de las funciones cognitivas.
     
    Mientras que en los niños con envenenamiento de mercurio pueden desarrollar problemas al sistema nervioso, digestivo, el cerebro y el riñón.
     
    Así mismo, los efectos en el feto incluyen daño cerebral, retardo mental, incoordinación, ceguera, convulsiones e incapacidad para hablar.
     
    De otra parte el reporte señala que la producción de oro promedio en Colombia, en los últimos seis años, fue de 58 toneladas.
     
    Diez departamentos producen el 99,2% del oro del país: Antioquia, Chocó, Bolívar, Nariño, Cauca, Caldas, Valle del Cauca, Córdoba, Guainía y Tolima.
     
    Aproximadamente, el 83% de la minería es de aluvión y el 17% restante es de filón.
     
    Así mismo, el 86,7% de la minería de oro en Colombia no cuenta con título minero ni licencia ambiental: 3.584 minas no cumplen estándares ambientales, sociales y económicos.
     
    Por su parte, 373 municipios presentaron alguna actividad asociada a la minería ilegal entre 2010–2014 (uno de cada tres municipios del país).
     
    “La minería ilegal se ha convertido en un combustible del conflicto y de las economías informales en varias regiones del país. Se estima que entre 2010 y 2014, el 38% de los municipios de conflicto presentaron actividades asociadas a la minería ilegal, focalizados principalmente en Antioquia, Cauca, Norte de Santander y Chocó“, afirmó Gaviria Muñoz
     
    Impacto en el ambiente
     
    En promedio 75 toneladas de mercurio son liberadas anualmente a causa de la minería de oro artesanal y de pequeña escala, dejando a Colombia como el tercer país en el mundo, después de China e Indonesia, que más libera mercurio (Mercury Watch, 2016 y ONUDI, University of British Columbia, 2010). En 2012 se utilizaron en Colombia entre 130 y 460 toneladas de mercurio en la minería de oro. (Fuente: UPME 2014)
     
    De igual forma, los 1.150 fuentes hídricas cruzan municipios con presencia de minería ilegal de oro. De ellas, 232 fuentes hídricas pasan por municipios en los que se presentaron casos de intoxicación con mercurio.
     
    Así mismo, este elemento es usado en la minería aurífera para separar el metal (oro) del mineral (rocas y piedras) debido a la afinidad electrónica entre el oro y el mercurio.
     
    La unión entre el oro y el mercurio forma una amalgama que facilita su separación de la roca, la cual posteriormente se calienta liberando el mercurio y dejando el oro. Se evapora fácilmente a temperatura ambiente (38,4°C) contaminando el aire con vapores corrosivos y tóxicos. También se libera al agua y suelo.
     
    Antioquia presenta el mayor número de casos de intoxicación por mercurio que puede presentarse por inhalación, consumo de agua o de alimentos contaminados.
     
    Según el Gaviria recordó que la estrategia de Crecimiento Verde del Plan Nacional de Desarrollo 2014–2018 estableció como meta que ninguna planta de beneficio de oro en títulos mineros utilizará mercurio a 2018.
     
    La eliminación del mercurio en la minería de oro artesanal y de pequeña escala y en las actividades industriales es una prioridad nacional, reconocida en la Ley 1658 de 2013, a través de la cual se establecen disposiciones para la comercialización y uso del mercurio en el país y se definen metas para su eliminación gradual: a julio de 2018 en el sector minero y a julio de 2023 en todos los procesos industriales y productivos.
     
     
     
    RCNRadio.com.co
  • Estrategias que valen oro para reemplazar el mercurio en la minería

    En el último año en Antioquia se reportaron 100 toneladas de emisiones de mercurio por vertimiento en minería según un estudio realizado por la Facultad de Minas de la Universidad Nacional.

     
    La Facultad de Minas de la Universidad Nacional ha trabajado con un sistema de técnicas gravitacionales para separar metales pesados de los más livianos para atrapar el oro sin usar mercurio.La Facultad de Minas de la Universidad Nacional ha trabajado con un sistema de técnicas gravitacionales para separar metales pesados de los más livianos para atrapar el oro sin usar mercurio.Por eso, la meta de que para que en poco más de un año este elemento se deje de utilizar para labores mineras es a lo que apuntan tanto la Gobernación de Antioquia como las universidades de la región.
     
    Según Óscar Jaime Restrepo, docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, las diferentes formas de extraer oro no son ninguna novedad, el problema es la pedagogía para enseñarles a los mineros a cambiar una mentalidad arraigada por años.
     
    “En la tabla periódica el mercurio es vecino del oro, el mercurio moja el oro. En la minería también están relacionados porque lo moja, lo atrapa y esa ha sido la forma tradicional como se ha hecho aunque tenga baja eficiencia, sin contar los problemas de toxicidad que tiene. Pero lo que ellos no saben es que hay otros métodos que permiten mejores eficiencias”, manifestó el docente.
     
     
    La Facultad de Minas de la Universidad Nacional ha trabajado con un sistema de técnicas gravitacionales para separar metales pesados de los más livianos para atrapar el oro sin usar mercurio.
    Por eso, desde la Universidad Nacional, se ha planteado un método de separación por técnicas gravitacionales que permiten mejorar la eficiencia de la extracción pasando de un 45 por ciento (con mercurio) a un mínimo de 95 por ciento.
     
    Esta práctica, ya se ha socializado desde el 2012 en municipios como Segovia y Remedios, nordeste antioqueño, que según el docente, es la zona con los consumos más altos del mundo en mercurio para minería, con cerca de 14 toneladas al año.
     
    Esa técnica limpia, basada en la utilización de la densidad del oro como propiedad, se basa en la separación usando la gravedad. Procesos gravitacionales. También hay flotación
     
    Sin embargo, esos métodos gravitacionales implican unas inversiones. “Tener equipos e instalar unas plantas que podrían ir desde los 50 a los 1.000 millones de pesos dependiendo la capacidad y el tamaño. No hay una receta”, aclaró el experto.
     
    Restrepo aseguró que mediante estas técnicas los mineros van a conseguir más oro y no van a contaminar el ambiente. Asimismo, indicó que con la socialización de ese tipo de técnicas gravitacionales se ha logrado reducir el uso del mercurio, pero la cifra aún sigue siendo alta.
     
    El laboratorio de la UPB
     
     
    La planta piloto se encuentra en UPB y se espera que para julio del 2018 ya tenga la patente y esté operando en el Departamento.
    A mediados de octubre pasado, La Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) y la Gobernación de Antioquia presentaron una planta piloto para la extracción de oro sin el uso de mercurio. La Planta Piloto de Bio-minería, ubicada en el campus de la UPB, se caracteriza porque parte de los equipos de la planta son los que normalmente se emplean en los entables mineros, tales como: trituradora, molinos de bolas (cocos segovianos, como lo conocen los mineros), entre otros.
     
    “Básicamente el laboratorio produce una sustancia que reemplazará el agua y los reactivos –incluyendo el mercurio– con los que trabajan los mineros”, contó Margarita Enid Rodríguez, docente investigadora de la UPB.
     
    El proyecto, continuó la se basó en cuatro aspectos: social, ambiental, técnico y gestión tecnológica. En el primero, los investigadores realizaron visitas a los municipios de Puerto Berrío y Remedios para saber cómo los mineros viven, piensan y trabajan la minería.
     
    “Eso hizo que abordáramos el trabajo de forma diferente. Todo en tan solo un año y medio”, afirmó la docente, quien añadió que esa fue la parte más compleja de la investigación. “Nos adaptamos a los mineros en lugar que ellos lo hicieran a nosotros. Nos cambió la cultura”, confesó.
     
     La tecnología usada para el laboratorio es 100 por ciento colombiana para que el cambio de pasar de un proceso a otro no sea tan grande. El proyecto total, tuvo una inversión de 2.870 millones de pesos de los que 1.700 millones fueron aportados por el Sistema General de Regalías (SNR) y 1.170 millones de la UPB.
     
    Contó la docente que el proceso se realiza de la misma manera que trabajan normalmente los mineros. Solo que en vez de agregar agua y reactivos, “se adicionan la sustancia biológica que producimos, cuyos componentes permiten atrapar el oro libre –que es el que usualmente se capta con mercurio– sino también el encapsulado, que solo se podía hacer mediante disolución con cianuro. Con eso se espera que los mineros tengan mejores beneficios económicos.
     
    Aclaró Rodríguez, que la sustancia aún no está nombrada y se espera que la patente esté radicada para dar más información.
     
    “Una vez esté la patente, se espera que a julio del 2018 la planta esté funcionando y para esa época los mineros ya estén acostumbrados y adaptados a esa tecnología para que cuando se prohíba el mercurio no sea tan drástico el cambio”, opinó la investigadora.
     
    Sin embargo, para el docente Restrepo de la Universidad Nacional, todavía falta mucho más trabajo. “Con dos o tres iniciativas no alcanza, hay que ser más agresivos en el acompañamiento. Pero como a los mineros los tratan como delincuentes y no es así. La mayoría son personas que necesitan capacitación y no se les está dando”, indicó el experto.
     
    Añadió que muchos mineros operan con desconocimiento por lo que extraer la costumbre del uso del mercurio, no será tan fácil como obtener el oro con ese metal.
     
    Cambiar hábitos mineros: el reto
     
     
    Una de las virtudes de los procesos para reemplazar el mercurio, es que utilizan elementos que ya están en los entables mineros.
    El uso del mercurio en la extracción del oro, según el Gobierno Nacional, quedará prohibido a partir del 2018 según la ley 1658 del 15 de julio de 2013. Este metal se usa para ‘atrapar el oro grueso’ de manera fácil y rápida siendo, además, una técnica arraigada en los pequeños mineros.
     
    “No creo que para esa fecha se cumpla esa norma. Falta mucha pedagogía con el pequeño minero quien todavía cree que el oro que no se extrae con mercurio no existe”, explicó Óscar Jaime Restrepo, docente de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional.
     
    Según él, el nordeste antioqueño es la zona con los consumos más altos de mercurio en el mundo. Por eso, allí es donde han enfocado los esfuerzos en capacitar a los mineros informales y artesanales en modificar la forma de extraer el oro.
     
    Según el docente, técnicas de separación de oro como la gravitacional –a partir de la atracción– permiten una mayor eficiencia al realizar la labor.
     
    “Ha sido difícil la pedagogía, especialmente si solo se cuenta. Con ellos (los mineros) la mejor táctica es mostrarles que es posible con otras técnicas diferentes al mercurio en las que se obtienen mejores eficiencias. Cuando ven que funciona ahí sí ponen cuidado”, indicó el docente.
     
    DAVID ALEJANDRO MERCADO
     
     
    ElTiempo .com
  • Gobernación de Antioquia firma convenio por $1.500 millones para erradicar mercurio de la minería

    Se espera que en el departamento de Antioquia se elimine entre 14 y 70 kilos de mercurio al mes.
     
    La gobernación de Antioquia, el Sena y el Centro Provincial Minero del Alto Nordeste a través de un convenio administrativo por mas de 1.500 millones de pesos, pretenden erradica el uso del mercurio en el proceso de beneficio del oro. 
     
    Este convenio buscara  que 14 plantas de beneficio dejen de utilizar este elemento en sus procesos mineros. Asimismo se sensibilizarán 400 trabajadores del oro en mejores prácticas de uso de tecnologías para el beneficio minero de producción aurífera.
     
    Según la secretaría de Minas de Antioquia, una planta de beneficio utiliza en promedio entre 1 y 5 kilos de mercurio al mes. Ya, con este programa, se estima que se eliminarán mensualmente entre 14 y 70 kilos del elemento. 
     
    Adicional a esto, la recuperación promedio de oro en esas plantas mejorará pasando de 75 al 89 por ciento.
     
    En la firma del convenio participaron Carlos Andrés Cante, viceministro de Minas; Luis Pérez, gobernador de Antioquia, Liz Margaret Álvarez, secretaria de Minas;  y Juan Felipe Rendón, director regional del Sena. 
     
    El viceministro Carlos Cante destacó la labor que hace Antioquia para erradicar esta práctica pues "Antioquia toma el toro por los cachos para enfrentar el problema del mercurio y poder erradicarlo para 2018".
     
    Sin embargo, manifesto que aún queda mucho por trabajar pues se han identificado más de 400 plantas de beneficio que usan mercurio.
     
    Por su parte el gobernador Pérez, indicó que Antioquia es el territorio más contaminado por mercurio en el mundo, "pues se utilizan entre 100 y 120 toneladas de ese elemento al año".
     
    Por: Paisminero.co
  • Petro reitera reforma a Código Minero para que se deje de usar mercurio en minería

    Al reiterarse la reforma, se despertaron algunas críticas en las que se dice que la solución no es esa sino hacer cumplir la ley que prohíbe el mercurio.
    En el marco de la asamblea popular en Tierra Alta, Córdoba, llevada a cabo en la jornada de ayer, el presidente Gustavo Petro hizo referencia, nuevamente, a la reforma del Código Minero.
     
    Uno de los puntos de su intervención estuvo relacionada con el uso de mercurio. "Si no se soluciona, ministro de Minas, no solucionamos el problema de mercurio aquí en la Mojana, porque el pequeño minero para sacar el oro seguirá metiéndole mercurio a la Garlancha y al agua, y aquí viene a parar el mercurio, no el oro", aseguró el mandatario.
     
    Partiendo de dicha premisa, precisó en que "hay que reformar el Código Minero. Es una Ley, y si no se reforma la Mojana muere, la gente de la Mojana muere".
     
    Sin embargo, ante estas declaraciones hubo algunas críticas. Como la del exsenador, Juan Camilo Restrepo, quien a través de su cuenta de X, habló sobre el panorama del uso de mercurio en el país.
     
    "El uso del mercurio está prohibido desde hace 10 años. La solución no es modificar el código minero: es hacer cumplir la ley que ya existe", expresó.
     
    Lo anterior, pues dentro del discurso del mandatario también se comentó que "si la sentencia de la Corte Constitucional que fue expedida hace poco, dice que el Gobierno tiene que revisar la titulación minera de cara al medio ambiente, pues necesito que revisen ya, y si eso da para que esos títulos se reversen, pues revérselos", le dijo al Ministro de Minas, Andrés Camacho, también presente en la asamblea.
     
    Esto, "para que la pequeña minería pueda tener un espacio en Colombia", y para que Gobierno pueda ayudarles a sacar el oro "sin mercurio".
     
    Por Karen Mora para LaRepública.
  • Propuesta para eliminar el uso de mercurio de la minería del Chocó

    El viceministro de Minas, Carlos Andrés Cante, durante la realización de la mesa permanente de minería que se realizó este martes en el Chocó, propuso crear una ruta, junto al Ministerio de Ambiente, para eliminar el uso del mercurio en la minería del departamento y que es el causante de graves impactos para el medio ambiente y habitantes.
     
    “Estamos dispuestos a poner los recursos que sean necesarios para que los pequeños mineros y aquellos mineros que quieran hacer las cosas bien no solo entren por la ruta de la legalidad también eliminen el uso del mercurio que tanto daño le hacen a los sistemas chocoanos”, manifesto el viceministro.
     
    Este evento fue organizado por la Gobernación del departamento, también participó la Agencia Nacional de Minería.
     
    Por: Paisminero.co
     
  • Sí hay alternativas para no usar mercurio en minas de Antioquia

     

    Desde hoy, la Asamblea de Antioquia debatirá un proyecto de ordenanza, presentado por el Gobernador, Luis Pérez, de cero mercurio en la minería, decisión que, de ser aprobada por la corporación, se adelantaría, según los mineros, a la Ley 1658 de 2013, que entra a regir el 15 de julio de 2018.

    Juan José Castaño, director de Fomento y Desarrollo Minero de la Secretaría de Minas, afirmó que este proyecto de ordenanza no busca adelantarse a ley, pero como esta crea dos registros (el de importadores y comercializadores, y el de usuarios de mercurio) que los deben hacer los departamentos, en Antioquia se debe legislar al respecto.

    Anotó que este control es muy importante, porque en la zona metropolitana de Medellín se comercializa el 60 % del mercurio usado en el país, lo que contribuye a la contaminación del Valle de Aburrá.

     
    Las posibles soluciones
     

    Según Ramiro Restrepo, presidente de la Asociación de Mineros del Bajo Cauca, estas leyes de cero mercurio dejarán a 19 mil barequeros sin empleo en seis municipios de la región. Javier Ávila, de la Mesa Minera de Segovia y Remedios, añadió que afectaría a unas 1.000 personas de esas dos localidades, en su mayoría mujeres cabeza de hogar que viven del barequeo y el “chatarreo” (lavan en bateas el material que sobra en las minas para sacar porciones pequeñas de oro).

    Castaño señaló que la Secretaría está diseñando, para el Bajo Cauca, un sistema de beneficio comunitario que se hará con el Centro Provincial del Nordeste y el Sena, que consiste en reemplazar las bateas de los barequeros por canalones de aluminio, lo que los obliga a no usar mercurio, porque contaminarían el oro con la mezcla.

    Esto mejora el rendimiento en la recuperación del oro y no utiliza químicos. Se trata de un canalón retráctil que funciona con gravedad, mediante el cual la tierra y el agua recorren el mecanismo que atrapa el oro en unas celdas pequeñas, en las que el minero lo recupera.

    El ingeniero de minas Víctor Manuel Aguirre del Valle, investigador sobre mercurio de la Secretaría de Minas, añadió que hay otras alternativas para evitar el uso del mercurio en esta actividad.

    Una de ellas es la flotación que utiliza alcoholes de tipo fenólico. También existen procedimientos como biolixiviación, que es con microorganismos, y la nanotecnología, como los nanotubos de carbono. Otra tecnología es la instalación de plantas gravitativas, que son las que están utilizando varias minas legales en explotaciones de socavón.

    Con recurso del sistema de regalías, la Secretaría de Minas y la Universidad Pontificia Bolivariana construyeron una planta piloto para recuperar oro sin mercurio.

    Margarita Enit Ramírez, directora de la planta, dijo que desarrollaron una sustancia biológica que remplazaría al mercurio, por lo que el impacto ambiental sería menor. En este momento están en proceso de patentarla.

     

    Fuente: Elcolombiano.com