Menu
RSS
  • ¿Ha terminado la era nuclear en Alemania?

    Alemania desconectó el sábado sus tres últimas centrales nucleares, poniendo fin a más de seis décadas de uso comercial de la energía nuclear. 
     
    Las centrales Emsland, en Baja Sajonia, Isar-2, en Baviera, y Neckwarestheim-2, en Baden-Württemberg, fueron desconectadas de la red este fin de semana a pesar del creciente apoyo público a la generación de energía nuclear en los últimos meses.    
    Alemania puso fin a la era de la energía nuclear a pesar de la continua preocupación por la seguridad energética y el suministro de energía tras la invasión rusa de Ucrania y el fin de los suministros de gas natural por gasoducto desde Rusia, que era el mayor proveedor de gas de la mayor economía de Europa antes de la guerra. 
     
    El fin de la energía nuclear en Alemania no estuvo exento de polémica. El año pasado, los políticos reabrieron el debate sobre el abandono de la energía nuclear -decidido tras la catástrofe de Fukushima de 2011-, mientras que encuestas recientes revelaron que la mayoría de los alemanes se oponía al cierre inminente de todas las centrales nucleares restantes, en medio de la preocupación por el aumento de la factura energética.
     
    Tras Fukushima, Alemania se comprometió a eliminar progresivamente sus reactores nucleares para finales de 2022. El actual gobierno sólo prorrogó el plazo algo más de tres meses para garantizar el suministro eléctrico este pasado invierno, el primero sin gas de gasoducto ruso. 
     
    A pesar de los llamamientos de los partidos conservadores y del creciente apoyo de la opinión pública a mantener operativos los reactores nucleares, al menos durante un periodo de tiempo limitado, el Gobierno cumplió su promesa de poner fin a la generación de energía nuclear en Alemania. 
     
    Una encuesta de la emisora pública ARD mostró la semana pasada que la mayoría de los alemanes desaprueba el abandono de la energía nuclear por parte del Gobierno. Según la encuesta, el 59% de los alemanes cree que la decisión de abandonar la energía nuclear es errónea, mientras que algo más de un tercio, el 34%, opina que el abandono es lo correcto. Los más jóvenes son los que más aprueban el abandono de la energía nuclear, según la encuesta. El 66% de los alemanes que se oponen al abandono de la energía nuclear están preocupados por la subida de los precios de la energía como consecuencia de esta decisión.  
     
    La semana pasada, Robert Habeck, Ministro Federal de Economía y Acción por el Clima de Alemania, afirmó que el abandono nuclear es irreversible a pesar de la resistencia a poner fin a la generación de energía nuclear.   
     
    Una encuesta de YouGov para la agencia de noticias alemana DPA mostró la semana pasada que el 65% de los alemanes está a favor de mantener operativas de momento las tres centrales nucleares restantes, informó el diario económico Handelsblatt. Sólo el 26% de los encuestados está a favor de cerrar las centrales ahora.  
     
    El Gobierno aseguró a la opinión pública que la seguridad energética de Alemania no corre peligro tras el cierre de los reactores nucleares.  
    "La seguridad energética de Alemania está y sigue estando garantizada; sigue siendo muy alta en comparación con la situación de otros países del mundo", declaró Habeck. 
     
    "En 2030 queremos generar el 80% de nuestra electricidad a partir de energías renovables. Ahora estamos poniendo en marcha las políticas para ello y adaptando la legislación necesaria", declaró el ministro. 
     
    Desde la invasión rusa de Ucrania, Alemania ha construido varias terminales flotantes de importación de GNL. Tiene previsto disponer de hasta 70,7 millones de toneladas anuales de capacidad de importación de GNL para 2030, lo que la convertirá en el cuarto país del mundo con mayor capacidad de importación de GNL. 
     
    Es posible que Alemania acabe utilizando menos capacidad de importación de GNL de la que tiene previsto desplegar esta década, pero más vale prevenir que curar, declaró el mes pasado el consejero delegado de la principal empresa eléctrica alemana, RWE.  
     
    "Puede darse el caso de que las terminales de GNL no se utilicen en su totalidad. Pero se necesitan como prima de seguro", declaró Markus Krebber, Consejero Delegado de RWE, en una entrevista a las revistas alemanas Der Stern y Capital.
     
    En cuanto a la energía renovable, la cuota de renovables en la generación eléctrica de Alemania creció en 2022 hasta el 46,3% desde el 42,3% de 2021, según mostraron el mes pasado las cifras de la Oficina Federal de Estadística de Alemania. Pero también aumentó la cuota de la generación eléctrica con carbón, que volvió a ser la mayor fuente de producción de electricidad, como en años anteriores, seguida de la generación eólica, cuya cuota también creció. La generación de energía fotovoltaica también aumentó y representó el 10,6% de la producción eléctrica de Alemania el año pasado, frente al 8,7% de 2021.  
     
    Alemania necesita ahora una expansión aún más rápida de las energías renovables para satisfacer sus necesidades energéticas y sustituir la generación de energía nuclear perdida. 
     
    Por Tsvetana Paraskova para Oilprice.com
     
  • Así es la revolucionaria central nuclear de China que usará torio en lugar de uranio para producir energía

    En un avance revolucionario en lo que re refiere a la generación de energía nuclear, China ha dado luz verde para la construcción de una planta nuclear que utilizará torio -un metal blando-, en lugar de uranio, como combustible principal. Este importante paso podría marcar un punto de inflexión en la industria nuclear y ofrecer una solución más segura y sostenible para satisfacer las crecientes necesidades energéticas del país. Esto se une al imperio nuclear en el que Pekín está avanzando para abastecer la creciente demanda de energía.
    El reactor estará 'alimentado' con sal fundida (MSR) de torio. Además, estará ubicado en la ciudad de Wuwei, en el desierto de Gobi, en la provincia de Gansu, y es operado por el Instituto de Física Aplicada de Shanghai de la Academia de Ciencias de China.
     
    El permiso, emitido por la Administración Nacional de Seguridad Nuclear el 7 de junio, permite que el Instituto de Shanghái trabaje con el reactor durante 10 años. Muy pronto comenzarán las pruebas. El permiso especifica que el Instituto de Shanghái es responsable de la seguridad del reactor y debe cumplir con todas las leyes, reglamentos y normas técnicas pertinentes.
     
    Los MSR de torio son un tipo de tecnología nuclear avanzada que utiliza combustibles líquidos, normalmente sales fundidas, como combustible y como refrigerante. Ofrecen varias ventajas potenciales sobre los reactores de uranio tradicionales, entre las que destacan una mayor seguridad, menos desechos y una mayor eficiencia del combustible. Además, los reactores no necesitan agua para enfriarse, por lo que las plantas se pueden construir en medio del desierto, por ejemplo.
     
    Ventajas del torio
    El torio, un elemento químico muy abundante en comparación con el uranio, presenta numerosas ventajas sobre su contraparte tradicional. Según el medio Revista Nuclear, el torio tiene varias ventajas respecto al uranio: existen mayores reservas, no necesita ser enriquecido, genera menos residuos, menos elementos transuránicos en ellos y proporciona márgenes de seguridad adicionales en la mayoría de tipos de reactores.
     
    "Todo el torio extraído es potencialmente utilizable en un reactor, a diferencia del uranio natural, del cual solamente se puede usar 0,7%. El punto fusión del torio es 3350°C, mientras que el uranio es de 2850°C, por lo que es más seguro en caso de accidente", apuntan desde este medio especializado.
     
    El torio es radiactivo, pero muy estable y, por tanto, la dosis de radiación que produce es muy baja. Su tiempo de semidesintegración (en el que se desintegra la mitad de los núcleos de una muestra) es de unos 14 000 millones de años, el triple de la vida de la Tierra.
     
    Debido al mayor "quemado" del material fisible y sin transuránidos - son elementos químicos con número atómico mayor que 92, se pueden detectar fácilmente en ciertas cantidades en la tierra, teniendo una vida estable, o unos isótopos de vida media relativamente larga-, los residuos generados por una central nuclear de torio serían radiactivos durante unos 200 años, frente a los 10.000 de los actuales reactores basados en uranio.
     
    Se estima que hay entre tres y cuatro veces mayores reservas de torio que de uranio, lo que unido a su mayor grado de aprovechamiento podría servir para cubrir la necesidad de toda la humanidad durante muchos siglos, quizás milenios.  Además, no puede mantener una reacción nuclear en cadena sin un iniciador, lo que reduce significativamente el riesgo de fusiones nucleares incontroladas y la proliferación de armas nucleares.
     
    Un kg de torio produce más energía que una tonelada de uranio
    Además de ser más seguro, el torio también es más eficiente en términos de utilización de combustible. Se estima que un kilogramo de torio puede producir más energía que una tonelada de uranio. Esta mayor eficiencia podría conducir a una reducción en los costos de producción de electricidad y una mayor disponibilidad de energía para el desarrollo y el bienestar de la sociedad.
     
    Otro aspecto destacado del uso de torio es su capacidad para reducir significativamente la generación de residuos nucleares de larga vida. A diferencia de los desechos de uranio, los desechos de torio tienen una vida media mucho más corta y su radiactividad disminuye rápidamente, lo que facilita su gestión y almacenamiento seguro.
     
    La planta nuclear china, alimentada por torio, tiene el potencial de suministrar energía al país durante miles de años. Se estima que las reservas de torio en China son más de 20 veces superiores a las de uranio, lo que brinda una fuente de energía prácticamente inagotable.
     
    La decisión de China de avanzar en la construcción de esta planta nuclear pionera muestra su compromiso con la innovación y el desarrollo sostenible. Además, sienta las bases para una mayor exploración y adopción de tecnologías de energía nuclear avanzadas en todo el mundo.
     
    A medida que la comunidad internacional busca alternativas más seguras y limpias para abordar el desafío del cambio climático, la planta nuclear china alimentada por torio destaca como un paso audaz hacia un futuro energético más prometedor. Se espera que este avance despierte el interés de otros países y estimule la investigación y el desarrollo en el campo de la energía nuclear.
     
    Fuentes cercanas al proyecto informan que la construcción de la planta está programada para comenzar en un futuro próximo, y se espera que su entrada en funcionamiento sea motivo de celebración en la industria nuclear y un hito para la comunidad científica mundial.
     
    En resumen, China ha dado un paso significativo al aprobar la construcción de una planta nuclear que utilizará torio como combustible. Esta decisión resalta las numerosas ventajas del torio sobre el uranio en términos de seguridad, eficiencia y generación de residuos. Con la construcción de esta planta pionera, China lidera el camino hacia un futuro energético más sostenible y se posiciona como un referente en la industria nuclear a nivel mundial.
     
    Por elEconomista.es
  • China lanza el primer reactor nuclear de cuarta generación del mundo

    China ha dado un paso adelante de sus competidores en tecnología de energía nuclear civil al poner en marcha esta semana el primer reactor nuclear de cuarta generación del mundo.   
    A medida que muchos países están empezando a reconocer que la generación de energía nuclear desempeñará un papel importante en la transición energética al proporcionar electricidad neta cero adicional, ha comenzado la carrera por desarrollar la última generación de tecnología nuclear civil.
     
    Y esta semana, China obtuvo una ventaja en esa carrera.
     
    La central nuclear de Shidaowan, que cuenta con el primer reactor de cuarta generación del mundo, inició sus operaciones comerciales el 6 de diciembre,  dijo la Corporación Nuclear Nacional de China (CNNC), uno de los desarrolladores del proyecto.
     
    "El reactor demostrador de alta temperatura refrigerado por gas desarrollado independientemente por China comenzó su operación comercial", dijo CNNC en un comunicado.
     
    "Esto significa que China ha completado la primera planta de energía nuclear modular comercialmente operativa del mundo con tecnología nuclear de cuarta generación, lo que marca la transición de la tecnología nuclear de cuarta generación de los experimentos al mercado comercial".
     
    Los reactores de cuarta generación se consideran más seguros y eficientes.
     
    "Las pruebas confirmaron que por primera vez en el mundo los reactores a escala comercial pueden enfriarse naturalmente sin sistemas de enfriamiento de emergencia del núcleo. Se trata del llamado reactor intrínsecamente seguro", dijo la Universidad de Tsinghua, uno de los codesarrolladores del reactor. 
     
    Dichos reactores pueden producir calor, electricidad e hidrógeno y ayudarían a China y al mundo a "convertirse en carbono neutral", dijo al sur de  China Zhang Zuoyi, decano del Instituto de Tecnología Nuclear y Nuevas Energías de la Universidad de Tsinghua y diseñador jefe del proyecto del reactor Shidaowan. Publicación de la mañana.
     
    El reactor de cuarta generación en funcionamiento coloca ahora a China "por delante de otros países en términos de investigación y desarrollo de tecnología nuclear", dijo a  The Wall Street Journal Francois Morin, director chino del grupo industrial Asociación Nuclear Mundial .
     
    Según Morin, los países occidentales no lanzarán sus reactores nucleares de cuarta generación hasta principios de la década de 2030.
    David Fishman, alto directivo con sede en China de la firma consultora de energía Lantau Group, dijo al Journal que "China es posiblemente incomparable en la construcción y comercialización de tecnología de energía nuclear de próxima generación".
     
    Muchos países occidentales, con la notable  excepción de Alemania , han reconocido que la generación de energía nuclear les ayudaría a alcanzar objetivos de emisiones netas cero.
     
    En la cumbre climática COP28 que se lleva a cabo actualmente en Dubai, Estados Unidos y otros 21 países  se comprometieron a triplicar  la capacidad de energía nuclear para 2050, diciendo que incorporar más energía nuclear en su combinación energética es fundamental para lograr sus objetivos de cero emisiones netas en las próximas décadas.   
     
    Estados Unidos, junto con Gran Bretaña, Francia, Canadá, Suecia, Corea del Sur, Ghana y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), entre otros, firmaron la  declaración  en la cumbre climática COP28.
     
    "La Declaración reconoce el papel clave de la energía nuclear para lograr cero emisiones globales netas de gases de efecto invernadero para 2050 y mantener el objetivo de 1,5 grados Celsius dentro de nuestro alcance",  dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos .
     
    China no es signataria de esa declaración, pero su objetivo es desarrollar más capacidades de energía nuclear para reducir las emisiones a medida que aumenta su demanda de electricidad.
     
    En 2020, la energía nuclear  representaba el 5%  del mix de generación de China, que seguía estando dominado por el carbón, según datos de la Asociación Nuclear Mundial.
     
    Para 2035, se espera que la energía nuclear represente el 10% de la combinación de generación de electricidad y el 18% para 2060, según los medios chinos citaron a la Asociación China de Energía Nuclear (CNEA) a principios de este año.
     
    En septiembre de 2023, China tenía 55 unidades de energía nuclear en funcionamiento con una capacidad instalada combinada de 57 GW y 24 unidades en construcción con una capacidad instalada total de 27,8 GW, dijo  Xinhua  citando al funcionario de la CNEA, Wang Binghua. Para 2060, se espera que esa capacidad aumente a 400 GW, dijo el funcionario.
     
    También se espera que China apruebe entre seis y ocho unidades de energía nuclear cada año "en el futuro previsible".   
     
    Por Tsvetana Paraskova para Oilprice.com
     
  • Continúan los problemas energéticos en Europa: Disminuye la producción hidroeléctrica y nuclear

    El año pasado, Europa estuvo a punto de sufrir un colapso energético al agotarse los flujos de gas ruso y la mayor parte de Europa apostó por las energías renovables. 
    En cierto modo, la apuesta por las energías renovables dio sus frutos. La generación de electricidad solar y eólica en Europa alcanzó un récord en 2022. De hecho, por primera vez en la historia, la eólica y la solar juntas produjeron más electricidad que las centrales de gas natural.
    Sólo hubo un problema. El descenso de la producción hidroeléctrica y nuclear anuló con creces la importancia de esa producción récord.
     
    Las sequías fueron graves en Europa el año pasado. Amenazaron importantes rutas comerciales como el Rin en Alemania y el Po en Italia, y también provocaron graves descensos de la producción hidroeléctrica. En España, por ejemplo, la producción hidroeléctrica se redujo casi a la mitad debido a las sequías. Todo esto podría repetirse también este año.
     
    Mientras tanto, a la energía nuclear tampoco le iba muy bien. Francia descubrió de repente que años de escasa inversión en mantenimiento tendrían consecuencias: paradas de emergencia de los reactores para reparaciones y mantenimiento.
     
    Los problemas costaron a EDF unas enormes pérdidas anuales de 19.000 millones de dólares, ya que la mitad de sus reactores tuvieron que pararse por mantenimiento. La mayoría culpó a la pandemia, pero expertos nucleares como Mark Nelson vieron las raíces del problema mucho más atrás, cuando Francia decidió apostar por las renovables en lugar de la energía nuclear.
     
    A pesar de todos estos problemas, en octubre la revista PV Magazine escribió un alegre artículo sobre cómo la eólica y la solar habían compensado la menor producción de las centrales hidroeléctricas y nucleares. La eólica y la solar, decía el artículo, representaron el 24% de la generación eléctrica europea entre marzo y septiembre, mientras que, al mismo tiempo, la producción hidráulica cayó un 21% y la nuclear un 19%.
     
    Eso podría haber sido así en 2022, pero este año las cosas son diferentes. Al parecer, la eólica y la solar siguen produciendo electricidad a un ritmo récord, pero los descensos de la producción hidroeléctrica y nuclear son tan graves que están contrarrestando con creces esas tasas de producción récord, según informaba Gavin Maguire de Reuters en una columna reciente.
     
    Maguire señaló que Europa consiguió aumentar su capacidad de energía eólica y solar en un 9% el año pasado, hasta 57,29 GW, lo que supuso un récord. Al mismo tiempo, sin embargo, los problemas de la hidráulica y la nuclear arrastraron a la baja la generación total de electricidad y siguen haciéndolo.
    En el primer trimestre, la generación eléctrica europea se situó en 1.213 terrawatios-hora, un 6,4% menos que la producción del primer trimestre de 2023. Así lo indica la organización de defensa del cambio climático Ember. Según Maguire, esto no es necesariamente alarmante en sí mismo. El año pasado por estas fechas, Europa salía de una pandemia y la demanda se disparaba.
     
    El columnista de Reuters señaló que los problemas podrían surgir a finales de año, cuando la actividad empresarial en todo el continente empiece a recuperarse tras la crisis energética del año pasado. Y la mayor parte del gas ruso que estaba disponible el año pasado ya no es una opción.
     
    La energía nuclear francesa es una importante fuente de esperanza, pero aún pasará un tiempo antes de que se recupere la producción. En estos momentos, las centrales nucleares francesas producen un 17,5% menos que la media prevista para 2020 y 2021. Esta cifra es inferior al 23% del año pasado, por lo que hay cierto progreso, y eso es una buena señal.
     
    La hidroeléctrica es más complicada porque, aunque en menor medida que la eólica y la solar, depende de las condiciones meteorológicas. Con el suave invierno europeo, en el que ha nevado mucho menos de lo habitual, no es descartable que se repita la sequía del año pasado. De hecho, es una posibilidad clara.
     
    Esto significa que Europa tendrá que importar mucho más GNL de su nuevo proveedor principal, Estados Unidos. A algunos les preocupa que la UE esté construyendo demasiadas infraestructuras de importación de GNL que se convertirían en activos inmovilizados en poco tiempo, pero ahora mismo, esos activos parecen vitales para la supervivencia energética del bloque.
     
    Por Irina Slav para Oilprice.com