Menu
RSS
  • La bomba de petróleo que prepara EEUU para Venezuela

    De acuerdo con los informes provenientes de Washington, la Administración Trump está barajando suspender las importaciones de petróleo de Venezuela, lo que llevaría al colapso económico del país caribeño. Además, esta medida podría tener un serio impacto en el mercado energético mundial, opina Evgueni Bay, columnista del medio ruso Politcom.

    En caso de un bloqueo a Venezuela, EEUU podría utilizar sus reservas estratégicas con el fin de cubrir inicialmente la falta del petróleo venezolano en sus refinerías, cita el autor a El Nuevo Herald. Por su parte, el presidente Trump ya ha declarado su disposición de vender la mitad de sus reservas estratégicas, las cuales alcanzan los 700 millones de barriles, según el medio norteamericano.

    Sin embargo, estas condiciones afectarían gravemente a la empresa venezolana PDVSA, observa el periodista.

    ¨Se tendría que buscar urgentemente nuevos mercados, lo que debilitaría aún más el ya escaso presupuesto de un país afectado por los bajos precios del petróleo", explica.

    Según Bay, tres refinerías de la empresa Citgo, subsidiaria de PDVSA, también tendrían que comenzar a importar petróleo de otros países, lo que aumentaría los costos para el Gobierno de Maduro.

    Además del cese de exportaciones de petróleo, el bloqueo podría afectar la gasolina, el combustible diésel y otros productos derivados del petróleo que alcanzan los 85.000 barriles diarios. Los ingresos por la venta de estos productos se destinan principalmente para la compra de alimentos para el mercado interno venezolano. 

    Desde hace muchos años, Venezuela ha sido uno de los principales proveedores de hidrocarburos para EEUU (después de Canadá y Arabia Saudí). En 2016, las importaciones diarias del petróleo venezolano a EEUU fueron de 741.000 barriles aproximadamente, lo que ascendió a 32,2 millones de dólares.

    En EEUU, la compañía Citgo, subsidiaria de la petrolera estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PDVSA), tiene tres refinerías de petróleo en el territorio estadounidense y más de 13.000 gasolineras en varios estados, sobre todo en el noreste industrial del país.

    En los últimos cuatro meses, EEUU impuso sanciones contra varios altos funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro. Por su parte, el mandatario venezolano anunció una convocatoria a la Asamblea Constituyente. Parece que para la Casa Blanca esta decisión fue una especie de "línea roja" que cruzó Maduro, opina el columnista.

    Durante la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrada en Washington en mayo, un grupo de estados insulares del Caribe, que siguen recibiendo el petróleo venezolano a condiciones preferenciales en el marco del programa Petrocaribe, se opusieron a tomar represalias contra Venezuela.

    Los opositores a las políticas de Maduro consideraron, en este contexto, que EEUU no realizó suficientes esfuerzos para presionar a estos países. No obstante, ahora la Casa Blanca podría cambiar su posición y tomar medidas económicas drásticas, en particular, cesar las exportaciones del petróleo venezolano, concluye Evgueni Bay.

    Fuente: mundo.sputniknews.com

  • Brasil envía expertos petroleros a Venezuela

    Un equipo de expertos en la industria petrolera de la mayor energética estatal de Brasil, Petrobras, viajó a Venezuela por invitación del presidente Nicolás Maduro, a pesar de las sanciones de Estados Unidos contra la industria petrolera de Venezuela.
    Citando fuentes anónimas, Bloomberg  informó  que la delegación de Petrobras había visitado varios campos petroleros en el lago de Maracaibo, una de las principales regiones productoras de petróleo de Venezuela y una prioridad lógica para el gobierno, que quiere revertir años de disminución de la producción.
     
    Esta visita es la última de una serie de visitas de compañías petroleras estatales extranjeras que también incluyeron una delegación de Sonatrach de Argelia y YPFB de Bolivia, señaló el informe de Bloomberg. Pemex también envió funcionarios a Venezuela.
     
    La economía de Venezuela (y la industria petrolera) se ha visto paralizada por algunas de las sanciones más duras de Estados Unidos y años de subinversión. El año pasado, la administración Biden aflojó el lazo de sanciones que permitía a Chevron regresar a los yacimientos de petróleo pesado de Venezuela, pero ahora muchos temen que esto se revierta después de que el presidente Maduro  prohibiera  a un candidato de la oposición presentarse a las elecciones presidenciales previstas para julio. La prohibición ha dejado a Maduro como el único candidato.
     
    La relajación de las sanciones el año pasado provocó un  aumento  de la producción de petróleo, cuyo promedio diario alcanzó los 850.000 bpd en noviembre del año pasado. El gobierno ha apuntado a aumentar la producción a 1 millón de barriles diarios.
     
    Al mismo tiempo, el gobierno de Maduro parece estar considerando las reservas de petróleo en la región del Esequibo, que constituye dos tercios del territorio de la vecina Guyana, pero Venezuela afirma que es su propio territorio.
     
    El gobierno organizó un referéndum sobre el tema en diciembre pasado y anunció un apoyo abrumador a su reclamo territorial, lo que generó preocupaciones de que Venezuela pueda invadir Guyana para apoderarse de sus riquezas petroleras. La región de Esequibo contiene gran parte del petróleo descubierto en Guyana hasta ahora, incluido el Bloque Stabroek, donde Exxon y sus socios han descubierto hasta ahora reservas de unos 11 mil millones de barriles.
     
    Por Charles Kennedy para Oilprice.com
     
  • Cómo ha influido Estados Unidos en los precios del petróleo esta semana

    Los mercados petroleros han estado fuertemente influenciados por Estados Unidos esta semana, primero por la noticia de que estaba levantando las sanciones a Venezuela, luego por los informes de que volvería a llenar su SPR, y luego, el viernes por la mañana, por la noticia de que un buque de guerra estadounidense había interceptado misiles disparados desde Yemen. . La volatilidad sigue siendo alta en los mercados del petróleo y tanto el WTI como el Brent se encaminan a otra ganancia semanal.
    Viernes 20 de octubre de 2023
     
    El gobierno de Estados Unidos ha sido uno de los actores clave del mercado petrolero esta semana, anunciando tanto el alivio de las sanciones a Venezuela como una posible reposición de SPR de Estados Unidos. Si bien el primero de esos dos anuncios hizo bajar los precios del petróleo, la noticia de que Estados Unidos podría volver a llenar sus reservas de petróleo hizo que los precios se dispararan. Mientras tanto, la crisis entre Israel y Gaza continúa intensificándose, avivando los temores de que pueda extenderse a una guerra regional más amplia, y que la prima de riesgo geopolítico agregue más ventajas a los precios. El viernes por la mañana, el WTI cotizaba por encima de los 90 dólares por barril y el ICE Brent se acercaba a los 94 dólares por barril.
     
    La Casa Blanca comienza a reponer SPR. El Departamento de Energía de Estados Unidos anunció que buscaría comprar 6 millones de barriles de petróleo crudo para entregarlos a la Reserva Estratégica de Petróleo en diciembre-enero, y agregó que busca firmar contratos de compra a 79 dólares por barril o menos.
    Estados Unidos comienza a imponer sanciones a Irán. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió una nueva serie de sanciones contra Irán, dirigidas a 11 personas y 8 empresas involucradas en la producción de misiles y drones, absteniéndose de imponer restricciones adicionales al sector petrolero de Teherán. 
     
    Buque de guerra estadounidense intercepta misiles disparados desde Yemen. Tres misiles disparados desde Yemen fueron interceptados por un buque de guerra estadounidense en el Mar Rojo. El general de brigada Pat Ryder dijo que si bien no podían estar seguros de los objetivos de los misiles, potencialmente se dirigían en dirección a Israel.
     
    Shell firma megaacuerdo de GNL con Qatar. La importante energética británica Shell (LON:SHEL) firmó un acuerdo de 27 años con QatarEnergy por el que Qatar entregaría hasta 3,5 millones de toneladas de GNL al año a la terminal de importación Gate de Rotterdam a partir de 2026.
     
    Greenpeace pierde su desafío petrolero en el Reino Unido. El grupo ambientalista Greenpeace perdió un desafío legal en el Tribunal Superior del Reino Unido después de que el tribunal determinara que la decisión del gobierno británico de autorizar nuevas licencias para la exploración de petróleo y gas en el Mar del Norte era legal, después de cuatro años sin ventas de arrendamiento. 
     
    Venezuela obtiene autorización de sanciones por seis meses. El gobierno de Estados Unidos levantará temporalmente algunas de las sanciones clave dirigidas a la industria petrolera de Venezuela, permitiendo a las empresas occidentales realizar transacciones con PDVSA durante seis meses a cambio de las promesas del régimen de Maduro de celebrar elecciones justas. 
     
    BHP se deshace de importantes activos de carbón. La australiana BHP (NYSE:BHP) , la mayor empresa minera a nivel mundial, acordó vender sus minas de carbón coquizable Daunia y Blackwater en Australia por 3.200 millones de dólares a Whitehaven Coal, ampliando su retirada gradual de los combustibles fósiles hacia los metales de transición energética. 
     
    Empresa francesa sospechosa de incumplir las sanciones. La empresa de ingeniería francesa Technip (EPA:TE) vio caer sus acciones casi un 15% el jueves después de que el principal periódico del país, Le Monde, dijera que la empresa no cumplió con las sanciones de la UE al continuar suministrando equipos al proyecto Arctic LNG 2 en Rusia. 
     
    "Chesapeake apunta a adquirir Gas Peer". Chesapeake (NASDAQ:CHK), productor estadounidense centrado en gas natural , habría contactado a su homólogo Southwestern Energy (NYSE:SWN) para una posible adquisición por 12.000 millones de dólares, deuda incluida, un acuerdo que podría crear el mayor productor de gas de EE.UU. por valor de mercado. 
     
    Las operaciones liquidadas en yuanes se vuelven más frecuentes. La compañía petrolera nacional de China, CNOOC (HKG:0883), completó un comercio de GNL liquidado en yuanes con la francesa Engie (EPA:ENGIE) a través de la Bolsa de Petróleo y Gas Natural de Shanghai, el cuarto comercio de este tipo registrado mientras China busca expandir su moneda hacia las materias primas. 
     
    La Casa Blanca afloja las sanciones a Venezuela. El Ministro de Energía de Trinidad y Tobago confirmó que EE.UU. otorgó una enmienda de licencia que permite a la nación insular desarrollar conjuntamente el campo de gas marino Dragon en aguas venezolanas, con producción futura alimentando la terminal de GNL de Trinidad.  
     
    El optimismo de China eleva el mineral de hierro. China reportó un crecimiento superior a las expectativas del 4,9% en el tercer trimestre, la confianza en el mercado de metales se impulsó a medida que los futuros del mineral de hierro extendieron su repunte y el contrato de futuros de Dalian más negociado subió a 120 dólares por tonelada métrica, también impulsado por las existencias más bajas desde 2016.
     
    Devon Energy se une a Exxon Drive. El productor de esquisto Devon Energy (NYSE:DVN), con sede en Oklahoma,está explorando importantes objetivos de adquisición tras el acuerdo Exxon-Pioneer, y los rumores del mercado sugieren que se podría hacer un movimiento hacia Marathon Oil (NYSE:MRO) o la empresa privada CrownRock. 
     
    Los precios del gas en Europa aumentan por el riesgo de guerra. Los temores de una guerra regional más amplia en Oriente Medio también están empezando a pesar sobre los mercados de gas natural, ya que los futuros de referencia del TTF saltaron a 52 euros por MWh (17,5 dólares por mmBtu) debido al deterioro de las perspectivas para las exportaciones de GNL de Egipto durante el invierno. .
     
    Por Michael Kern para Oilprice.com
  • Ecopetrol confirmó que empezará a importar gas de Pdvsa a partir del próximo año

    El presidente de la estatal petrolera, Ricardo Roa, dijo que hay un déficit de 17% en la demanda actual de gas en Colombia.
    El presidente de Ecopetrol, Ricardo Roa, anunció que la empresa comenzará a importar gas de la petrolera estatal venezolana Pdvsa a partir del próximo año 2025, ante un déficit de 17% del combustible demandado en Colombia.
     
    Roa confirma los planes de Ecopetrol cuatro meses después de la visita del presidente Gustavo Petro al vecino país, en el que hizo el anuncio iniciar de los acuerdos con el Gobierno de Nicolás Maduro. Aunque en su momento, el plan de importar gas venezolano debía iniciar en diciembre de este año.
     
    Luego de la presentación de los resultados de 2023, en los que Ecopetrol reportó una caída en las ganancias de casi la mitad, Ricardo Roa ya se había referido a este tema y señaló que la compañía está realizando una revisión técnica de un gasoducto binacional de 224 kilómetros, que no opera desde 2015.
     
    "El contrato con Pdvsa está activo, por lo que permite la posibilidad de importar hasta 200 millones de pies cúbicos diarios de gas. Estamos supervisando la inspección y seguridad de la tubería para que pueda utilizarse en caso de emergencia. Es una de las cuatro o cinco opciones que tenemos para satisfacer la creciente demanda", dijo Roa en una conferencia sobre resultados trimestrales.
     
    El presidente de Ecopetrol también indicó que Colombia se enfrenta este año a un déficit de gas natural de 31.000 millones de BTU al día en un escenario de demanda promedio. Se espera que el déficit suba a 131.000 millones BTU/d en 2025 y a entre 150.000 y 200.000 millones BTU/d en 2026.
     
    Sobre las posibles sanciones que restablecería Departamento de Estado de EE.UU. a Venezuela por los obstáculos que se han puesto en el vecino país para la candidatura de María Corina Machado, Roa dijo que era un tema de preocupación, porque "esta decisión se enmarca en el levantamiento que hay hoy de esas restricciones. En la medida en que ellas vuelvan a existir, pues nos abstendremos de hacer las transferencias y transacciones", añadió.
     
    Por Brayan Becerra para LaRepública.
  • EE. UU. flexibiliza sanciones contra la petrolera venezolana PDVSA

    Son cuatro las firmas estadounidenses que fueron autorizadas temporalmente para realizar transacciones con la compañía petrolera.
    El Gobierno de Estado Unidos anunció la flexibilización temporal de sanciones para realizar transacciones con la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Eso sí, se mantienen las restricciones a la producción y comercialización de hidrocarburos con Venezuela.
     
    La Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac), de Estados Unidos, anunció que las transacciones estarán vigentes hasta el 19 de noviembre de 2023. Las firmas estadounidenses autorizadas para realizar las operaciones con PDVSA son Halliburton, Schlumberger Limited, Baker Hughes Holdings y Weatherford International.
     
    Las sanciones aplicadas a Venezuela están desde el 2017, cuando Washington anunció la congelación de cuentas bancarias, el acceso al sistema financiero y el bloqueo de las importaciones de hidrocarburos a la petrolera venezolana PDVSA.
     
    Las autorizaciones
    La Ofac menciona que las actividades aprobadas tienen que ver con “el mantenimiento limitado de las operaciones esenciales o la terminación gradual de operaciones en Venezuela".
     
    También ser permitirá “la participación y reuniones de los accionistas de juntas directivas, el pago a terceros por las actividades autorizadas, los pagos de impuestos locales, de salarios y contratistas en Venezuela”.
     
    Lo que no se autoriza son actividades como “la perforación, elevación o procesamiento, compra o venta, transporte o embarque de cualquier producto de petróleo de origen venezolano”.
     
    La Ofac recalcó que las transacciones relacionadas con exportaciones o reexportaciones de diluyentes a Venezuela no están autorizadas: “Se mantienen las restricciones para la participación en el diseño, instalación, construcción, reparación o mejorías de instalaciones que no tengan que ver con servicios requeridos para la seguridad”.
     
    Por Portafolio.
  • El ruido de sables de Maduro reaviva la disputa fronteriza entre Venezuela y Guyana

    Venezuela reclama derechos sobre la región de Esequibo en Guyana, donde Exxon descubrió recientemente importantes depósitos de petróleo.
    Las tensiones por una larga disputa fronteriza entre Venezuela y Guyana están aumentando una vez más. La disputa de décadas se origina en el reclamo de Venezuela sobre el Esequibo, una región predominantemente selvática escasamente poblada pero rica en recursos del oeste de Guyana, que comprende casi dos tercios del territorio de la ex colonia británica. El ruido de sables de Maduro  continúa desde Exxon, realizando una serie de impresionantes  descubrimientos de petróleo de clase mundial en las aguas territoriales de Guyana. El reclamo territorial de Venezuela incluye las aguas frente a la costa del Esequibo, que contiene muchos de esos descubrimientos de petróleo. El último estallido es un intento del  desesperado régimen de Maduro para obtener acceso a recursos que se necesitan con urgencia y al mismo tiempo distraer a la población venezolana de la terrible situación económica del país.
     
    La  disputa por el Esequibo se remonta a 1830 , cuando Venezuela se separó de la Gran Colombia para convertirse en un estado soberano independiente. En 1835, el Imperio Británico envió al explorador de origen alemán Robert Herman Schomburgk para mapear Guyana y demarcar una frontera con Venezuela. La frontera trazada por Schomburgk provocó protestas en Venezuela, y Caracas afirmó que Gran Bretaña estaba invadiendo el territorio del país. Fue este acontecimiento el que encendió la disputa territorial, que hasta el día de hoy sigue sin resolverse a satisfacción de ambas partes. Varios intentos de arbitraje, incluido el Laudo Arbitral de 1899, el Acuerdo de Ginebra de 1966, el Protocolo de Puerto España de 1970 y el Acuerdo de Buenos Oficios de 1990, no lograron resolver la disputa satisfactoriamente.
    La última ronda de ruido de sables de Maduro comenzó después de que  Guyana lanzara su primera subasta petrolera  con 14 bloques marinos en oferta, con ocho ofertas recibidas, incluidas las de las grandes empresas energéticas Exxon y TotalEnergies. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, desde Caracas,  emitió un comunicado a principios de este mes  (en español) diciendo: "La posición arrogante y hostil de Guyana, que niega el diálogo y la diplomacia, es el mayor obstáculo para alcanzar una solución". 
     
    El ministerio afirmó que "(Guyana) se muestra una vez más como un gobierno subordinado, rehén de la transnacional ExxonMobil, que le prohíbe retomar el diálogo soberano con Venezuela". 
     
    El comunicado también decía:
     
    “Alertamos a la comunidad internacional sobre las intenciones de Estados Unidos de crear, en nuestra zona de paz de América Latina y el Caribe, una base militar en la República de Guyana, para convertir a ese país en punta de lanza de una operación de agresión contra la República Bolivariana de Venezuela. , lo que pondría en riesgo la paz y la estabilidad de toda la región. El pueblo y el gobierno de Venezuela unidos en defensa de la patria, no cederán ni se dejarán intimidar por presiones, chantajes o amenazas cuando se trata de defender la sagrada patria”
     
    El gobierno de Guyana en Georgetown se niega a participar en las reuniones propuestas por Maduro, y con razón, habiendo remitido el asunto a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para su resolución. La CIJ ha estado gestionando la disputa territorial a solicitud de Guyana desde 2018, y el tribunal afirmó en una sentencia de 2020 que tenía jurisdicción sobre el asunto. Luego, en  un fallo de abril de 2023 , el tribunal consideró admisibles las objeciones preliminares planteadas por Venezuela en una presentación de junio de 2022, que esencialmente cuestionaban la jurisdicción de la CIJ sobre la disputa. Desde entonces, no ha habido más declaraciones materiales sobre el asunto emitidas por el tribunal.
     
    Guyana ha recibido refugiados que huyen de Venezuela debido a la crisis precipitada por la corrupción endémica y la extrema mala gestión de la economía y de la industria petrolera financieramente crucial del régimen autocrático de Maduro. Se estima que de los más de  7 millones de venezolanos que han huido de su país  desde 2015, alrededor de 100.000 se han asentado en Guyana, lo que representa alrededor de ocho de la población de Guyana. Esto está generando temores de que una afluencia tan masiva de refugiados venezolanos a la pequeña ex colonia británica de menos de un millón de habitantes tenga el potencial de desencadenar disidencia civil y otros problemas, especialmente si Maduro intensifica su ruido de sables.
     
    Guyana también se encuentra en la posición nada envidiable de ser potencialmente incapaz de rechazar militarmente cualquier invasión del Esequibo por parte de Venezuela. En comparación con el ejército de Venezuela, que ocupa el tercer lugar en Sudamérica detrás de Colombia y Brasil, la fuerza de defensa de Guyana es limitada en tamaño y equipamiento. Si bien Venezuela posee tanques, artillería y aviones modernos, así como una considerable armada marítima, Guyana tiene muy poco equipo de guerra moderno y aproximadamente una vigésima parte del personal de su adversario. Más preocupante es que hay asesores militares rusos e iraníes desplegados en Venezuela que están integrados en varias unidades. 
     
    El grupo terrorista designado por Estados Unidos,  Hezbollah, también tiene una presencia significativa en Venezuela , donde es un respaldo clave del régimen autocrático de Maduro. Irán ha utilizado durante mucho tiempo a Hezbollah como representante de sus guerras en el Medio Oriente, incluida, más recientemente, Siria. El apoyo de esas potencias proporciona a Caracas acceso a más equipo militar moderno y mano de obra capacitada, que podría utilizarse para dominar las fuerzas de defensa de Guyana. Esto hace esencial que países de la región como Estados Unidos y Brasil actúen como garantes de la integridad territorial de Guyana frente a una Venezuela totalitaria cada vez más beligerante.
     
    Por Matthew Smith para Oilprice.com
     
  • En un mes se instalan empresas mineras en Venezuela

    Caracas. “En un mes estarán instaladas en el país varias empresas mixtas con capital canadiense, estadounidense y alemán para iniciar la extracción de oro, cobre, plata y coltán en el Arco Minero del Orinoco, como parte de los convenios suscritos por el Estado venezolano para la explotación de minerales”, informó Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela.

    El ente se incorpora a los proyectos productivos a partir de la negociación con más de 150 empresas de Asia, África, Europa y América.
     
    El funcionario asegura que con la minería va a darse un impacto positivo en el PIB y en el desarrollo de las finanzas. “Solo en la unión de Brisas de Cuyuní y parte de Las Cristinas debe haber en 20 o 25 años alrededor de 100.000 millones de dólares en oro y cobre”, señala.
     
    Refinadora de oro. Está en proceso final la negociación con una empresa de Inglaterra para la construcción de una refinadora en Venezuela, lo que permitirá procesar el oro dentro del territorio nacional. “La propuesta ya fue aprobada en el BCV”, puntualizó.
     
    Informó que para hacer viable el plan aurífero, el BCV se incorpora a las actividades reales de la economía. Mencionó que una de las reformas de la Ley del Banco Central es que acepta que el diamante o cualquier otra piedra preciosa pasen a ser reservas internacionales. “Eso es fundamental, porque todo lo que genere divisas puede ser utilizado para cualquier contingencia”, señaló.
     
    Informó que se está trabajando en dos modelos: uno de negocio y financiamiento para la gran minería, y el otro para la pequeña minería, que les va a garantizar insumos a precios justos y una política social para ese sector.
     
    Informó que el modelo que aplicará Venezuela no será solo extractivo, sino que irá hacia la industrialización debido a que muchos minerales tienen aplicaciones en el área social y de salud.
     
    Añadió que “no caeremos en el espejismo de pensar que los minerales son las únicas actividades generadoras de divisas”.
     
    Dijo que se concentrarán en una primera etapa en la explotación de oro, cobre, plata y coltán. Además destacó que hay un plan diamantífero importante.
     
    “Pero no será una extracción en abstracto, sino preservando el ambiente y dándole a los pequeños mineros la mejor tecnología”.
     
    Informó que el Banco Central de Venezuela garantizará a las empresas que los proyectos tengan rentabilidad a fin de que sean sostenibles a corto, mediano y largo plazo.
     
    Más empleo. El presidente del BCV dijo que “el desarrollo minero debe estar acordonado con el desarrollo social”, y explicó que en el caso de la actividad joyera, unas 60.000 personas podrían beneficiarse en lo inmediato luego de que reciban formación técnica en el área. “Estamos hablando del trabajo logístico, operativo y de profesionales. Son miles de empleos en la etapa de exploración y extracción. Cuando vayamos a la industrialización, serán muchos más”, señaló.
     
    Mencionó que será aplicado un proceso de arquitectura global y que participarán en el mercado de capitales. “Luego vendrá la industrialización aguas abajo”.
     
    Seguridad en la zona. Un impacto importante será en materia de seguridad a partir de la firma del decreto de Zona Económica Productiva y de defensa para darles marco conceptual, jurídico, social y económico a los proyectos. Contempla que la Fanb estará haciendo labores de inteligencia logística y el despliegue de todas las misiones.
     
    Certificación. Este año Venezuela recibirá la certificación Kimberley a fin de que los productos derivados del diamante sean reconocidos a nivel mundial. El presidente de la corporación minera, José Khan, informó que en marzo vendrá al país una misión de revisión para constatar el cumplimiento de los requisitos, aunque muchas reservas ya están certificadas.
     
    Khan estuvo acompañado por un grupo de pequeños mineros que se incorporarán a todas las fases del proceso. Anunció la apertura del Instituto Latinoamericano de Formación de Orfebres y de Diamantes para capacitar en las áreas vinculadas.
     
    Agregó que están convocando a los interesados ante la próxima llegada de una misión del Instituto Politécnico de Turismo al país.
     
    Americaeconomia.com
  • Este es el impacto en Colombia del alivio de las sanciones de EE.UU. contra Venezuela

    Entre los efectos que podrían ocurrir está un mayor intercambio comercial bilateral, pero también la merma de la inversión petrolera. Resta esperar qué hará Maduro.
    Fuente: La República.Fuente: La República.
    El Gobierno de Estados Unidos levantó por seis meses las sanciones energéticas sobre Venezuela, reconfigurando la escena geopolítica mundial, toda vez que regresa este integrante al suministro global de materias primas impactado por conflictos como las guerras ruso-ucraniana e iraelí-palestino.
     
    En Colombia, la discusión sobre cuáles podrían ser los efectos ya empezó y el balance general arroja un resultado mixto entre los analistas.
     
    En primer lugar, el levantamiento de las sanciones energéticas entrega un mejor panorama para el desarrollo de la industria petrolera del vecino país, lo cual podría impactar directamente en Colombia.
     
    Julio Cesar Vera, presidente te de la Fundación Xua Energy, sostiene que dado los niveles de reserva y experiencia del vecino país, la inversión sectorial que cada vez es más escasa y costosa, volvería a llegar al país vecino, lo cual puede afectar los niveles actuales que existen en Colombia.
     
    “No solo las grandes operadoras e inversionistas, sino las compañías de servicio se venían preparando para entrar a Venezuela y más dadas las señales que se están dando y la incertidumbre que en Colombia se ha venido generando alrededor del sector”, aseguró Vera.
     
    Amylkar Acosta, exministro de Minas y Energía, aseguró que Colombia debe recapacitar sobre su decisión de dejar a un lado la explotación petrolera. “El petróleo que deje de producir y exportar Colombia no lo dejará de consumir el mundo, otros lo proveerán: Venezuela, Brasil y Guyana”, apuntó el experto energético.
     
    Por otro lado, los analistas sostienen que este relajamiento de las sanciones sobre Venezuela podrían impactar en mejorar la percepción empresarial desde el punto de vista colombiano, y reforzar así los vínculos bilaterales en los negocios.
     
    Actualmente, de acuerdo con el más reciente balance a agosto del Dane, la balanza comercial registró un superávit para Colombia frente al vecino país de US$332,2 millones en ocho meses de este año.
     
    Según el texto, las exportaciones desde Colombia hasta Venezuela sumaron US$415,9 millones en este periodo, mientras las importaciones acumularon solo US$86,6 millones.
     
    “Estos anuncios contribuyen al mejor ambiente que se ha creado en el periodo reciente para la paulatina reactivación de nuestros flujos de comercio e inversión binacionales”, señaló Saúl Pineda Hoyos, director del Centro de Pensamiento de la Universidad EIA.
     
    Mario Zamora, expresidente de la Sociedad de Ingenieros de Petróleo, remarcó que esta resolución para Venezuela puede aumentar la demanda de bienes colombianos y ayudar así a la merma de la exportaciones que se ha registrado en los últimos meses.
    José Manuel Restrepo, rector de la Universidad EIA, dijo por su parte que estos alivios podrían ser beneficiosos para la relación a largo plazo.
     
    Los mercados están a la expectativa de cómo reaccionará el Gobierno de Maduro.
     
    Si bien hubo una reacción positiva del mercado, resta esperar cómo actuará el Gobierno de Nicolás Maduro, ya que estas medidas están sujetas al cumplimiento de condiciones políticas, como la garantía de elecciones presidenciales democráticas. José Manuel Puente, profesor titular del Iesa, aseguró que aún hay muchas dudas sobre si el Gobierno va a cumplir con las condiciones, que actualmente no le son favorables. Además, dada la condición actual del sector petrolero, no se puede esperar un incremento amplio de producción.
     
    Por Roberto Casas para LaRepública.
     
  • Gobierno de Venezuela busca reactivar gasoducto hacia Colombia con filial de Pdvsa

    La intención del Gobierno de Maduro sería pagar la deuda de los acreedores, reactivar el gasoducto y venderle gas a Colombia.
    Reactivar la operación del gasoducto binacional Antonio Ricaurte, que está fuera de servicio desde 2015, para venderle gas a Colombia, es el objetivo del Gobierno de Nicolás Maduro, para lo cual estaría dispuesto a pagar las deudas a los acreedores, estimadas en alrededor de $29.000 millones.
     
    De acuerdo con la firma Pdvsa, “se realizarán las inversiones necesarias para la rehabilitación y operatividad del Gasoducto Transcaribeño Antonio Ricaurte Tramo Colombiano, en un plazo menor a un año contados a partir de la confirmación del acuerdo de reorganización; adicionalmente, le permitirá realizar las inversiones necesarias para el restablecimiento de la operación y cumplimiento de los Acuerdos Binacionales en materia de Hidrocarburos Gaseosos”.
     
    En el marco de la visita de ayer del presidente Gustavo Petro a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, se habló sobre el avance del comercio binacional y la opción de que Ecopetrol importe gas desde Venezuela. Para ello, Maduro está preparando una filial de Pdvsa en Colombia y financiar la reactivación del gasoducto que conecta a los dos países.
     
    Frente a este panorama que le permitiría al vecino país venderle gas a Colombia, el Gobierno Petro ha indicado que el aumento de la demanda de gas, podría ser resuelta con estas importaciones.
     
    Este anuncio se genera luego de que el presidente Nicolás Maduro advirtiera a través de su cuenta de X, que las relaciones entre ambos países no las separaría nadie, teniendo en cuenta las recientes tensiones generadas por la no inscripción de la candidata Corina Yoris.
     
    En la reunión se trataron temas relacionados con energía, gas, petróleo y seguridad fronteriza. “Conversaremos seguro muchos temas que hay, el asalto a la Embajada de México en Ecuador, el tema palestino, el fortalecimiento de la Celac, hay muchos puntos en común y si hay alguna diferencia, bienvenida la diferencia”, puntualizó.
     
    Las relaciones comerciales
     
    La relación comercial se ha mantenido estable desde que se volvió a abrir la frontera, tal como lo demuestran los resultados de las ventas de productos colombianos hacia el vecino país. Entre enero y febrero del año pasado, fueron de US$90,4 millones, mientras que para el mismo periodo de este año, se alcanzaron US$113,8 millones, lo que reflejó un aumento de 25,9%.
     
    En el caso de las importaciones de Venezuela a Colombia, hubo un aumento de 22,46% desde que se reanudaron las relaciones comerciales en 2022.
     
    Al cierre de 2023 se contabilizaron importaciones por US$117 millones. Además, el balance comercial entre los dos países fue de US$555,7 millones en 2023, según el Dane. En el primer mes de 2024, fue de US$38,1 millones.
     
    Cabe resaltar que en medio de los intereses comerciales entre los dos países, también está sobre la mesa el vínculo en las jornadas de la democracia, lo que quedó demostrado con la invitación a Colombia desde la Embajada de Venezuela para la participación de “observaciones” electorales el próximo 28 de julio en la contienda para la presidencia.
     
    Por Menfy Méndez para LaRepública.
  • Historias Del Oro Negro Venezuela De Los Cuatro Boom Petroleros Al Default

    El estudio señala que el costosísimo aparato burocrático devoró US$772.332 millones, PetroCaribe consumió US$59.679 millones y que Pdvsa arrastró al Banco Central de Venezuela.
     
    Es posible empobrecer a un país rico en recursos naturales? La historia reciente de Venezuela responde a esa pregunta. Un estudio del analista financiero Orlando J. Zamora repasa la cronología petrolera venezolana —desde 1917 cuando se hizo la primera exportación de crudo de 322 barriles— y se detiene en el período 2010-2014, en el que una danza de dinero impresionante permitió beneficiar a 30 naciones mientras la petrolera estatal se endeudaba 1,6 veces más que el país.
     
    Pasada la segunda guerra mundial, Estados Unidos comenzó a importar petróleo del Medio Oriente y puso a competir ese crudo en el mercado estadounidense con el crudo venezolano. Esa región desplazó a Venezuela en 1949, como el tercer productor mundial. Hasta entonces, Venezuela producía 515.000 barriles diarios y, en su conjunto los países del Medio Oriente alcanzaban la cifra de 475.000 barriles al día. Sólo habían transcurrido 30 años desde la primera exportación de crudo y la nación era otra, marcada por el petróleo. Para lo bueno y para lo malo.
     
    Al amparo de la riqueza petrolera y con la influencia de hombres visionarios como Juan Pablo Pérez Alfonzo —el más citado prócer venezolano como padre de la Opep—, pero también de Gumersindo Torres, Alberto Adriani —el autor de la frase “sembrar el petróleo”—, Manuel Egaña y el presidente Isaías Medina Angarita, el país avanzó en disposiciones legislativas, que le permitieron obtener sustanciales beneficios como productor de petróleo.
     
    En 1936, se aprobó la Ley del Trabajo que consagraba el derecho de huelga y la sindicalización; en 1942, la Ley del Impuesto sobre la Renta; en 1943, la Ley de Hidrocarburos, que fijaba la regalía o impuesto inicial de explotación, instrumentos que constituyeron importantes logros frente al poder de las concesionarias extranjeros.
     
    En 1948, Manuel Pérez Guerrero dio un gran salto. En su carácter de Ministro de Hacienda introdujo al Congreso Nacional la modificación a la Ley del Impuesto sobre la Renta, para establecer el principio del “50-50” —popularizado como el fifty-fifty—, para gravar con un impuesto adicional de 50% los beneficios que obtuviesen las compañías petroleras por encima de la participación.
     
    Un estudio del analista financiero Orlando J. Zamora repasa la cronología petrolera venezolana —desde 1917 cuando se hizo la primera exportación de crudo de 322 barriles— y se detiene en el período 2010-2014, en el que una danza de dinero impresionante permitió beneficiar a 30 naciones mientras la petrolera estatal se endeudaba 1,6 veces más que el país.
    Tres décadas después, en 1975, el Gobierno decidió nacionalizar el petróleo, y pagó a las concesionarias 4.300 millones de bolívares (equivalente a US$1.000 millones de la época) por toda la estructura de oleoductos, refinerías, terminales, taladros y la infraestructura existente.
     
    En apretada síntesis, se identifican los cuatro “boom” petroleros que cambiaron radicalmente la economía venezolana:
     
    - Entre 1927 y 1939, durante los gobiernos de Juan Vicente Gómez y Eleazar López Contreras, entraron al país US$2.500 millones.
     
    - Entre 1948 y 1958, durante los gobiernos de Rómulo Gallegos y Marcos Pérez Jimenez, llegaron al país US$17.036 millones.
     
    - Entre 1973 a 1984, durante los gobiernos de Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez y Luis Herrera Campíns, entraron al país US$145.000 millones.
     
    - Entre 2004 a 2014, durante los gobiernos de Hugo Chávez-NicolásMaduro, el país recibió la impresionante suma de US$775.959 millones. Adicionalmente, por ingresos tributarios el fisco recibió ese lapso US$395.327 millones.
     
    No obstante esa riqueza recibida, los bancos de inversión CitiGroup, Barclays, JP Morgan, han dicho, recientemente, que todas las señales de la economía venezolana indican que el gobierno venezolano no va a poder cancelar las deudas pendientes y caerá en un “default”. ¿Será posible esto?
     
    El investigador y analista financiero Orlando J. Zamora, utilizando documentación oficial de varios organismos, aseguró que los gobiernos de Chávez-Maduro recibieron ingresos de US$884.049 millones en exportaciones petroleras; además de tributos directos e indirectos de US$772.332 millones; por emisiones de bonos, créditos y financiamientos US$251.767 millones y por la emisión inorgánica de dinero US$107.290 millones que hacen un total de US$2.015.438.000 millones (más de US$2 billones).
     
    Zamora señala que el gobierno central utilizó y pagó una nómina de 2,7 millones de personas, 300.000 personas tercerizadas, e infló 3 veces la nómina de las empresas del Estado. Asegura también la presencia de 2,6 millones de pensionados, financiados al margen del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).
     
    En el estudio de este analista financiero Zamora, precisa que toda la estructura partió de Petróleos de Venezuela, que fundó 270 empresas nacionales y extranjeras y adquirió 20.000 vehículos para los Ministerios.
     
    Una característica resaltante del último período es el boom de las nacionalizaciones: telefonía, electricidad, silos, cafetaleras, azucareras, cementeras, empresas agroindustriales, además de la creación de 14 bancos y una red de bodegas de alimentos.
     
    En el estudio abarca 21 páginas se asegura que en esa danza de dinero se beneficiaron más de 30 naciones.
     
    No obstante toda esa acumulación de riqueza, 36,3% de la población (10,9 millones de personas) vive bajo la línea de pobreza y lo que define al país ahora son sus indicadores negativos en: inflación, escasez, endeudamiento, escaso poder de compra de la población, devaluaciones, colapso del flujo financiero, caída del producto interno bruto, de las reservas, balanza de pagos negativa por cinco años consecutivos, corrupción, inseguridad, y pérdida de la calidad de servicios.
     
    Zambrano señala que el costosísimo aparato burocrático devoró US$772.332 millones, PetroCaribe consumió US$59.679 millones y que Pdvsa arrastró al Banco Central de Venezuela y lo reemplaza como rector cambiario, lo hace sucumbir y lo lleva a imprimir US$107.290 millones en dinero inorgánico.
     
    La empresa petrolera estatal fue endeudada 1,6 veces más que la Nación.
     
    Zambrano expresa que la orgía de dinero comenzó en 2004, cuando se le eximió a Pdvsa, la obligación de vender al BCV los ingresos de divisas.
     
    por José Suárez Núñez
     
    Inteligencia Petrolera
  • Industria energética de Colombia sí contempla importación de gas de Venezuela

    En el más reciente Informe de Gas Natural, con corte a 2022, Promigas expuso una serie de elementos que el Gobierno de Colombia y el sector deberían tener en cuenta para garantizar la seguridad y autosuficiencia energética: entre ellas la importación de gas de Venezuela.
    “Desde el momento en que el Gobierno Nacional anunciara a través de varios de sus funcionarios, la posibilidad de importar gas desde Venezuela, se abrió el debate y muchos agentes del sector anunciaron sus críticas a esta intención de política energética, aduciendo las implicaciones que conllevaría perder la autosuficiencia energética y los incrementos en el precio a usuarios finales que se estiman”, cita el informe.
     
    Y es que esta idea se reforzó como consecuencia de la reducción de las reservas -según el reporte de 2022- y la oferta local del gas tras la implementación de la política antes tratada: la no asignación de nuevos contratos de exploración y explotación de hidrocarburos.
     
    Para el presidente de Promigas, Juan Manuel Rojas, es necesario explorar la posibilidad de traer gas de Venezuela. “No debemos cerrarnos esa puerta, todas las opciones y alternativas deben estar sobre la mesa porque debemos garantizar la sostenibilidad de la matriz energética de los colombianos”.
     
    Rojas se refiere a recursos internos -el autoabastecimiento- tanto continentales (costa adentro) y en el Caribe colombiano (off shore y/o costa afuera), pero también a las posibilidades de seguir importando gas: tanto desde la regasificadora SPEC, la posible Regasificadora del Pacífico y por el gasoducto que hay entre Venezuela y Colombia.
     
    “Solo pensar en viabilizar esta opción pone de presente que transcurridos más de 18 años de la firma del acuerdo (2004) con el que se dio paso a ello, el vecino país aún no cumple con los requisitos inicialmente pactados”, destaca el Informe.
     
    Agrega que, desde mediados de 2015, “cuando se dieron por terminadas las exportaciones de gas de Colombia a Venezuela, el país quedó a la espera de que estos flujos se revirtieran y así poder incorporar ciertas cantidades de gas a la oferta nacional”.
     
    Según el documento, el inicio de estas importaciones se fue dilatando en el transcurso de los años por diferentes motivos expuestos por el Gobierno venezolano y su estatal PDVSA:
     

    -Primero, aspectos climáticos (fenómeno de El niño), después técnicos

    -Segundo, la ruptura de las relaciones diplomáticas y comerciales entre los dos gobiernos a mediados de febrero de 2019, restablecidas en agosto de 2022
    Aunque la propuesta se deja sobre la mesa, el Informe de gas natural también dice que, a junio de 2023, no se tiene certeza de cuándo podrían comenzar las importaciones y mucho menos aspectos importantes como volúmenes a suministrar y metodología para la fijación de precios.
     
    De hecho, recientemente, en entrevista con Valora Analitik el ministro de Minas y Energía de Colombia, Omar Andrés Camacho, aseguró que, por ahora, no está contemplada la importación de gas de Venezuela y aclaró que “nunca ha sido una opción”.
     
    Infraestructura construida para la importación de gas natural de Venezuela
     
    Para esta operación PDVSA construyó el gasoducto Antonio Ricaurte, inaugurado en octubre de 2007, por los presidentes: Álvaro Uribe y Hugo Chávez, con la apertura de la válvula en el campo Ballena, en La Guajira colombiana.
     
    Este gasoducto tiene una longitud de 224,4 km, de los cuales 88,5 km son en territorio colombiano, una capacidad de 500 Mpcd y la inversión fue de US$335 millones.
     
    De acuerdo con el Informe, esta operación de comercio internacional de gas entre Colombia y Venezuela, desde un principio, resultó muy atípica por las aristas que de ella se desprendían.
     
    La principal particularidad de este acuerdo de suministro radicó en su estructura a dos tiempos: Colombia comenzaba exportando gas a Venezuela por cuatro años (2008-2011), para luego revertir estos flujos a partir de 2012, cuando Venezuela pasaba a exportar gas a Colombia durante 16 años.
     
    Con este acuerdo, en teoría, se vislumbraba una relación “gana–gana” para ambos países. Por un lado, Colombia colocaba su excedente de producción y se preparaba para cubrir su déficit de gas, proyectado, en ese entonces para 2018.
     
    Y, por otro, Venezuela no solo cubría parte de su déficit, sino que aseguraba mercado para su gas natural proveniente de proyectos en desarrollo que, según estimaciones de PDVSA, estarían en su etapa productiva en 2012.
     
    En el cuadro anterior se aprecia cómo fue el comportamiento de las exportaciones de gas hacia Venezuela durante los 7,5 años que se dieron, aun cuando en principio solo estaban proyectadas para cuatro años.
     
    En él se observan precios de venta y volúmenes entregados, los cuales, cuando se contrastan con los volúmenes comprometidos para cuatro primeros años, verifican la totalidad de los cumplimientos, aun con cantidades excedentes. Para la fijación del precio de este gas exportado a Venezuela se tomaba como referencia el precio en boca de pozo del gas de La Guajira.
     
    Situación actual
     
    De acuerdo con el InfoGas 2023, para Colombia, importar gas de Venezuela es y será siempre una posibilidad latente de la cual no puede abstraerse el sector.
     
    Los reparos a esta política nacen cuando “se intenta forzar y anticipar en el tiempo dichas importaciones como consecuencia de la negativa de otorgar nuevos contratos de exploración y explotación de petróleo y gas, poniéndole freno a la inversión en el sector y, por ende, a la producción nacional de gas”.
     
    El documento asegura que, más allá de la situación política y de las dificultades en materia económica que vive el vecino país desde hace más de una década, en el mediano y largo plazo lo que debería primar es la ley de oferta y demanda, y, tal como lo vaticinan muchos expertos del sector gas del continente, tarde o temprano Venezuela está llamada a ser el gran abastecedor de gas natural, no solo de Colombia, sino de toda la región.
     
    Ahora bien, aun cuando, la saliente ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, en sus primeras declaraciones después de su posesión, afirmó que, si llegase a escasear el gas natural en Colombia, Venezuela sería una opción para comprar, existe una serie de reparos e interrogantes que ponen en entredicho la viabilidad de esta opción antes de por lo menos cuatro años.
     
    Entre los reparos e interrogantes que surgen están, por un lado, los aspectos intrínsecos de las importaciones como tal, y, por otro, cuál sería el impacto para los usuarios del país de tener que pagar por un gas comprado en el exterior.
     
    Lo primero, tal como se observa en el cuadro anterior, el Informe aclara que, hasta el momento, Colombia nunca ha comprado gas venezolano, y entre los deberes que se necesita para ello están:
     
    En Venezuela:
     
    Adecuar las condiciones de la calidad de la molécula de gas porque no cumple con los estándares para entrar al SNT de Colombia, básicamente, retirar CO2 y subir la presión y el punto de rocío.
     
    Desarrollar nueva infraestructura que conecte los campos de producción de gas natural que se encuentran al oriente del país con el gasoducto Antonio Ricaurte en Maracaibo (Zulia), en el occidente venezolano.
     
    Ejecutar millonarias inversiones que permitan una readecuación del gasoducto Antonio Ricaurte, inactivo desde 2015, para una eventual exportación a Colombia.
     
    En Colombia:
     
    Adquirir y adecuar los equipos y redes que harían posible estas importaciones. Su desarrollo tomaría al menos cuatro años de la mano de millonarias inversiones.
    El gasoducto, también denominado Transcaribeño, con una extensión de 225 km, 89 de ellos en territorio colombiano, pasa por una zona con más de 60 comunidades Wayuú que se han opuesto a la obra y exigen nuevas consultas previas.
     
    En Colombia:
     
    En lo que hace referencia al tema del precio que se estaría pagando por el gas proveniente de Venezuela, existe mucha incertidumbre, dado que, al parecer, contractualmente no se definió una metodología específica para ello.
     
    No obstante, en septiembre de 2022, Naturgas advirtió que el impacto en el precio final a los usuarios residenciales con este gas importado podría llegar a ser hasta cinco veces mayor frente al valor actual.
     
    Por Yennyfer Sandoval para Valora Analitik.
  • Las esperanzas de exportación de petróleo venezolano de Chevron golpean un obstáculo

    Los planes de Chevron para aumentar sus exportaciones de petróleo crudo desde Venezuela se han topado con un obstáculo, ya que el país sudamericano sancionado no puede asumir el costo de dragar una entrada clave de exportación de petróleo.
    Las esperanzas de Chevron en Venezuela incluyen aumentar las exportaciones de petróleo crudo del país sancionado, pero para lograrlo, es necesario dragar el lago de Maracaibo. Y Venezuela no comprará el equipo necesario para hacer el dragado, según una carta que Venezuela envió al astillero holandés Royal IHC, citando fondos limitados.
    Chevron pagó por una medida de la cantidad de sedimentos acumulados en el fondo del lago, pero Chevron podría verse obligada a pagar también por el dragado si quiere aumentar sus exportaciones.
     
    Chevron le pidió a Venezuela que dragara la ensenada para evitar que los barcos encallen mientras intenta cumplir con sus ambiciones de exportar entre 400.000 bpd y 500.000 bpd de petróleo crudo fuera de Venezuela. Las exportaciones venezolanas actuales de la compañía con sede en EE. UU. se ubicaron en 300,000 bpd, según Bloomberg, pero esto ya es un aumento significativo de la tasa de exportación de Chevron en enero de 100,000 bpd.
     
    El crudo pesado de Venezuela es apreciado por las refinerías de la Costa del Golfo, quienes, hasta hace poco, buscaban los grados pesados ​​de Rusia para reemplazarlo. En diciembre pasado, se informó que varias refinerías intentaban hacerse con el raro crudo venezolano.
     
    La administración Biden suavizó las sanciones a Venezuela para permitir que Chevron reanudara su trabajo en Venezuela cuando las nuevas sanciones cerraron el acceso al crudo pesado ruso.
    En noviembre, el gobierno otorgó a Chevron una licencia de seis meses para operar en Venezuela bajo sus empresas conjuntas con PDVSA allí. Las ganancias de la venta del crudo derivado de Venezuela de Chevron se destinarán a pagar su deuda con Chevron y no impulsarán las ganancias de la estatal PDVSA.
     
    Por Julianne Geiger para Oilprice.com
  • Las riquezas petroleras alimentan una acalorada disputa entre Venezuela y Guyana

    Venezuela reclama la propiedad de la región del Esequibo, rica en recursos, que constituye dos tercios del territorio de Guyana.
    Las disputas entre Venezuela y Guyana, la nación productora de petróleo más nueva de América del Sur, por la  región de Esequibo, rica en recursos, se están intensificando una vez más. La disputa de más de un siglo se centra en el reclamo de Venezuela sobre el área de 61.000 millas cuadradas, que comprende aproximadamente dos tercios del territorio soberano de Guyana. 
     
    Después de que la gran empresa  Exxon hiciera una serie de descubrimientos de petróleo de alta calidad  en las aguas frente a Esequibo, el  ruido de sables del presidente socialista venezolano, Nicolás Maduro, se intensificó . A finales de 2023, se temía que Venezuela utilizara su ejército para anexar la región en disputa, aunque los presidentes de Venezuela y Guyana finalmente acordaron resolver la disputa pacíficamente. Desde entonces, ha surgido evidencia de  una intensa actividad militar venezolana  a lo largo de la frontera con Guyana, lo que ha generado temores de que Caracas se esté preparando para apoderarse del Esequibo por la fuerza.
     
    El Esequibo y la cercana Demara, otro territorio de Guyana, fueron originalmente colonias holandesas establecidas en el siglo XVII que fueron tomadas por tropas británicas después de la ocupación francesa de los Países Bajos. Ambas colonias, después de volver al dominio holandés, fueron cedidas oficialmente a Gran Bretaña en 1814 y luego unificadas con otras colonias de la zona para formar la Guayana Británica. El área fue disputada por el Imperio español, que afirmaba que Gran Bretaña había invadido el territorio de su colonia, la Vicerealeza de Nueva Granada, que contenía lo que hoy es Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador. Los  orígenes de la disputa moderna  se encuentran en el surgimiento de Venezuela como nación soberana en 1831 después de que el país abandonara la República de la Gran Colombia, anteriormente Virreinato de la Nueva Granada, que logró la independencia de España en 1819. Caracas optó por ejercer el legado colonial de Venezuela, reclamando el Esequibo después de que se descubriera oro en la zona. 
     
    Tras una importante presión estadounidense, que surgió después de que Caracas contratara a un cabildero con sede en Washington que argumentó que  Gran Bretaña había violado la Doctrina Monroe , el Tratado de Arbitraje de Washington de 1899 resolvió la disputa. Ese acuerdo internacional, que esencialmente falló a favor de Gran Bretaña, estableció la frontera que existe hoy. La creciente popularidad de los políticos de izquierda en la Guayana Británica, junto con las crecientes demandas de independencia, alarmó a los gobiernos de derecha en Caracas que estaban  luchando contra una insurgencia de izquierda respaldada por Cuba. 
     
    Los gobiernos de derecha de Venezuela temían que ese conflicto se intensificara, particularmente con el gobierno central conservador de la vecina  Colombia librando una guerra civil multipartidista  contra varios movimientos guerrilleros de izquierda, que Bogotá parecía incapaz de derrotar. Después de la Revolución Cubana, la popularidad del socialismo y el volumen de insurgencias izquierdistas se dispararon en toda América Latina. Esto desató la alarma en Washington, especialmente cuando la Guerra Fría se intensificó y la influencia soviética creció, viendo cómo la Casa Blanca percibía a la Venezuela anticomunista como un baluarte natural contra la propagación de la ideología marxista en América Latina.
     
    Como tal, el reclamo sobre el Esequibo adquirió un nuevo significado en Venezuela durante la Guerra Fría. El presidente anticomunista Rómulo Betancourt, conocido como el padre de la democracia venezolana, resucitó el reclamo sobre el Esequibo. En 1962, durante la segunda presidencia de Betancourt,  Caracas declaró nulo el Tratado de Washington  mientras el gobierno de derecha aumentaba la presión sobre los líderes izquierdistas proindependentistas de la Guayana Británica. Betancourt utilizó esto para descarrilar el impulso de la colonia hacia la independencia e impedir que un gobierno socialista tomara el poder, lo que temía convertiría a Guyana en un refugio para las guerrillas izquierdistas en guerra con Caracas. 
     
    No es unicamente Maduro quien ha considerado invadir Guyana. El dictador de derecha fervientemente anticomunista Marco Pérez Jiménez, un oficial militar que derrocó a Betancourt en 1948, se preparó para invadir la Guayana Británica en 1958, aunque un golpe de estado derrocó a su régimen antes de que se ejecutara el plan. 
     
    Si bien la política de Venezuela ha cambiado significativamente desde el final de la Guerra Fría, con un régimen autoritario socialista en el poder desde 1999, el reclamo del Esequibo es uno de los pocos temas compartidos por Maduro y la oposición. 
     
    Luego de un tenso final de 2023, donde  los rumores de una invasión del Esequibo se arremolinaron  tras el anuncio de Caracas de que se había decidido un referéndum a favor de la incorporación del territorio a Venezuela, la disputa pareció calmarse. Sin embargo, ha vuelto a estallar en las últimas semanas. Caracas acusó a Georgetown de  otorgar licencias de perforación ilegales  a compañías de energía,  objetó la campaña de perforación de Exxon  y afirmó que la gran empresa estaba involucrada en conducta corrupta con la figura clave de la oposición María Corina Machado. La mayor amenaza, sin embargo, proviene de la movilización del supuestamente poderoso ejército de Venezuela, que con 337.000 efectivos ocupa el tercer lugar en Sudamérica por número de efectivos.
     
    Hay abundante evidencia de que Caracas está aumentando el número de tropas y equipos a lo largo de la frontera con Guyana. La inteligencia de una variedad de fuentes, en particular  imágenes de satélite examinadas por el Centro de Estrategia y Estudios Internacionales (CSIS) , indica que este es el caso. Muestran una extensa limpieza de tierras que se cree que se está utilizando para establecer infraestructuras de suministro y transporte, así como para crear zonas de preparación para formaciones militares. 
     
    Las fotos también muestran una concentración de fuerzas venezolanas cerca de la frontera, con lanchas patrulleras, tanques ligeros y vehículos blindados avanzando hacia la zona. Esto respalda  las afirmaciones de Georgetown de que las imágenes satelitales  de gobiernos amigos revelaron una intensificación de la actividad militar venezolana cerca de su frontera. Estos acontecimientos indican que Caracas desplegará más tropas, vehículos blindados y aviones en la región fronteriza en disputa, lo que no sólo eleva las tensiones sino también el riesgo de un enfrentamiento armado.
     
    Esas acciones violan la  Declaración de Argyle de diciembre de 2023  firmada por el presidente Maduro de Venezuela y el presidente de Guyana, Irfaan Ali, en San Vicente y las Granadinas. En este pacto, Venezuela y Guyana acordaron, en primer lugar, que directa o indirectamente no se amenazarán ni usarán la fuerza entre sí en ninguna circunstancia, incluso en relación con controversias existentes. También hubo un compromiso de abstenerse de intensificar el conflicto existente mediante palabras o hechos, procurando al mismo tiempo la buena vecindad y la coexistencia pacífica. Finalmente,  ambos países aceptaron resolver la disputa pacíficamente  de acuerdo con el derecho internacional y establecer una comisión conjunta para encontrar una solución.
     
    Los últimos acontecimientos demuestran que Maduro está actuando de manera engañosa y contraria a los objetivos que acordó públicamente, principalmente resolver el reclamo de Venezuela sin recurrir a la violencia y de acuerdo con el derecho internacional. De hecho, el presidente dictatorial de Venezuela está utilizando al supuestamente poderoso ejército del país, con la amenaza de una invasión, como palanca para garantizar que Georgetown cumpla con su objetivo de anexar el Esequibo. El uso de la diplomacia junto con la amenaza de violencia militar para obligar a un país a cambiar su comportamiento se  conoce como  cumplimiento. Esta es una de las estrategias preferidas utilizadas por los dictadores de todo el mundo para lograr sus objetivos geopolíticos. Durante más de una década, Maduro ha demostrado abiertamente su duplicidad diplomática y su voluntad de utilizar la violencia o la amenaza de violencia para aterrorizar a sus oponentes con el fin de lograr objetivos ideológicos y asegurar el futuro de su régimen. 
     
    Como lo demuestra la invasión de Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin, los dictadores antiliberales, como Maduro, no respetan el derecho internacional ni la diplomacia y, en última instancia, casi siempre recurrirán a la fuerza desnuda, especialmente si poseen un hecho consumado, para resolver disputas. Un hecho consumado es cuando un régimen cree que la aplicación de una fuerza militar abrumadora le permitirá apoderarse del territorio en disputa sin desencadenar una guerra prolongada. Desde 1945, se ha convertido en la estrategia más común empleada por los estados autoritarios para apoderarse de territorios en disputa. El ejemplo más reciente es la  creencia del Kremlin de que poseía un hecho consumado  que permitiría una invasión exitosa de Ucrania evitando al mismo tiempo una guerra total, aunque esa estrategia fracasó con el estallido de un costoso y prolongado conflicto. Un hecho consumado, al igual que la coerción, es esencialmente una forma de negociación coercitiva utilizada para lograr el cumplimiento diplomático y político de un Estado oponente mediante la amenaza o el uso real de una fuerza abrumadora. 
     
    El ejército de Venezuela, en el papel, se presenta como uno de los más poderosos de América del Sur y capaz de abrumar a la minúscula fuerza de defensa de Guyana. La clave del pensamiento de Maduro con respecto al Esequibo es su estrecha alianza con Putin, donde el  régimen autocrático de Venezuela se puso del lado del Kremlin  con respecto a la invasión rusa de Ucrania. Rusia, especialmente desde que Washington impuso estrictas sanciones a Caracas, surgió como uno de los principales patrocinadores de Venezuela, proporcionando no sólo asistencia financiera sino también ayuda y suministros militares cruciales. El Kremlin ha estado armando al ejército venezolano desde que el presidente Hugo Chávez asumió el cargo y  lanzó su Revolución Bolivariana socialista en 1999 . La importancia de la ayuda militar de Rusia se disparó a medida que  Washington incrementó las sanciones , destinadas a aislar a Caracas de los mercados energéticos y financieros globales, contra el régimen dictatorial de Maduro.
     
    Moscú ha equipado a Caracas con aviones de combate de cuarta generación, helicópteros artillados, misiles antiaéreos, artillería, tanques de batalla, vehículos blindados de transporte de personal, armas antiblindados y una multitud de armas pequeñas. De hecho, Rosoboronexport, el vendedor estatal de armas de Rusia, autorizó una planta en Venezuela para producir rifles de asalto Kalashnikov AK-103, el arma larga estándar del ejército. En una muestra de solidaridad con Maduro, el Kremlin ha enviado poderosos activos militares a Venezuela. Estos incluyen bombarderos estratégicos Tupolev con capacidad nuclear, destructores y el crucero de batalla clase Kirov Pedro el Grande, considerado el buque de superficie de propulsión nuclear más grande del mundo. Moscú también ha enviado asesores militares, guardaespaldas y tropas desplegadas, incluidos  mercenarios del controvertido Grupo Wagner , para apoyar al asediado régimen de Maduro. Se dice que incluso  se enviaron soldados rusos a vigilar la frontera de Venezuela con Colombia, el aliado sudamericano más cercano de Washington.
     
    A pesar de la fuerza militar de Venezuela sobre el papel, existen dudas sobre si las fuerzas armadas son operativamente capaces de lanzar una invasión y apoderarse del territorio en disputa. El duro terreno de Esequibo y la falta de infraestructura lo hacen inhóspito para operaciones militares. Por esas razones, se especula que las fuerzas terrestres de Venezuela deben atravesar el territorio de Brasil para llegar a la región. A finales de 2023,  Brasil comenzó a reforzar su presencia militar  en la frontera con Venezuela y ha estado enviando más personal y equipos desde principios de este año. En febrero de 2024, según un  informe de la agencia de noticias Reuters , Brasilia trasladó dos docenas de vehículos blindados a Manaos y reforzó la guarnición local a 600 soldados. Según se informa, la guarnición de Boa Vista se ampliará a un regimiento, y el ejército brasileño está considerando desplegar más tropas y vehículos blindados a lo largo de la frontera. Se presume que las fuerzas armadas de Brasil, clasificadas  como las más grandes y poderosas de América del Sur, son capaces de repeler cualquier incursión militar de Venezuela.
     
    Existen dudas significativas sobre la capacidad y preparación para el combate de las fuerzas armadas de Venezuela. Durante 2021, las fuerzas terrestres de Caracas, en una  serie de enfrentamientos en el estado sureño de Apure , fronterizo con Colombia, fueron derrotadas por un puñado de guerrillas de izquierda curtidas en la batalla del disidente Frente 10 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). 
     
    El Frente 10, que se estima cuenta con 300 combatientes, repudió el  acuerdo de paz de las FARC de 2016 en Bogotá  y estableció una base operativa en Apure, donde se involucró fuertemente en economías ilícitas, incluido el tráfico de cocaína y la extorsión. Los disidentes encontraron aliados en el ejército venezolano, que los vio  cooperar con varias unidades de las fuerzas armadas en actividades ilícitas altamente rentables, incluido el tráfico de cocaína. 
     
    Una disputa por el control de esas economías en Apure,  combinada con la creciente paranoia de Maduro por perder el control  y los temores de que el Frente 10 disidente se estuviera volviendo demasiado fuerte, hizo que el ejército venezolano lanzara ataques contra la banda armada ilegal. 
     
    En marzo de 2021, elementos terrestres de las fuerzas terrestres de Venezuela, incluidos el ejército, las fuerzas especiales de la policía y la Guardia Nacional Bolivariana, estaban atrapados en un conflicto asimétrico con el Frente 10. A pesar de su ventaja numérica y dominio en potencia de fuego mediante el despliegue de aviones de combate, artillería, helicópteros y vehículos blindados, los ataques de las fuerzas terrestres venezolanas fracasaron ante las tácticas irregulares de las experimentadas guerrillas. Las guerrillas disidentes de las FARC infligieron numerosas bajas a las fuerzas venezolanas, incluida la captura de muchos soldados en emboscadas, y se cree que el número real de muertos es el doble  de los 16 muertos reportados oficialmente. 
     
    Existen considerables conjeturas sobre por qué las fuerzas armadas de Venezuela no lograron derrotar a un adversario menor, especialmente cuando se considera su superioridad sustancial en número y potencia de fuego. El entrenamiento y el equipamiento deficientes, la mala planificación estratégica y táctica y la baja moral fueron responsables de la falta de eficacia en el combate. También se especula que la capacidad de las fuerzas armadas de Venezuela se ha visto degradada por su creciente papel político, donde son una herramienta utilizada para  garantizar la supervivencia del régimen dictatorial de Maduro  en lugar de una organización apolítica profesional encargada de defender el territorio soberano de Venezuela. Por estas razones, el fortalecimiento militar de Caracas en la frontera con Guyana y el ruido de sables de Maduro parecen estar presionando a Georgetown mediante la amenaza de violencia en lugar de presentarse como un plan genuino para invadir Guyana y anexar el Esequibo.
     
    Por Matthew Smith para Oilprice.com
  • Los 10 países con mayores reservas de petróleo

    Todos sabemos quiénes son los mayores productores de petróleo crudo del mundo y podemos enumerar los tres principales sin esfuerzo. Pero aquí está la cuestión: los mayores productores no son necesariamente los países con las mayores reservas.
    Hay varias razones para ello, como veremos a continuación. Por ahora, baste decir que una cosa es tener un recurso natural y otra muy distinta desarrollarlo al máximo.
    Aquí están los diez países más ricos en petróleo crudo en orden ascendente.
     
    #10 Libia
    Se estima que el país del norte de África tiene unos  48.300 millones de barriles  de crudo en reservas. Sin embargo, es un productor relativamente menor, con un  promedio diario  de alrededor de 1,2 millones de barriles.
     
    La inestabilidad política y las luchas por el poder entre diferentes facciones después de la guerra civil es la razón principal de los constantes problemas de Libia para aprovechar al máximo sus recursos petroleros. Sin embargo, parece que las cosas pueden estar comenzando a cambiar con Europa mirando al país del norte de África como una mayor fuente de petróleo.
     
    #9 Estados Unidos
    Las fuentes estiman las reservas de petróleo crudo de EE. UU. de manera diferente. Algunos, como la Administración de Información de Energía,  los ubican  en poco menos de 36 mil millones de barriles y cuentan las reservas de condensado por separado.
     
    Otros, como World Population Review, cuentan el crudo y los condensados ​​juntos, lo que arroja reservas de 68 800 millones de barriles para EE. UU. Según las cifras de la EIA, el crudo y los condensados ​​juntos suman alrededor de 74 000 millones de barriles. Sin embargo, el país es el mayor productor de petróleo crudo del mundo.
     
    #8 Kuwait
    Kuwait tiene unos 101.500 millones de barriles en reservas probadas de petróleo,  según  la OPEP. El pequeño estado del Golfo produce entre 2,4 millones y 2,67 millones de barriles de petróleo al día y exporta unos 1,7 millones de bpd.
    Relacionado: Cuatro escenarios que podrían llevar los precios del petróleo a $200
     
    El estado tiene grandes planes para sus riquezas petroleras: para 2030, Kuwait Petroleum Corporation  planea  aumentar la capacidad de producción del país hasta 4 millones de barriles diarios. Claramente, Kuwait no está particularmente preocupado por las predicciones que anticipan la desaparición de la demanda de petróleo.
     
    #7 EAU
    El tercer mayor productor de petróleo de la OPEP, los Emiratos Árabes Unidos,  posee  aproximadamente 111 mil millones de barriles de petróleo crudo y produce un promedio de 2,7 millones de barriles diarios. De este, exporta 2,3 millones de barriles diarios, según datos de la OPEP.
     
    Además de un importante productor de petróleo y hogar de algunas de las mayores reservas del mundo, los Emiratos Árabes Unidos también son un ejemplo de una economía que está utilizando su principal producto de exportación para diversificarse. Gracias a su riqueza petrolera, los EAU se han convertido en un imán para el turismo de lujo y tienen grandes esperanzas como centro de alta tecnología.
     
    #6 Rusia
    Rusia tiene unos 80.000 millones de barriles en reservas probadas de crudo,  según  la EIA, ya partir de este mes produce alrededor de  9,4 millones de barriles  diarios, excluyendo condensados.
    Hace un par de años, Rusia producía más de 11 millones de barriles diarios, incluidos los condensados, pero la invasión de Ucrania y las sanciones occidentales que siguieron provocaron una respuesta, y una de las formas que tomó fue un recorte de producción. Aun así, las exportaciones de crudo y combustibles han  vuelto  a los niveles de antes de la guerra.
     
    #5 Irak
    Irak, el segundo productor de la OPEP, alberga reservas probadas de unos  145.000 millones  de barriles, con una producción de alrededor de 4,5 millones de barriles diarios. Las exportaciones promedian 3,4 millones de bpd pero, al igual que Kuwait, Irak tiene grandes planes.
     
    La ambición de Bagdad es igualar la producción de su colega más grande de la OPEP, Arabia Saudita, pero, según los analistas, no podrá hacerlo, ya que se prevé que la capacidad de producción alcance un máximo de unos 6,3 millones de barriles diarios durante los próximos cinco  años  .
     
    #4 Irán
    Irán tiene reservas de petróleo de  208,6 mil millones de barriles  y produce alrededor de 2,39 millones de barriles diarios. De esto, solo exporta un poco más de 760.000 bpd, según datos de la OPEP. La razón de la brecha sustancial entre las reservas, la producción y las exportaciones son, por supuesto, las sanciones estadounidenses que la administración anterior volvió a imponer a Irán.
     
    A pesar de las sanciones, y las negociaciones fallidas para su eliminación, Irán ha estado exportando más crudo, superando los  1,13 millones de bpd  a fines de 2022 y comenzando este año también en una trayectoria ascendente.  También hay  planes para aumentar la producción.
     
    #3 Canadá
    Canadá alberga  171 000 millones de barriles  de petróleo crudo, la mayor parte en forma de betún en arenas petrolíferas: hasta 166 300 millones del total son arenas petrolíferas, concentradas en Alberta. Eso es una décima parte de las reservas totales de petróleo del mundo.
     
    El país es el cuarto productor de petróleo más grande del mundo, con un  promedio diario  de más de 5 millones de barriles el año pasado, un récord. Curiosamente, la producción va en aumento a pesar de los esfuerzos del gobierno federal para reducir la industria debido a su huella de carbono. Sin embargo, la demanda de petróleo mantiene a los productores bombeando. Una  encuesta reciente de Ipsos  encontró que Canadá también es el proveedor de petróleo preferido a escala mundial.
     
    #2 Arabia Saudita
    El segundo mayor productor mundial y el mayor de la OPEP, Arabia Saudita, tiene reservas probadas de unos  267.000 millones de barriles . La producción fue un poco más de 9 millones de barriles diarios en 2021, que aumentó a  11,5 millones  de bpd en 2022, solo para reducirse recientemente en medio millón de bpd como parte de la última ronda de recortes de producción en la OPEP+.
     
    A pesar de su estricto control de las riendas de la producción, el reino planea expandir  su  capacidad de producción de los 12 millones de barriles diarios actuales a 13 millones de barriles diarios en 2027. Sin embargo, algunos analistas han advertido que Arabia Saudita está cerca de alcanzar su pico de petróleo.
     
    #1 Venezuela
    Venezuela, uno de los países más problemáticos del mundo, es también el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo, con más de  300 mil millones de barriles . Sin embargo, las sanciones estadounidenses, una crisis económica ahora crónica y la corrupción se han combinado para evitar que el país aproveche al máximo sus riquezas petroleras.
     
    Después de un período floreciente en los años noventa y principios de los 2000, la primera caída del precio del petróleo del nuevo milenio paralizó la economía venezolana. Antes de que tuviera la oportunidad de recuperarse, EE. UU. lo atacó con sanciones que diezmaron la producción: en 2022, el  promedio  fue de 600.000 a 700.000 bpd. Las exportaciones  promediaron  un poco más de 600.000 bpd.
    Preguntas frecuentes sobre reservas de petróleo
    ¿Qué país tiene la mayor cantidad de reservas de petróleo en el mundo?
    Venezuela es actualmente el país con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, con un estimado de 300 mil millones de barriles de petróleo. Sin embargo, a pesar de tener reservas de petróleo tan importantes, Venezuela ha estado luchando para explotar sus recursos petroleros por completo.
     
    ¿Tiene Estados Unidos más petróleo que Arabia Saudita?
    No, Arabia Saudita actualmente tiene más reservas probadas de petróleo crudo que Estados Unidos. Las reservas probadas de petróleo crudo de Arabia Saudita se estiman en alrededor de 267 mil millones de barriles, mientras que las reservas probadas de Estados Unidos se estiman en poco menos de 36 mil millones de barriles, según la Administración de Información de Energía.
     
    ¿Cuánto durarían las reservas de petróleo de Estados Unidos?
    El tiempo que durarían las reservas de petróleo de EE. UU. depende de varios factores, como la tasa de consumo y producción de petróleo. Según la Administración de Información de Energía (EIA), Estados Unidos tenía reservas probadas de petróleo de alrededor de 36 000 millones de barriles en 2021. Según la tasa de consumo diario estimada de la EIA de 19,11 millones de barriles por día en 2020, esas reservas durarían alrededor de 1 878 días, o poco más de cinco años, si EE. UU. dependiera únicamente de sus reservas internas de petróleo.
     
    ¿Cuánto petróleo tiene Canadá?
    Canadá tiene importantes reservas de petróleo crudo, con un estimado de 171 mil millones de barriles de reservas probadas, según la Administración de Información de Energía (EIA). La mayor parte de las reservas de petróleo de Canadá se encuentran en forma de arenas bituminosas, concentradas en la provincia de Alberta. Las arenas bituminosas son una mezcla de arena, agua, arcilla y betún, una sustancia espesa similar al alquitrán que se puede refinar en petróleo crudo sintético.
     
    Por Charles Kennedy para Oilprice.com
     
  • Los 5 países productores de petróleo más grandes de América Latina

    América Latina surgió en las últimas dos décadas como una de las principales regiones productoras de petróleo del mundo. Esto ocurrió debido al inmenso auge petrolero en alta mar de Brasil impulsado por los campos petrolíferos presalinos de aguas ultraprofundas de ese país. Si bien la producción regional disminuyó debido al colapso de la industria petrolera de Venezuela bajo el peso de la corrupción, la mala conducta y las duras sanciones estadounidenses, América Latina está atrayendo un interés considerable de las empresas energéticas extranjeras. El surgimiento de Guyana como un productor regional de petróleo, con su auge petrolero en alta mar descrito como el juego fronterizo más candente del mundo, se está sumando a un importante interés internacional en la región. Si bien Guyana ha experimentado una prodigiosa expansión de reservas y producciónaún tiene que emerger como uno de los cinco principales productores de petróleo en América Latina y el Caribe. Aquí están los cinco mayores productores de petróleo de América Latina.
    #5 Argentina
    En quinto lugar se encuentra Argentina, económicamente asolada por la crisis, que es la tercera economía más grande de América Latina. Para 2022, Argentina bombeó un récord de 582.387 barriles de crudo por día, un 13% más que el año anterior y un 14,5% más que los 508.645 barriles por día extraídos durante 2019. La producción de petróleo de marzo de 2023 estableció un nuevo récord de producción mensual promediando 631,103 barriles por día. Esto indica que la industria petrolera de Argentina se ha recuperado de la pandemia y que la producción se está expandiendo constantemente a medida que crecen las entradas de inversión.
     
    Hay señales de que la producción de hidrocarburos de Argentina aumentará aún más con la formación de esquisto de Vaca Muerta, que se cree que contiene 16.000 millones de barriles de petróleo y 308 billones de pies cúbicos de gas natural, el motor de ese crecimiento. La explotación de la formación geológica es vista por Buenos Aires como una panacea económica . El desarrollo de Vaca Muerta está siendo encabezado por la compañía petrolera nacional YPF, que fue nacionalizada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en 2012. En marzo de 2023, el petróleo de esquisto compuesto representaba el 48,5 % de la producción total de petróleo de Argentina, frente al 40,5 % del año anterior.
     
    La inversión extranjera en energía también está creciendo en parte debido a los precios del petróleo más firmes, pero también debido a que el presidente Fernández implementó un paquete de beneficios fiscales y aduaneros para las empresas energéticas extranjeras que operan en Argentina en agosto de 2022. Se prevé que la producción de petróleo de Argentina crecerá a un millón. barriles por día para 2026, lo que facilitará un aumento notable de las exportaciones de petróleo a 500.000 barriles por día.
     
    #4 Venezuela
    El cuarto mayor productor de petróleo en América Latina es Venezuela, devastada por conflictos. Después de bombear un máximo histórico de 3,2 millones de barriles por día durante 1997, según datos de la OPEP, la producción colapsó cayendo a un mínimo de varias décadas de 569,000 barriles por día para 2020 cuando la pandemia de COVID-19 se extendió por todo el mundo. Desde entonces, la producción de petróleo de Venezuela se ha recuperado, en cierta medida, gracias a que Caracas recibió asistencia de aliados como Irán para reconstruir una infraestructura muy deteriorada. Las fuentes de datos secundarias de la OPEP muestran que Venezuela bombeó un promedio de 678.000 barriles por día para 2022, que creció a 695.000 barriles por día para marzo de 2023.
     
    A pesar de que la Casa Blanca de Biden alivió algunas sanciones, incluido permitir que la gran empresa energética Chevron vuelva a extraer petróleo en Venezuela, hay señales de que el miembro de la OPEP tendrá dificultades para aumentar la producción . La infraestructura de la industria petrolera destrozada, incluidas las tuberías con fugas, las refinerías inoperativas y los pozos defectuosos, pesan sobre las operaciones. Se necesitará una enorme inversión , estimada en hasta $ 120 mil millones, y al menos una década para reconstruir la industria petrolera de Venezuela. Caracas no podrá atraer ese nivel de inversión de la industria hasta que se garantice el estado de derecho y se suavicen sustancialmente las estrictas sanciones estadounidenses. 
     
    #3 Colombia
    Para un país con reservas probadas de petróleo que ascienden a unos escasos dos mil millones de barriles, Colombia, devastada por conflictos, supera su peso en términos de producción, habiendo bombeado un promedio de 754,199 barriles de petróleo por día para 2022. Esa impresionante producción ubica a Colombia como el tercer país más grande de América Latina. productor de aceite Para marzo de 2023, la producción había aumentado a 771 732 barriles de petróleo por día, pero al igual que en 2022, ese volumen todavía estaba muy por debajo de los 885 851 barriles obtenidos durante 2019 y sustancialmente menos que la producción récord de 2013 de poco más de un millón de barriles por día alcanzado durante 2013. 
     
    Es cuestionable si Colombia permanecerá entre los cinco principales productores de petróleo de América Latina. El parche energético del país andino está siendo azotado por muchos vientos en contra. Entre los más severos se encuentran las escasas reservas probadas de petróleo de poco más de dos mil millones de barriles, que durarán menos de ocho años debido a la falta de exploración. Eso, junto con la extracción de la mayor parte del petróleo de campos maduros, pesa sobre los volúmenes de producción. 
     
    Luego están los planes del primer presidente izquierdista de Colombia, Gustavo Petro, de prohibir la adjudicación de nuevos contratos para la exploración de hidrocarburos y la fracturación hidráulica. El Presidente y su ministra de Energía, Irene Vélez, confirmaron que cesarán las adjudicaciones de nuevos contratos de exploración de hidrocarburos y también hay un proyecto de ley que prohíbe el fracking en la Cámara de Diputados de Colombia. Cualquier movimiento de este tipo no solo disuadirá la inversión en el golpeado sector de hidrocarburos de Colombia, sino que dañará la economía dependiente del petróleo , donde el petróleo es responsable de un tercio de las exportaciones y casi una quinta parte de los ingresos del gobierno.
     
    #2 México
    Es un México devastado por los conflictos, que es el tercer productor de petróleo más grande de América Latina, bombeando 1,6 millones de barriles por día para 2022. Eso no solo representó una disminución del 2,5% en comparación con 2021, sino que fue la producción más baja desde 1979 cuando la producción anual fue un promedio de 1,5 millones de barriles por día. Hay señales de que México está luchando para impulsar la producción de petróleo y volver a más de dos millones de barriles por día, que se vio por última vez en 2016, por no hablar del récord de 3,4 millones de barriles por día alcanzado en 2004. Para marzo de 2023, la producción de petróleo se mantuvo estable en alrededor de 1,6 millones de barriles por día.
     
    La compañía petrolera nacional de México, Pemex, que es responsable de más del 90 % de la producción nacional, anunció pérdidas desastrosas en el primer trimestre de 2023 , con una utilidad neta de $3,150 millones para el período, casi la mitad de los $6,200 millones reportados un año antes. Pemex continúa agobiado por los onerosos niveles de deuda que suman $107 mil millones, lo que la convierte en una de las empresas de energía más endeudadas del mundo. A pesar de los esfuerzos de la compañía petrolera nacional para expandir la producción mediante la puesta en marcha de nuevos campos petroleros, que agregaron 543.000 barriles diarios durante el trimestre, la fuerte caída de la producción durante la última década parece irreversible. 
     
    #1 Brasil
    Brasil, la economía más grande de América Latina, también es el mayor productor de petróleo de la región, bombeando un récord de tres millones de barriles por día para 2022, mientras que la producción total de hidrocarburos fue de 3,9 millones de barriles por día. El inmenso auge petrolero en curso en Brasil sigue cobrando impulso con el vasto campo petrolero presal en alta mar del país que atrae una inversión extranjera considerable. Shell, el segundo mayor productor de petróleo de Brasil detrás de Petrobras, está invirtiendo fuertemente en operaciones en alta mar, aunque el sorpresivo impuesto a la exportación introducido por la administración de Lula perturbó a la súper gigante de la energía.
     
    La petrolera nacional Petrobras impulsará gran parte del crecimiento previsto de la producción de petróleo. En noviembre de 2022, la compañía petrolera nacional de Brasil anunció que tiene la intención de invertir $ 78 mil millones entre 2023 y 2027 con el 83% o $ 64 mil millones destinados a exploración y producción upstream. Durante ese período, Petrobras planea agregar 18 FPSO con siete destinados al campo Buzios, donde la mezcla de petróleo producida ha demostrado ser particularmente popular en China. Las crecientes exportaciones de petróleo respaldadas por una producción en constante crecimiento fueron responsables de que Brasil registrara un superávit comercial récord en marzo de 2023.
     
    Por Matthew Smith para Oilprice.com
  • Maduro ordena emitir licencias de explotación en el Esequibo

    El presidente de Venezuela, tras el referendo del domingo, ordenó tomar una serie de medidas sobre la zona en disputa, entre ellas iniciar el otorgamiento de licencias para la explotación de recursos en la región.
    El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó ese martes a la estatal petrolera PDVSA conceder licencias para la explotación de recursos en la región del Esequibo, la zona que se disputa con Guyana y dónde Georgetown ha autorizado que petroleras extranjeras y locales operen.
     
    Que se proceda "a crear la división PDVSA-Esequibo", y que de "inmediato procedamos a conceder las licencias operativas para la operación y explotación de petróleo, gas y minas en toda el área", dijo el mandatario.
     
    Esta medida forma parte de un conjunto de anuncios que el mandatario hizo el martes tras el referendo consultivo del pasado domingo en el que buscó el apoyo popular para seguir con su reclamo sobre la región en disputa.
     
    En el referéndum participaron más de 10,4 millones de votantes, la mitad del padrón electoral de Venezuela, y más del 95 por ciento estuvo de acuerdo en que el Esequibo pase a ser una provincia más del país.
     
    El mandatario propuso, también el martes, elaborar una ley especial para que se discuta "con todos los sectores" establecer "una norma muy firme para prohibir" la contratación con empresas que trabajen en la zona bajo las concesiones otorgadas por Guyana en "el mar por delimitar". 
     
    "Propongo (que se le den) tres meses a todas esas empresas para que se retiren de esas operaciones en el mar por delimitar, tres meses", dijo. "Estamos abiertos a conversar".
     
    "Amenaza directa"
     
    Guyana dio luz verde el pasado octubre a seis empresas petroleras, entre ellas la estadounidense Exxon y la francesa TotalEnergy, para explorar sus costas, lo que provocó una protesta de Venezuela debido a que son "aguas pendientes por delimitar", y en respuesta convocó al referendo.
     
    Maduro dijo que ahora ejercerá el "poder" que le otorgó el pueblo y propuso también una ley para "la creación de la Guayana Esequiba", una provincia en la zona disputada con Guyana.
     
    Ordenó además la creación de una "zona de defensa integral de la Guayana Esequiba", sin explicar mayores detalles, pero que estará ubicada en la población de Tumeremo, estado Bolívar (sur) y fronterizo con la zona en disputa.
     
    Asimismo, pidió poner en marchar un plan de "atención social" para la población de la zona en disputa, "así como la realización de un censo y la entrega de cédulas de identidad a sus habitantes". 
     
    Al respecto, ell presidente de Guyana, Irfaan Alí, aseguró que las declaraciones de su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro, son una "amenaza directa" contra su país, y rechazó las medidas anunciadas por el mandatario venezolano sobre el territorio que le reclama a Georgetown.
     
    "Esta es una amenaza directa a la integridad territorial, la soberanía y la independencia política de Guyana", dijo Ali después de que Maduro ordenara a la estatal petrolera PDVSA entregar licencias para explotación en la región del Esequibo, la zona que se disputa con Guyana y que es administrada por Georgetown.
     
    Por Deutsche Welle para Cambio Colombia.
  • PDVSA sucursal Colombia queda exonerada del grado de control: ¿qué significa la medida?

    La decisión se adopta días después de aceptar su reorganización empresarial. La empresa estará sujeta ahora a vigilancia.
    La Superintendencia de Sociedades exoneró de control a PDVSA GAS S.A. Sucursal Colombia. Con esta medida, la empresa pasará a estado de vigilancia por lo que tendrá que presentar información periódica ante esa autoridad sobre su situación jurídica, económica, contable y administrativa para los fines de la supervisión que por ley se ejerce.
     
    Lo anterior se da, tras confirmarse su acuerdo de reorganización, y haberse adoptado los correctivos pertinentes, con miras a la protección del crédito, la recuperación y conservación de la empresa como unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo.
     
    La preservación y normalización de las relaciones comerciales y crediticias de la Sucursal, a través de un acuerdo con sus acreedores, tiene por objeto atender pasivos por el orden de $30.736.259.802, en un plazo máximo de 2 años; la reactivación del gasoducto Transcaribeño “Antonio Ricaurte” Tramo Colombia, que se extiende aproximadamente en 88,5 KM en el territorio Colombiano, localizado entre Maicao, Manaure y Riohacha valorado en COP72.515.185.000 (USD14,952,663,59) y una perspectiva de inversiones del orden de US$2.000.000, según su plan de negocios presentado ante el juez del concurso.
     
    El Superintendente de Sociedades, Billy Escobar Pérez, explicó, “el grado de supervisión denominado control permite adoptar medidas oportunas y preventivas de acompañamiento y salvamento, de preservación del orden público económico y que, en el caso de la sucursal PDVSA GAS S.A. sucursal Colombia en reorganización se tomaron, en aras de proteger su continuidad como unidad de explotación y fuente generadora de empleo. Adoptados los correctivos de ley, que en este asunto fueron, entre otros, su convocatoria a un proceso reorganización, la Sucursal retorna a su estado anterior, en el cual seguiremos nuestro proceso de acompañamiento de manera constructiva y pedagógica, bajo los parámetros de ley, con el propósito de fortalecer la generación de riqueza, la sostenibilidad, la promoción del empleo y el fortalecimiento de las relaciones comerciales binacionales”.
     
    Por Javier Acosta para Portafolio.
  • Petro dice que es mentira que Ecopetrol vaya a explorar petróleo y gas en Venezuela

    El presidente Gustavo Petro aclaró que su idea de una alianza entre Ecopetrol y Pdvsa apunta a la explotación comercial petrolera.
    El presidente de la República, Gustavo Petro, respondió a través de su cuenta de X al senador David Luna, quien cuestionó en la misma red social la que a su juicio sería una incoherencia en la postura del primer mandatario al valorar la posibilidad de que Ecopetrol se asocie con Pdvsa.
     
    “Aquí hay dos mentiras en un solo trino: No hemos parado la exploración de petróleo y gas en Colombia. Y no vamos a explorar en Venezuela”, repuso Petro a una publicación del senador del partido Cambio Radical. “Creo que el senador confunde explorar con explotar comercialmente un campo”, agregó en su publicación en la red social.
     
    La publicación del senador Luna calificaba de incoherente la postura del presidente Petro en su acercamiento con la estatal petrolera venezolana. “La incoherencia del presidente Gustavo Petro no tiene límites: ordena parar la exploración de petróleo en Colombia, prácticamente quebrando nuestra economía, pero ayer anuncia que Ecopetrol invertirá en sacar petróleo de Venezuela. ¿A qué juega el presidente? Lo que quiere es ayudar a perpetuar a Maduro a costa de los colombianos que cada día estamos pagando más cara la gasolina”, escribió.
     
    El anuncio que hizo el presidente Petro durante su visita a Venezuela de que Ecopetrol podría ser un importante socio de Pdvsa ha generado controversia entre exministros de Hacienda y analistas económicos en el país alrededor de las consecuencias financieras que podría traer esta relación empresarial.
     
    El presidente Petro ha aclarado que su intención es explorar las oportunidades que se pueden abrir para garantizar la soberanía energética en Colombia a partir del relacionamiento entre Ecopetrol y Pdvsa. Desde la estatal petrolera colombiana se han contemplado las posibilidades de importar gas desde Venezuela ante el desafío que representa el fenómeno de El Niño para la generación de energía eléctrica en el país.
     
    Por José Loaiza para LaRepública.
  • Por qué la OPEP está cada vez más frustrada con la AIE

    La OPEP advirtió a la Agencia Internacional de Energía (AIE) la semana pasada que debería tener “mucho cuidado” al desalentar las inversiones petroleras. Esto se produce después de los informes del mes anterior sobre la grave inversión insuficiente en petróleo y gas, ya que la demanda de combustibles fósiles sigue siendo alta. Si bien organizaciones como la IEA e IRENA piden a las empresas que cambien su financiación del petróleo y el gas a alternativas renovables para acelerar la transición ecológica, muchos expertos en energía están preocupados por la falta de financiación para los combustibles fósiles, que seguirán siendo necesarios. para cerrar la brecha hacia la seguridad energética verde. 
    La semana pasada, el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, dijo que la OPEP+ debería ser "muy cuidadosa" con el aumento de los precios del petróleo, y dijo que esto proporcionaría un "impulso adicional" a la transición energética global que se aleja de los combustibles fósiles. También sugirió que los intereses a corto y mediano plazo de la OPEP parecían ser contradictorios y que el aumento de los precios del petróleo podría ejercer una mayor presión sobre la ya débil economía mundial, lo que afectaría particularmente a los países en desarrollo. 
    A fines de la semana pasada, el secretario general de la OPEP, Haitham al-Ghais, abordó las críticas de la AIE y afirmó que señalar con el dedo y tergiversar las acciones de la OPEP y la OPEP+ era “contraproducente”. Agregó que la OPEP+ no estaba apuntando a los precios del petróleo, sino que se estaba enfocando en los fundamentos del mercado. Al-Ghais explicó: “La AIE sabe muy bien que existe una confluencia de factores que afectan a los mercados. Los efectos colaterales de COVID-19, las políticas monetarias, los movimientos de acciones, el comercio de algoritmos, los asesores de comercio de productos básicos y los comunicados de SPR (coordinados o no coordinados), la geopolítica, por nombrar algunos”, y culpar al petróleo por una mayor inflación fue “erróneo y técnicamente incorrecto ya que hay muchos otros factores que causan la inflación”. 
     
    A principios de abril, la OPEP anunció sorpresivos recortes de petróleo, que amenazaron la ya débil seguridad energética de muchos países en todo el mundo. El grupo dijo que planeaba restringir la producción de crudo a 1,16 millones de bpd hasta fin de año. La decisión fue rápidamente criticada por la Casa Blanca, y un portavoz le dijo a los medios que "no creemos que los recortes sean aconsejables en este momento, dada la incertidumbre del mercado, y lo hemos dejado claro". Esto sigue una tendencia durante el último año en que el presidente Biden condenó a la OPEP por restringir el suministro de petróleo y realizar varios recortes en un momento en que el mundo está tratando de alejarse del gas ruso y fortalecer su seguridad energética. 
     
    Al-Ghais amenazó a la AIE, afirmando que "si algo conducirá a la volatilidad futura son los repetidos llamamientos de la AIE para dejar de invertir en petróleo, sabiendo que todas las perspectivas basadas en datos prevén la necesidad de más de este preciado producto para impulsar el crecimiento económico mundial y prosperidad en las próximas décadas, especialmente en el mundo en desarrollo”.
     
    Esta declaración sigue a las advertencias de marzo sobre la grave falta de inversión en petróleo y gas que se observa en la actualidad. El CEO del gigante petrolero de Arabia Saudita, Saudi Aramco, Amin Nasser, dijo a los medios de comunicación que “sigue existiendo una subinversión persistente en el petróleo upstream e incluso downstream. El último informe de la AIE habla de una demanda de 101,7 millones de barriles, pasando de 100 millones de barriles en 2022 a casi 2 millones de barriles más con la apertura de China y la industria de la aviación”, que aún no ha vuelto a los niveles anteriores al Covid. Nasser agregó: "Con la apertura de China y la falta de inversión, definitivamente existe una preocupación a mediano y largo plazo en términos de garantizar que haya suministros adecuados en el mercado". 
     
    Aunque la demanda de petróleo y gas sigue siendo fuerte, dado que gran parte de la capacidad de energía renovable del mundo aún está en desarrollo, la inversión ha disminuido significativamente en los últimos años. El gasto upstream ha disminuido de alrededor de $ 700 mil millones en 2014 a entre $ 370 y $ 400 mil millones en la actualidad . Además, gran parte de la producción actual proviene de yacimientos petrolíferos maduros, que comenzarán a secarse en las próximas décadas, y se necesitará una mayor financiación para evitar un déficit . Muchas empresas de energía están cambiando su atención a las energías renovables para asegurar su relevancia en una economía verde, lo que significa que varias están evitando inversiones en la exploración de nuevas regiones. Políticas climáticas más fuertes, así como incentivos fiscales para proyectos de energía verde, están respaldando esta decisión. 
    Sin embargo, grupos como la AIE e IRENA sugieren que se requiere mucho menos financiamiento para el petróleo y el gas de lo que sugieren la OPEP y varias grandes petroleras . Piden que gran parte de la inversión destinada al petróleo y el gas se utilice en proyectos de energía renovable para acelerar la transición ecológica y reducir la dependencia mundial de los combustibles fósiles. IRENA ha enfatizado repetidamente la necesidad de una mayor financiación para cumplir con los objetivos climáticos del mundo, sugiriendo que gran parte del dinero destinado a la exploración de petróleo podría usarse mejor para desarrollar rápidamente la capacidad de energía renovable del mundo. En un informe reciente, la organización declaró“Alrededor del 41 por ciento de la inversión planificada para 2050 sigue estando dirigida a los combustibles fósiles. Alrededor de USD 1 billón de inversión anual planificada en combustibles fósiles para 2030 debe redirigirse hacia tecnologías e infraestructura de transición para mantener el objetivo de 1,5 °C al alcance”.
     
    Parece que las principales organizaciones energéticas del mundo y la OPEP no pueden ponerse de acuerdo sobre el futuro de las inversiones en energía y los precios del petróleo, ya que cada uno considera que su enfoque es clave para la seguridad energética mundial. Ambos afirman una severa falta de inversión en energía, ya sea combustibles fósiles o energías renovables, que debe corregirse para garantizar el suministro de energía mundial. Lo más probable es que esto divida las opiniones de los gobiernos estatales y las empresas privadas de todo el mundo, ya que dividen la financiación entre los combustibles fósiles y los proyectos de energía verde.
     
    Por Felicity Bradstock para Oilprice.com
  • Rusia se opone a pedido de Venezuela y otros miembros de la OPEP para reducir producción de petróleo

    "Creemos que cualquier reducción artificial no traerá nada bueno, sino lo contrario, exacerba la situación en el futuro", dijo este miércoles el ministro de Energía ruso, Alexander Novak.
     
    Moscú. El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, dijo este miércoles que su país rechazó las solicitudes de Venezuela y otros estados miembro de la OPEP para que Rusia reduzca la producción de petróleo, y sostuvo que Moscú considera que cualquier disminución en el bombeo es innecesaria.
     
    "Creemos que cualquier reducción artificial no traerá nada bueno, sino lo contrario, exacerba la situación en el futuro", dijo Novak a la prensa. "Esto es, en el corto plazo esto podría tener un efecto, pero en el largo plazo no", agregó.
     
    Novak dijo que Ecuador y Argelia también le han pedido a Moscú que reduzca el bombeo de crudo.
     
    La negativa de Rusia a disminuir la producción, una de las más altas del mundo, es un golpe para el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que durante meses ha presionado para que se lleve a cabo una reunión de emergencia y coordinación con las naciones que no integran la OPEP.
     
    Hasta ahora, los productores del grupo en Oriente Medio han sostenido que mantendrán la producción elevada, en una batalla por defender su cuota de mercado ante lo que consideran una creciente competencia.
     
    Maduro se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, previamente este mes en un intento por impulsar medidas ante los bajos precios del crudo, pero no logró su objetivo.
     
    Funcionarios rusos han reiterado que sería difícil que las compañías reduzcan la producción de crudo debido a las severas condiciones climáticas en ese país y la compleja geología en Siberia, el centro de la industria petrolera de Rusia.
     
    Moscú ha incrementado la producción este año, extrayendo petróleo a un volumen récord tras la era soviética de casi 10,7 millones de barriles por día.
     
    Novak dijo que el mercado ha comenzado a equilibrarse por sí mismo debido a un declive en las inversiones.
     
    Los precios del petróleo han perdido más de la mitad de su valor desde un máximo alcanzado en junio del 2014 ante un persistente exceso de suministros y una desaceleración económica en China, el mayor consumidor mundial de energía.
     
    La economía rusa ha caído en recesión, fundamentalmente debido al bajo costo del petróleo, su principal exportación.
     
    Fuente: Americaeconomia.com / Reuters
  • Sepa quiénes son los principales compradores del petróleo de Venezuela

    La mayor parte del petróleo venezolano va para Asia: China e India reciben el 60% del total. Un 20% se vende a EE.UU. y un 20% al resto del mundo. Los envíos a China son mayormente para devolver créditos de Pekín.

    Las exportaciones de crudo de Venezuela representan el 76% del total de sus ventas al exterior y las de productos refinados de petróleo, el 17%. El 93% del total de sus ingresos por exportaciones proviene del petróleo.

    Actualmente se pagan por el petróleo venezolano algo menos de US$40 por barril, con tendencia al alza, como todo el petróleo en los mercados mundiales. Para equilibrar su presupuesto, Venezuela necesita un precio de US$118 por barril. De los 40 euros del precio de venta, no todo queda en las arcas del Estado: producir el crudo cuesta entre US$8 y US$19 por barril, según donde se extraiga.

    Si bien el volumen de las exportaciones petroleras no se ha modificado mucho desde 2015, datos oficiales revelan un aumento de los envíos de la estatal al mercado asiático. Recientemente, el Ministerio de Petróleo y Minería dio a conocer que Venezuela envía diariamente a China e India unos 1,3 millones de barriles. Como no hay estadísticas oficiales, el resto de las cifras deben ser estimadas.

    El 60% del crudo va para Asia. Las ventas a China y la India representan el 54% de las exportaciones totales de crudo, cifradas actualmente en unos 2,4 millones de barriles diarios. Si a ello se le agrega un 6% que va a hacia Singapur, pero cuyo destino final es mayormente China, se llega a un 60% del total.

    El crudo que se envía a China está destinado mayormente a pagar los créditos rotativos que China le concede al país desde 2007 y el Gran Fondo de Largo Plazo, que Pekín puso a disposición de Caracas en 2010 por 10 años. Debido a la fuerte caída de los precios del petróleo, Venezuela debió enviar en los últimos tiempos cada vez más crudo a China por el mismo importe en dólares.

    En segundo lugar como compradores de petróleo venezolano se hallan Estados Unidos y la India, con sendos 20%. En enero de 2016, Estados Unidos compró a Venezuela 702 mil barriles diarios de crudo y sus derivados. Pero la tendencia es a la baja: en diciembre de 2015 habían sido 899.000 barriles diarios.

    Venezuela compra petróleo en EE.UU. Una novedad: PDVSA compró en enero 550.000 barriles a Estados Unidos, algo que nunca antes había sucedido en los 100 años de actividad petrolera de Venezuela. PDVSA adquirió el petróleo estadounidense para diluir crudos pesados y extrapesados venezolanos, que alcanzan menor precio en los mercados y son más difíciles de vender.

    India compra tradicionalmente aproximadamente un 20% de la producción de crudo de Venezuela. Lo nuevo: Nueva Delhi propuso recientemente realizar una operación de trueque de medicamentos indios por petróleo venezolano.

    Las compras de América Central, el Caribe y Cuba no representan más del 10% del total de las exportaciones de crudo venezolano. A Cuba, Venezuela le suministra unos 80.000 barriles diarios. Según operadores del mercado, desde 2015 se comercializa petróleo venezolano también desde Cuba. Es decir, que la isla podría ser asimismo una "base de operaciones" para PDVSA.

    Finalmente, un 10% de la producción va para el resto del mundo, destacándose España, con un 3% y Brasil, con un 2%, mientras que menos de un 1% va para Uruguay.

    Fuente:americaeconomia.com / Deutsche Welle

  • Venezuela empeña su oro y vende activos

    Agobiada por la sequía de divisas petroleras y por una crisis de inflación, escasez y déficit fiscal, el país vecino busca obtener dinero fresco a cambio de fuertes rebajas a sus deudores petroleros.
     
    En los últimos meses, el gobierno de Nicolás Maduro pactó miles de millones de dólares en quitas de deuda, a cambio de cobrar el resto en efectivo de inmediato.
     
    Venezuela redujo así la deuda petrolera con Jamaica y Dominicana por 2.000 y 1.500 millones de dólares respectivamente, mientras que con Uruguay acordó una quita de 38% a la deuda de 400 millones de dólares de la estatal Ancap.
     
    Además, ejecutó un "swap" de parte de las reservas de oro del país por unos 1.500 millones de dólares con la banca internacional y emitió deuda y gestionó préstamos por otros 2.500 millones de dólares a través de Citgo, filial de refinación en Estados Unidos de la estatal Petróleos de Venezuela.
     
    "Esto luce suicida, el gobierno de Maduro sencillamente está quemando activos para llegar a 2016, sin un plan de ajuste económico e incluso con algunas transacciones poco claras con activos petroleros", afirmó el economista Orlando Ochoa.
     
    Venezuela realizará en diciembre de 2015 cruciales elecciones legislativas, que por primera vez desde 1999 podría ganar la oposición, según los sondeos.
     
    Pero no obstante la penosa situación económica, analistas y líderes de oposición coinciden en que el gobierno no ejecuta los correctivos correspondientes por temor al costo político de cara a los comicios de este año.
     
    "Pero para 2016 ya no hay posibilidad de vender activos salvo Citgo", advirtió Ochoa, al evocar que ya este año Venezuela concretó la venta de la refinería Chalmette en Estados Unidos, de la que PDVSA y Exxon Mobil compartían la propiedad y por la que ambos cobrarán unos 330 millones de dólares.
     
    Estas ventas apresuradas de activos y títulos de deuda se han combinado con un drástico recorte de importaciones de casi 50% entre este año y 2013, al tiempo que el gobierno incurría en default comercial con proveedores internacionales de bienes y servicios, como compañías aéreas.
     
    Y en tiempos de abrupta caída del precio del petróleo, ello sirvió para seguir haciendo frente a las obligaciones de deuda soberana y de PDVSA, una prioridad para el gobierno chavista desde que llegó al poder.
     
    En lo que resta de 2015, según cálculos privados, Venezuela tiene que afrontar compromisos de deuda por al menos 6.000 millones de dólares entre capital e intereses.
     
    ¿PEDIR MÁS A CHINA?
    Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica, advierte que con un precio del petróleo a 47 dólares por barril en 2015, Venezuela tiene un déficit en divisas de unos 23.000 millones de dólares para este año.
     
    La caída del precio del petróleo este año ha reducido a la mitad los ingresos de Venezuela, que obtiene 96% de sus divisas de las exportaciones petroleras. A la fecha, la cesta petrolera venezolana se cotiza a 49,79 dólares por barril, mientras que las reservas internacionales se ubican en 15.391 millones de dólares, 25% menos que hace un año.
     
    El gobierno de Maduro en 2015 sólo ha conseguido "unos 8.000 millones de dolares entre Citgo, las deudas de Petrocaribe y el canje del oro", comentó Oliveros.
     
    "El faltante podría cubrirse con préstamos bilaterales de China -a la que Venezuela vende petróleo a futuro y adeuda decenas de miles de millones de dólares- y con más recortes de importaciones, lo que distorsionará aún más la escasez y la inflación", explicó.
     
    Cálculos independientes estiman la inflación en Venezuela en al menos 108% en el lapso entre junio 2014 a junio 2015 (el gobierno venezolano no ha divulgado cifras oficiales este año). Asimismo la escasez llega casi a 60% en Caracas, según encuestadoras.
     
    "Venezuela tendrá que pedir de nuevo dinero a China y hacer otras operaciones con el oro en lo que resta de 2015", coincidió por su parte el economista Luis Oliveros.
     
    "Y sentarse a negociar con los socios petroleros para vender participaciones en empresas de la Faja Petrolífera del Orinoco (sur de país, la reserva petrolera más grande del planeta), mejorando el entorno económico para los privados", agregó
     
     
    Fuente: Portafolio.co / AFP
  • Venezuela expande influencia militar sobre petróleo y minería

    Las autoridades venezolanas han dicho que quieren aumentar las actividades mineras para generar más ganancias en moneda extranjera.

    El presidente de Venezuela, Nicolas Maduro intervino para aumentar la participación de las Fuerzas Armadas en las industrias petrolera y minera del país con la creación de una nueva empresa estatal que se reportará al Ministerio de Defensa.

    Se autorizó a la empresa —llamada Cía. Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas, o Camimpeg— a participar en una amplia gama de servicios petrolíferos y actividades de minería, como el mantenimiento de pozos y torres de perforación, el transporte y la comercialización de químicos, según la gaceta oficial con fecha del 10 de febrero distribuida este viernes. La gaceta no especificó cómo trabajaría Camimpeg con la productora estatal de petróleo Petróleos de Venezuela SA.

    “Es deber del gobierno nacional promover la creación de compañías estatales que se ajusten al nuevo modo de gestión”, reza el decreto. “El Estado debe garantizar un modelo de ecosocialismo productivo, basado en una relación armónica entre el hombre y la naturaleza”.

    En las últimas semanas, las autoridades venezolanas han dicho que quieren aumentar las actividades mineras para generar más ganancias en moneda extranjera. Esto se da en tanto la caída de los precios del petróleo empuja al país al borde de un impago de su deuda externa. Actualmente, el país está certificando sus recursos en metales preciosos y está interesado en producir diamantes, dijo el ministro de Petróleo y Minería, Eulogio Del Pino, el 29 de enero.

    Del Pino y el presidente del Banco Central, Nelson Merentes, se reunieron con Ahmed Bin Sulayem, presidente de la organización Kimberley Process, que monitorea la venta de los llamados “diamantes de guerra”, para iniciar los estudios para la certificación, dijo PDVSA en un comunicado publicado el jueves.

    El Ministerio de Defensa nombrará la junta directiva de Camimpeg y a su presidente.

    Fuente: Elespectador.com

     

  • Venezuela podría aumentar la producción de petróleo en un 25% después de que Estados Unidos alivie las sanciones

    Venezuela podría aumentar su producción de petróleo crudo en un 25% con respecto a los niveles actuales si la flexibilización temporal de las sanciones petroleras por parte de Estados Unidos se vuelve permanente, según un pronóstico de consenso de analistas encuestados por Bloomberg.
    La producción petrolera de Venezuela ronda actualmente los 800.000 barriles por día (bpd), según diversas estimaciones. La flexibilización de las sanciones permitiría al país sudamericano que posee las mayores reservas de petróleo crudo del mundo aumentar la producción en 200.000 bpd, dicen los analistas, aunque el momento para lograr este aumento sigue siendo incierto.
     
    El miércoles, Estados Unidos levantó las sanciones a la industria petrolera de Venezuela después de que el gobierno de Nicolás Maduro llegara a un acuerdo con la oposición que podría permitir la celebración de elecciones el próximo año.
     
    Estados Unidos emitió una licencia general de seis meses que autoriza temporalmente transacciones relacionadas con el sector de petróleo y gas en Venezuela. La licencia se renovará sólo si Venezuela cumple con sus compromisos bajo la llamada hoja de ruta electoral, señaló el Tesoro estadounidense.
     
    La licencia, válida hasta el 18 de abril de 2024, autoriza la producción, extracción, venta y exportación de petróleo o gas desde Venezuela, y el suministro de bienes y servicios relacionados, así como el pago de facturas por bienes o servicios relacionados con el petróleo o Operaciones del sector gasífero en Venezuela. También se concede autorización a nuevas inversiones en petróleo o gas en Venezuela y a la entrega de petróleo y gas desde Venezuela a acreedores del Gobierno de Venezuela, incluidos acreedores de entidades de PdVSA, con fines de pago de deuda.
     
    La flexibilización de las sanciones podría aumentar las importaciones estadounidenses de crudo pesado desde Venezuela, ya que ahora permite compras de crudo. Hasta el miércoles, Chevron era la única supergrande occidental con autorización especial para operar campos petroleros y exportar crudo de Venezuela, bajo una licencia especial emitida por la Administración Biden a fines del año pasado. 
    Un aumento en la producción y las exportaciones venezolanas también podría ayudar a aliviar la escasez de suministro mundial de petróleo.
     
    Por Tsvetana Paraskova para Oilprice.com