Menu
RSS

Las inminentes elecciones presidenciales de Colombia serán históricas

0
0
0
s2sdefault

 

Para la industria petrolera del país, es probable que la victoria del izquierdista Gustavo Petro genere incertidumbre y una reducción de la inversión.
 
 
Los resultados de las elecciones primarias presidenciales del 13 de marzo en Colombia arrojaron luz sobre quiénes son los principales candidatos para las próximas elecciones presidenciales del país el 29 de mayo. El líder de la coalición Pacto Histórico y exguerrillero Gustavo Petro se destacó entre sus competidores al recibir 3 millones de votos, la mayor cantidad de votos recibidos por cualquier candidato durante las primarias. Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, surgió como su competidor más cercano, con alrededor de 1,4 millones de votos.
 
Polarización política
 
Las primarias también pusieron de relieve un grado notable de polarización política entre los votantes. La coalición Pacto Histórico de Petro obtuvo 5,8 millones de votos y el Equipo por Colombia de Gutiérrez sumó 4,1 millones, lo que ilustra el apoyo de los votantes a los candidatos progresistas de izquierda y conservadores, respectivamente. En comparación, la Coalición Centro Esperanza , encabezada por el candidato centrista Sergio Fajardo, recibió un total de 2,2 millones de votos. El propio Fajardo aseguró solo 72 mil, detrás de Gutiérrez y Petro.
 
El aparente declive del centro político de Colombia es indicativo de la sed de cambio socioeconómico del público colombiano frente a numerosos desafíos, tanto recientes como arraigados desde hace mucho tiempo. En el pasado reciente, Colombia experimentó disturbios sociales provocados en parte por el duro impacto económico de la pandemia de COVID-19, que hizo que el PIB de Colombia se redujera en un 6,8 % en 2020 . Aunque la economía ha visto signos de recuperación, con un crecimiento de hasta un 13,2 % en el tercer trimestre de 2021, la tasa de empleo de Colombia aún no ha vuelto a los niveles previos a la pandemia. El cansancio y la ira por problemas a largo plazo, incluida la alta desigualdad de ingresos, la corrupción y la lucha constante de Colombia con la guerrilla y los grupos criminales, también han estimulado la demanda de cambio.
 
Una batalla electoral acalorada
 
Dado su desempeño en las primarias y las encuestas de intención de voto , Petro es, con mucho, el principal candidato presidencial. El buen desempeño de Gutiérrez en las primarias, que fue una sorpresa dada su clasificación más baja en una encuesta de intención de voto de febrero que competidores como Fajardo , sugiere que será uno de los principales retadores de Petro. Petro también puede enfrentar cierta competencia del candidato independiente y exalcalde de Medellín Rodolfo Hernández, quien estuvo más cerca de Petro en la encuesta de febrero con un 13% frente al 27% de Petro, por delante de Fajardo y Gutiérrez. Sin embargo, es posible que la división del voto anti-Petro entre opositores como Hernández y Gutiérrez pueda beneficiar las perspectivas electorales de Petro.
 
En las elecciones presidenciales de Colombia de 2018, Petro recibió el 25% en la primera vuelta y el 41% en la segunda vuelta. A pesar de tener un mejor desempeño en las primarias de este año que en las de 2018, sigue siendo poco probable que Petro, o cualquier otro candidato, reciba más de la mitad de los votos en la primera ronda de las elecciones de Colombia el 29 de mayo. No obstante, es muy probable que Petro pase a la segunda vuelta, programada para el 19 de junio, como lo hizo en 2018. Es más difícil evaluar quién obtendrá suficientes votos para unirse a él en la segunda vuelta, aunque Gutiérrez o Hernández son los más. posibles candidatos.
 
Los opositores de Gutiérrez han argumentado que él representa una continuación de la política del actual presidente Iván Duque y el partido Centro Democrático ( Centro Democrático ); esta acusación no carece del todo de justificación dado que el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, renunció el 15 de marzo para apoyar a Gutiérrez. En consecuencia, Gutiérrez puede tener dificultades para obtener el apoyo de la juventud colombiana y otros grupos ansiosos por el cambio. Por el contrario, Hernández puede ganar entre aquellos cansados ​​del establecimiento político de Colombia debido a su estatus como una plataforma anticorrupción política independiente y vocal. Para apuntalar sus posibilidades de victoria en la segunda vuelta, Petro debe hacer un esfuerzo por calmar las preocupaciones de los votantes moderados frente a las encuestas que refuerzan que, a pesar de la creciente identificación con la izquierda política, la mayoría de los colombianos (60%) se identifican con la política. centro _
 
El significado de la elección
 
A corto plazo, es probable que la incertidumbre en torno al resultado de las elecciones desaliente un poco la inversión extranjera. Si un candidato más conservador como Gutiérrez o Hernández gana las elecciones, es probable que los mercados reaccionen positivamente, o al menos que cualquier giro negativo sea más moderado.
 
Por el contrario, una victoria de Petro tiene el potencial de crear una incertidumbre significativa y reducir la inversión en áreas que incluyen el sector energético de Colombia como consecuencia del objetivo declarado de Petro de hacer retroceder la producción de petróleo de Colombia . Esta política, si se implementa, probablemente tendría graves consecuencias económicas para Colombia dado que el petróleo es el principal bien de exportación de Colombia y que las rentas petroleras representan aproximadamente el 3% del PIB de Colombia (a partir de 2019). Petro también ha sido objeto de críticas por su plan para trasladar los ahorros de los fondos de pensiones privados colombianos al sistema estatal de pensiones ( Colpensiones) y utilizar el dinero para, entre otras cosas, proporcionar una pensión a 3 millones de colombianos de la tercera edad que actualmente no la reciben. Los críticos lo han descrito como equivalente a la expropiación de los ahorros de los trabajadores colombianos y una medida que disminuiría la confianza de los inversionistas en Colombia.
 
Una victoria de Petro sería un acontecimiento sin precedentes en la historia de Colombia, donde nunca antes se había elegido un presidente de izquierda. Su elección puede generar malestar entre un subconjunto de la población de Colombia, preocupado de que Petro convierta a Colombia en un estado como la vecina Venezuela o la cercana Cuba . Tal resultado no es muy probable ya que su partido no tiene la mayoría en ninguna de las cámaras del Congreso de Colombia y Petro necesitaría formar una coalición en ambas cámaras para implementar las reformas que planea. Esto, junto con la dura oposición conservadora que enfrentaría Petro, probablemente resultaría en el ablandamiento de varias de las propuestas de Petro. Sin embargo, una victoria de Petro probablemente iniciaría un proceso de acercamiento entre Venezuela y Colombia.lo que, si bien puede molestar a quienes argumentan que el régimen de Maduro debe ser aislado por sus violaciones a los derechos humanos, también puede abrir caminos para el diálogo y la asistencia humanitaria.
 
Los desarrollos electorales de Colombia de 2022 han puesto de relieve que el panorama político del país está cambiando, experimentando polarización y desesperado por un cambio. Este flujo político se ha observado en otras partes de América Latina en los últimos años, con países como Honduras, Perú y Chile que también experimentaron elecciones en las que a menudo se eligieron candidatos de tendencia izquierdista fuera del establecimiento político. Tal resultado en Colombia confirmaría esta tendencia y sin duda tendría un impacto duradero en la trayectoria política y económica de Colombia, así como en las relaciones interlatinoamericanas.
 
Por Global Risk Insights para Oilprice.com