Menu
RSS
 

Opinión: ' La excepción 35 '

0
0
0
s2sdefault
La reapertura de algunas actividades económicas no estaría exenta de temores sobre la potencial propagación del coronavirus en esos sectores.
 
Road Work 1Al extender la cuarentena obligatoria, que termina exactamente en una semana, el presidente Iván Duque incluyó una excepción adicional a las 34 actividades exentas inicialmente definidas. La trigésimo-quinta excepción cobijó “la ejecución de obras de infraestructura de transporte y obra pública, así como la cadena de suministros y materiales”.
 
Este decreto presidencial abrió de inmediato la posibilidad de que se reanudarán los proyectos que quedaron suspendidos por la medida de confinamiento. Cifras del sector identifican unos 1.000 proyectos y que, de acuerdo a un informe de la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI), abarcan inversiones por unos 34 billones de pesos.
 
Este millar de iniciativas, distribuidas por distintas regiones del país y un 77 por ciento del Gobierno Nacional, tendrán que desarrollar protocolos de bioseguridad que garanticen la protección de los trabajadores en los frentes de obra.
 
Esta decisión de “prender” el sector de la infraestructura y las obras civiles es crucial ya que contribuye en promedio con un 1,9 por ciento del PIB nacional. Si bien todas las excepciones del confinamiento deben ser monitoreadas, la reanudación de centenares de proyectos no sólo deben incluir vigilancia sanitaria sino también un monitoreo en cuanto al ritmo y dinamismo de las actividades.
 
Esta semana la Casa de Nariño estará definiendo las características de la siguiente fase de la cuarentena. Por las declaraciones del ministro de Salud y del propio presidente Duque, se espera que el Gobierno tome decisiones de incluir excepciones adicionales al confinamiento. Uno de los candidatos es el sector de la construcción.
 
La reapertura de algunas actividades económicas no estaría exenta de temores generalizados sobre la potencial propagación del coronavirus en esos sectores. Pero la cuarentena no está diseñada para convertirse en un estado permanente de la sociedad y de la economía. La clave está en la estricta vigilancia. Y aún así, los proyectos no recuperarán de inmediato el dinamismo previo a la crisis.
 
 
 
Por:FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
DIRECTOR PORTAFOLIO.CO