Menu
RSS

El hidrógeno, el negocio del futuro, está creando una prolífica industria de servicios

0
0
0
s2sdefault

H2Una ola de proyectos de hidrógeno verde y azul que están a punto de desarrollarse en los próximos años podría desbloquear alrededor de $ 400 mil millones en gastos para la industria de servicios entre 2020 y 2035, revela un análisis de la industria de Rystad Energy.

La cifra excluye los contratos de desarrollo separados de captura y almacenamiento de carbono (Carbon Capture and Storage, CCS, por sus siglas en inglés), que podrían alcanzar casi $ 35 mil millones solo para Europa.

De la cartera total, Rystad Energy ha proyectado recientemente que se espera que alrededor de 30 gigavatios (GW) de capacidad de hidrógeno verde estén operativos para 2035. Las iniciativas de hidrógeno azul también están ganando popularidad, y en la actualidad se están discutiendo varios megaproyectos. Para que todos estos proyectos planeados se lleven a cabo, será necesario realizar inversiones sustanciales durante los próximos años.

Para el desarrollo proyectado que Rystad Energy espera hasta 2035, se necesitarían inversiones por valor de $ 400 mil millones en el mercado del hidrógeno a nivel mundial. El transporte y la infraestructura se llevarán la mayor parte del pastel de gastos, ya que se prevé que este segmento de mercado alcance un atractivo total de 130.000 millones de dólares.

Los costos de construcción de las instalaciones son los siguientes en la lista, y los proveedores apuntan a un estimado de $ 120 mil millones. Los costos de equipos alcanzarán unos $ 70 mil millones, mientras que los costos de ingeniería y mantenimiento, modificaciones y operaciones ascenderán a aproximadamente $ 25 mil millones cada uno. Todas las demás categorías de costos se calculan en menos de $ 10 mil millones por segmento.

Global Hydrogen Projects Proyectos Mundiales Hidrogeno 9709“En la actualidad, los proyectos de hidrógeno, especialmente el hidrógeno verde, se concentran en Australia y Europa. En Asia, mientras tanto, Japón y Corea están considerando la importación de hidrógeno y el desarrollo de cadenas de suministro internacionales en torno al gas, especialmente en el transporte. También se espera que el hidrógeno se incluya en el próximo plan energético quinquenal de China, así como en los planes presentados por las autoridades provinciales del país”, dice Audun Martinsen, jefe de investigación de servicios energéticos de Rystad Energy.

En Europa, un grupo de 11 empresas de infraestructura de gas ha presentado una propuesta para el desarrollo de la infraestructura de hidrógeno de la UE comenzando con regiones clave de energía renovable en Europa, como el Mar del Norte. Según la estrategia de infraestructura propuesta, será necesario construir una red de tuberías de 6.800 kilómetros para el 2030 para facilitar el transporte.

Alrededor del 75% de esta red provendrá de gasoductos existentes, que se convertirán para transportar hidrógeno. No obstante, estimamos que aún será necesario instalar alrededor de 800.000 toneladas de nuevas tuberías de gran diámetro para conectar y ampliar el sistema existente para 2030.

Cuando se trata de almacenamiento de hidrógeno, se necesitarán ubicaciones de almacenamiento a gran escala (cavernas de sal, acuíferos o campos de hidrocarburos agotados), que incluyan ubicaciones que ya están en uso para otros fines o que desarrollen otras nuevas. Almacenar y recuperar hidrógeno de esta manera requerirá la perforación de una gran cantidad de pozos, tanto inyectores como productores, creando así oportunidades para que los perforadores y las empresas de servicios de pozos se unan a la gran ola del hidrógeno.

Fuente: WET