log in

Medio Ambiente

La nueva arma contra el cambio climático

0
0
0
s2sdefault
Emisiones Co2(La Tercera) El último informe del IPCC admite que medidas como intervenir la atmósfera para que refleje la radiación solar podrían ayudar a combatir este fenómeno.
 
El plan, ambicioso pero factible según modelos teóricos de la U. de Harvard (EE.UU.), parte con el despegue de jets que dispersan en la atmósfera diminutas gotas de ácido sulfúrico. A una altura de 20 km, bastante superior a la que alcanzan aviones comerciales, los jets dispersan cuidadosamente el ácido, para que el azufre que contiene se combine con el vapor de agua de la atmósfera y cree aerosoles de sulfato, partículas que no superan la millonésima parte de un metro. El viento dispersa estos elementos capaces de refractar al espacio el 1% de la radiación solar que llega al planeta, por lo que contribuyen a controlar parcialmente el calentamiento global generado por los humanos.
 
El 1% parece una cifra baja, pero según cálculos de Harvard, si las operaciones partieran en 2020, se necesitarían 25.000 toneladas métricas de ácido sulfúrico para reducir en 50% el calentamiento global… y tan sólo en un año. Aunque suene como un plan salido de algún estudio de Hollywood, el último reporte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) establece que ha llegado la hora de pensar a fondo en ésta y otras técnicas de geoingeniería, las que buscan manipular el medio ambiente a gran escala para frenar fenómenos como el deterioro de los hielos polares.
 
El informe del IPCC, que afirma que hay 95% de certeza de que el hombre y sus emisiones de gases son los responsables del calentamiento global, dedica su párrafo de cierre a la geoingeniería. Afirma, por primera vez desde su reporte inicial de 1990, que de ser realizables, métodos como el de Harvard “tienen el poder de contrarrestar sustancialmente el alza de las temperaturas globales” (según el último reporte, en el mejor de los casos, en 2100 este índice habrá subido 1 °C; en el peor, llegará a 3,7 ° C).
 
El informe admite, eso sí, la limitada evidencia sobre la efectividad de la geoingeniería y reconoce los riesgos de interferir con la naturaleza. Y los mismos expertos de Harvard estiman que los sulfatos podrían deteriorar aún más la capa de ozono que protege al planeta contra los rayos ultravioleta. Pero quienes promueven este campo dicen que la justificación para investigar es evidente: aun si el mundo detuviera en seco su producción de 38,2 mil millones de toneladas anuales de dióxido de carbono (gas que impide que el calor escape del planeta), los estudios indican que el calentamiento global persistiría por al menos mil años.
 
David Keith, físico de Harvard y uno de los pioneros en este campo, dijo a la revista Technology Review que, aunque apoya los acuerdos para reducir las emisiones, si el “dado del clima” no juega a nuestro favor esos protocolos no serán suficientes: “Lo único que podría ayudar a revertir este fenómeno en un plazo razonable es la geoingeniería”. El mismo experto señala que por esta razón sería negligente no investigarla: “No digo que vaya a resultar, pero mientras más pronto averigüemos si funciona o no, mejor para nosotros”.
 
Potencial futuro
 
Hasta ahora, el estudio de la geoingeniería se ha centrado en métodos como el reflejo de los rayos solares, el uso de nutrientes que estimulen el crecimiento de algas que capturen el dióxido de carbono (ver infografía) o proyectos más futuristas, como escudos orbitales que bloqueen parte de los rayos solares. Sin embargo, estas iniciativas se han visto frenadas por restricciones y vacíos legales. Por ejemplo, cambiar el clima de otro país se considera un crimen de guerra según la Convención de Ginebra de 1976, mientras la Convención de Diversidad Biológica de Naciones Unidas de 2010 (CDB) sólo permite pruebas a pequeña escala, siempre que no dañen la biodiversidad.
 
Clive Hamilton, profesor de Etica Pública de la U. Charles Sturt y asesor ambiental del gobierno australiano, señala a Tendencias que pruebas a gran escala necesitarían de un acuerdo global, pero reconoce que si la situación se vuelve extrema es “posible que alguna nación poderosa ignore los intereses de otros países”. Estados Unidos, dice, no forma parte de la CDB y una potencia como China “no esperará a que el mundo se ponga de acuerdo si su Estado colapsa”.
 
Ante este difuso escenario, varios programas de investigación se desarrollan en países como EE.UU., Alemania y Rusia. Incluso, la Nasa, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la CIA iniciaron en marzo un proyecto organizado por la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. que busca evaluar el potencial de la geoingeniería. Se espera que el reporte, que se entregará en 2014, abarque el manejo de la radiación solar propuesto por Harvard.
 
La inspiración para este método viene de los volcanes. Un ejemplo: en 1991 las erupciones del monte Pinatubo, en Filipinas, lanzaron 10 millones de toneladas métricas de ácido sulfúrico al aire, lo que redujo las temperaturas en 0,5° C por al menos dos años. David Keith y su equipo, quienes han recibido más de US$ 4 millones de parte del multimillonario Bill Gates, esperan realizar en el futuro cercano un experimento a pequeña escala que evalúe, en primer lugar, el efecto de los sulfatos en el ozono (pueden alterar el cloro de la atmósfera y transformarlo en una sustancia que destruya esta capa y afecte las lluvias).
 
Por ahora, los científicos estiman que en 2040 se requerirían 11 jets que liberen 250.000 toneladas métricas de ácido sulfúrico al año, a un costo de US$ 700 millones, para compensar el creciente calentamiento generado por el aumento del dióxido de carbono. Un detalle clave es que unos cuantos gramos de esta sustancia en la atmósfera podrían detener el calentamiento generado por una tonelada de dióxido de carbono. Sin embargo, Steve Rayner, del programa de Geoingeniería de la U. de Oxford (Inglaterra), dice a Tendencias que este método sólo ataca los síntomas y no las crecientes concentraciones de dióxido de carbono (CO2).
 
Atrapando el CO2
 
Precisamente, remover el CO2 de la atmósfera es el objetivo de una de las técnicas de geoingeniería más analizadas: la fertilización oceánica, que consiste en usar hierro como nutriente para estimular el crecimiento de algas que consumen CO2 y, al morir, lo arrastran hasta el fondo del mar.
 
En 2012, el Instituto Alfred Wegener (Alemania) reveló resultados de un experimento realizado en la zona antártica. Unos 150 km² fueron “fertilizados” con siete toneladas de sulfato de hierro en polvo (equivale a la centésima parte de un gramo por metro cuadrado y la concentración en el agua es similar a la que genera un iceberg al desintegrarse en el mar). ¿El resultado? Por cada átomo de hierro lanzado al océano, unos 13.000 átomos de CO2 fueron absorbidos por las algas. Y casi 50% de las algas que surgieron producto del hierro se hundió a más de mil metros, llevando consigo el CO2 y atrapándolo por un período que superaría los cien años.
 
“Estos tests controlados en el océano nos permiten probar hipótesis y procesos que no pueden ser estudiados en laboratorios. Los resultados mejoran nuestra comprensión de procesos oceánicos relevantes para el cambio climático”, señala en el estudio Victor Smetacek, experto en Biología. Aunque reconoce que los peligros que rodean a este tipo de pruebas llevaron a su equipo a una profunda evaluación de los resultados antes de su publicación.
 
Según la ONU, este tipo de planes deberían ser contemplados con “extrema precaución”, dado el riesgo de alterar el balance de la vida marina. Entre los peligros está la producción excesiva de óxido nitroso, gas que se genera cuando la materia orgánica se descompone en aguas profundas y que, según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., puede tener 310 veces más impacto que el CO2 en el calentamiento global.
 
Frente a este panorama, Clive Hamilton indica a Tendencias que se hace urgente negociar alguna especie de protocolo que regule el estudio de la geoingeniería, a través de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. 
 
 
Fuente: sustentare.cl / La Tercera 
 
 
{backbutton}
 

Notas Ambientales

Stories.Fotos Pm.Alternativas.turbinas Eolicas Helices Electricansp 728

Las energías renovables se han triplicad…

Un estudio analiza la evolución del consumo energético en Estados Unidos en las últimas décadas. El informe señala que en 2018 se registró un... Read more

Stories.Fotos Pm.Alternativas.CO2 1nsp 728

Científicos logran convertir CO2 en comb…

(EUROPA PRESS) - Científicos de la Universidad de Rice han logrado que un gas de efecto invernadero común pueda ser reutilizado de manera eficiente... Read more

Stories.Fotos Pm.Alternativas.electric Car 734573 640nsp 728

Así es la ley que promueve el uso de veh…

Tiene el propósito de reducir las emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero, mejorar la calidad del aire y salud de todos los... Read more

Stories.Fotos Pm.AMBIENTALES.rainforest 38nsp 728

¿Quién se beneficia de la explotación ec…

El 40% de la Amazonía es o bien propiedad privada o territorio del gobierno sin un uso determinado establecido. El ministro del Medio Ambiente de Brasil, Ricardo... Read more

Stories.Fotos Pm.MME.movilidad Electricnsp 728

Mejor calidad de combustibles, gas y veh…

Minenergía. 28 de agosto de 2019. Bogotá D.C. La Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, destacó los tres ejes que están impulsando... Read more

Stories.Fotos Pm.PixaBay.solar Panels Nsp 728

Alemania dice adiós a nuclear y petróleo…

La energía puede marcar la diferencia entre un país que avanza y un país prisionero del pasado. Alemania esta impulsando una revolución renovable y... Read more

Stories.Fotos Pm.Alternativas.Parque Eolico EDPRnsp 728

Ranking de EY: Argentina, Chile y Brasil…

El ranking de EY, que clasifica a 40 países en cuanto al atractivo de su inversión en energía limpia y oportunidades de implementación, incluye... Read more

Stories.Fotos Pm.Alternativas.Parque Eolico EDPRnsp 728

Hay más de 420 proyectos de energías ren…

El mercado de energías renovables toma cada vez más fuerza en el país. De los 613 proyectos de no convencionales que se han registrado... Read more

Stories.Fotos Pm.PixaBay.carsharing Nsp 728

Las baterías de platino podrían reducir …

El desarrollo de las baterías de platino puede reducir la dependencia del cobalto y del níquel, además de sustituir la previsible caída de la... Read more

Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK