Menu
RSS
 

¿Puede Islandia convertirse en la primera economía de hidrógeno verde del mundo?

0
0
0
s2sdefault
Hidrogeno VSi hay algo que todo el mundo sabe sobre la pequeña nación del norte de Islandia es que tiene abundantes recursos geotérmicos. El estado independiente más septentrional de Europa satisface una parte sólida de sus necesidades energéticas con energía geotérmica renovable local. Y estos recursos ahora podrían ayudar a Islandia a convertirse en la primera economía de hidrógeno totalmente verde del mundo. La energía geotérmica, según la Autoridad Nacional de Energía de Islandia, representa una cuarta parte de la generación de energía del país y hasta el 66 por ciento del uso total de energía primaria de Islandia. La energía geotérmica también se utiliza para calentar el 90 por ciento de los hogares islandeses. Y es renovable.
 
Islandia también está por delante de otros países en la utilización de hidrógeno. Con los primeros planes para estar libre de petróleo y gas para 2050, el país comenzó a usar autobuses de hidrógeno en Reykjavik a principios de la década de 2000. Sin embargo, los autobuses podrían ser solo el comienzo de lo que podría convertirse en la primera economía del hidrógeno del mundo.
 
Vale la pena señalar que Islandia es única, y si tiene éxito con sus planes de cero neto con hidrógeno, difícilmente será posible replicarlo en ningún otro lugar. Por un lado, tiene recursos geotérmicos ilimitados y también abundantes recursos hidroeléctricos. Por otro lado, es una pequeña nación de menos de 300.000 habitantes. Esto significa una demanda de energía mucho menor que en otros países. Por lo tanto, una tecnología tan cara como la producción de hidrógeno verde tiene más posibilidades de ser comercialmente viable en Islandia que prácticamente en cualquier otro lugar.
 
"La gente dice que Islandia es un país muy pequeño y no se puede copiar. Pero es una sociedad real, con una infraestructura similar a las grandes sociedades", dijo el profesor de química Bragi Arnason de la Universidad de Islandia en 2005. "Podemos empezar en Islandia a pequeña escala ", añadió. Arnason ha sido llamado Profesor Hidrógeno por su trabajo en el campo. Según Arnason, cuando se trata de transporte en particular, la eficiencia del motor podría compensar las pérdidas de energía durante el proceso de producción de hidrógeno verde, compensando así parte de los costos.
 
En teoría, todo esto suena muy prometedor. En realidad, el primer intento de Islandia de introducir autobuses de hidrógeno fue descartado poco después de su inicio porque la tecnología aún no se había desarrollado lo suficiente como para hacer viables los autobuses de hidrógeno. Eventualmente se desarrolló, y en 2018, la UE proporcionó fondos para que Islandia comprara una serie de autobuses de hidrógeno para su sistema de transporte público.
 
Pero los autobuses de hidrógeno son solo el comienzo. En un documento de 2009 para la Asociación Internacional para la Economía de la Energía, el economista y consultor del petróleo Mamdouh Salameh señaló el plan del profesor Arnason para hacer que todos los vehículos y embarcaciones en Islandia funcionen con hidrógeno, que se puede producir localmente a un costo considerablemente más bajo que en la mayoría de los demás países desarrollados. . También señaló algunos desafíos para la hidrogenación de la economía islandesa, y cualquier otra economía, para el caso, el principal de ellos es el costo.
 
Desde 2009, los costos de producir la mayoría de las formas de energía renovable se han reducido considerablemente, lo que las convierte en alternativas mucho más viables a los combustibles fósiles que antes. Sin embargo, con el hidrógeno las cosas se han movido más lentamente porque la producción de hidrógeno verde es una tecnología delicada que necesita una ubicación óptima para un electrolizador cerca de una fuente de agua y con un buen potencial de generación de energía eólica o solar.
 
Con Islandia, esto sería más fácil que en la mayoría de los demás países, gracias a sus recursos geotérmicos e hidroeléctricos y su pequeña población. Pero el país tiene planes más grandes que el suministro interno. El año pasado, los medios islandeses informaron que la empresa eléctrica nacional, Landsvirkjun, y las autoridades portuarias de Rotterdam habían firmado un acuerdo de cooperación en asuntos relacionados con el hidrógeno para encontrar formas de hacer realidad las exportaciones de hidrógeno verde de Islandia a Europa.
 
Si bien el acuerdo es bastante general, puede ser el último indicio de que el hidrógeno, y especialmente el hidrógeno verde, se está acercando a ser lo suficientemente económico como para producirlo en una escala lo suficientemente grande como para exportarlo. 
 
 
Por Irina Slav para Oilprice.com
 

FERIA MINERÍA Y CONSTRUCCIÓN

Promo Feria T(1)