Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

La diplomacia del agua ocupa un lugar central en las conversaciones entre Turkmenistán y Afganistán

0
0
0
s2sdefault
Turkmenistán insta a adoptar un enfoque científico para la gestión del agua en respuesta al proyecto del canal Qosh-Tepa.
En medio de toda la bonhomía que se mostró durante la visita de la semana pasada a Turkmenistán por parte de una delegación de alto nivel del Afganistán gobernado por los talibanes, se abordó un tema espinoso.
 
Como reveló el Ministerio de Asuntos Exteriores en Ashgabat en una declaración del 7 de marzo , las conversaciones bilaterales abordaron la necesidad de una cooperación más profunda en la gestión de los recursos hídricos.
"La parte turcomana señaló que el uso racional de los recursos hídricos en la región debe realizarse sobre la base de las normas generalmente reconocidas del derecho internacional que regulan el régimen de uso del agua en ríos, cursos de agua y lagos fronterizos transfronterizos", dijo el ministerio.
 
Sin nombrar directamente el proyecto, la declaración aludía claramente al trabajo en curso en Afganistán para la construcción del canal Qosh-Tepa, que algunos expertos estiman que pronto podría terminar desviando hasta el 20 por ciento del agua del río Amu Darya.
 
Los vecinos del norte de Afganistán han actuado con cautela en torno a la iniciativa, sin llegar a adoptar una retórica hostil. En septiembre, el presidente uzbeko, Shavkat Mirziyoyev, habló en una conferencia regional sobre cómo el canal amenazaba con “cambiar radicalmente el régimen y el equilibrio hídrico en Asia Central”. Luego propuso involucrar a representantes del régimen afgano en el diálogo regional sobre el uso conjunto de los recursos hídricos.
 
La declaración de Turkmenistán avanza un poco la agenda al defender suavemente una mayor cooperación técnica. Recomienda un “enfoque basado en la ciencia para extraer agua de ríos transfronterizos”, el reclutamiento de “personal altamente calificado” capaz de administrar adecuadamente el canal (que la declaración no menciona) y el respeto mutuo por los intereses de todos los estados ribereños.
 
"La reunión con la delegación afgana se desarrolló en una atmósfera amistosa y constructiva", concluyó el Ministerio de Asuntos Exteriores turcomano, para que nadie imagine que este enfoque sincero podría servir como preludio a las tensiones.
 
La cordialidad ha hecho poco para frenar el trabajo en el canal. El 21 de febrero, el medio afgano TOLONews informó que la segunda fase del proyecto había comenzado. TOLONews afirma que durante la primera fase de las obras se excavaron 198 kilómetros de canal y que se excavarán otros 177 kilómetros en un período de 12 meses.
 
Curiosamente, el medio cita al subdirector de la Cámara de Agricultura y Ganadería de Afganistán, Mirwais Haji Zada, diciendo que la finalización de Qosh-Tepa permitirá a Afganistán volverse autosuficiente en trigo.
 
Esto parece grandilocuente, pero expresar tales ambiciones autárquicas puede causar cierta desconcierto en lugares como Kazajstán, que ha estado presionando para la construcción de una terminal de granos en la frontera oriental de Turkmenistán para facilitar las exportaciones a Afganistán.
 
De hecho, la cuestión de esta instalación se planteó durante las consultas entre Afganistán y Turkmenistán a principios de este mes. NewsCentralAsia, con sede en Ashgabat, citó a funcionarios turcomanos que informaron a sus invitados que un silo de almacenamiento planificado en su frontera compartida podría albergar 100.000 toneladas de cereales.
 
Si bien los funcionarios turcomanos no han llegado a explicar lo que quieren decir con la frase “enfoque basado en la ciencia para extraer agua de ríos transfronterizos”, NewsCentralAsia, un medio que ofrece una cobertura fiable y complementaria de las políticas del gobierno turcomano, ofreció lo que parecía una explicación bien breve de lo que eso podría implicar. El sitio web aludió a informes de medios no especificados sobre la falta de planes para revestir el canal Qosh-Tepa, un curso de acción que, según advierte, podría plantear todo tipo de peligros ambientales y estructurales.
 
Afortunadamente, como señala NewsCentralAsia, "Turkmenistán tiene la capacidad para la producción y el uso de... materiales de revestimiento de canales".
 
Sería justo que los afganos compraran productos manufacturados turcomanos, viendo cuánto va en la dirección contraria. Como informó TOLONews el 7 de marzo, el líder nacional turcomano (y ex presidente) Gurbanguly Berdymukhamedov aparentemente hizo un pedido de 100.000 metros cúbicos de mármol blanco de Afganistán. No hay detalles sobre qué se hará con este mármol, pero una buena apuesta es que se utilizará para revestir los edificios del proyecto favorito de Berdymukhamedov: la nueva ciudad de Arkadag.
 
Los funcionarios de Turquía están tratando de mantener el rumor en torno a un memorando de entendimiento para acelerar la cooperación en el sector del gas natural firmado con Turkmenistán el 1 de marzo y que se ha vendido como un preludio a las entregas de gas. En una conferencia celebrada el 7 de marzo, el Ministro de Energía turco, Alparslan Bayraktar, describió las opciones, tal como él las ve, para lograr que el gas turcomano fluya hacia el oeste.
 
“Tenemos tres alternativas para el suministro de gas turcomano, incluido el suministro a través de Irán mediante un acuerdo de intercambio y a través de Irán y Azerbaiyán, nuevamente, mediante intercambio. Una tercera forma, más sostenible, es establecer un oleoducto transcaspio. Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo Bayraktar al Daily Sabah.
 
Esta perspectiva se desarrolla en el contexto de los esfuerzos revitalizados de Ankara para consolidar su presencia en Asia Central mediante la promoción del formato de la Organización de Estados Túrquicos, u OET. El 11 de marzo, Ashgabat acogió la inauguración de la 15ª sesión del Consejo de Ancianos de la OET, lo que sería un acontecimiento totalmente ignorable si no fuera por el hecho de que el representante de Turkmenistán es Berdymukhamedov, que es de facto el copresidente de su país junto con su hijo, Serdar.
 
Turkmenistán sólo participa en la OET en calidad de observador, pero existe una gran posibilidad de que se convierta en miembro de pleno derecho a finales de este año, un avance notable para un país que normalmente evita el compromiso total con formatos multilaterales tan abiertamente políticos.
 
En otras noticias del organismo multilateral, el presidente Berdymukhamedov (el más joven) se reunió el 5 de marzo con la secretaria general de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, Helga Schmid.
 
Aunque las cuestiones de derechos humanos son explícitamente un componente central del mandato de la OSCE, no parece que hayan tenido mucha importancia. Antes de la visita de Schmid, su oficina insinuó que las conversaciones en Ashgabat se “centrarían en las implicaciones del cambio climático para la seguridad y la estabilidad”, los desafíos de la gestión del agua transfronteriza, la seguridad energética, la conectividad sostenible y la reducción del riesgo de desastres.
 
Una lectura de la reunión entre Berdymukhamedov y Schmid producida por los medios estatales turcomanos sugiere que se apegaron a ese guión. Parece que se han ignorado las peticiones de grupos de defensa internacionales para que Schmid expresara “gran preocupación” por el hecho de que Turkmenistán no respetara el derecho de sus ciudadanos a la libertad de expresión, la libertad de movimiento y el derecho a no ser sometido a desaparición forzada.
 
Por Eurasianet.org