Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Francia establece ambiciosos objetivos ecológicos para los Juegos Olímpicos de París

0
0
0
s2sdefault

 El éxito de los Juegos Olímpicos de París podría establecer un nuevo estándar para los eventos deportivos sostenibles en todo el mundo.

 
Los Juegos Olímpicos de París 2024 pretenden ser más ecológicos que nunca, centrándose en la reducción de las emisiones de carbono.Los Juegos Olímpicos de París 2024 pretenden ser más ecológicos que nunca, centrándose en la reducción de las emisiones de carbono.Para la Copa del Mundo de Qatar 2022, el gobierno prometió hacer que el torneo sea lo más ecológico posible a través del transporte público ecológico, esfuerzos masivos de reciclaje y sedes reutilizables. Sin embargo, muchos se preguntaron si alguna vez sería posible hacer que una Copa del Mundo que se celebra en el desierto sea realmente verde, ya que se requieren estadios con aire acondicionado y grandes cantidades de agua y otras comodidades para la afluencia de turistas. Ahora, el gobierno francés tiene como objetivo hacer que los Juegos Olímpicos de París 2024 sean más ecológicos que nunca, lo que espera que contribuya a una transición ecológica a largo plazo en la capital francesa.
 
Existe una presión cada vez mayor para hacer que los principales eventos deportivos internacionales sean más ecológicos y generen menos residuos, a medida que los gobiernos y las organizaciones internacionales presionan por una transición ecológica mundial. Sin embargo, crear un evento ecológico a gran escala es más fácil decirlo que hacerlo. Prepararse para una afluencia masiva de turistas y construir lugares aptos para una amplia gama de eventos deportivos suele producir una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero París cree que puede prepararse para los Juegos Olímpicos de una manera más ecológica, así como reducir masivamente las emisiones.
 
Alrededor de 10.500 atletas suelen asistir a los Juegos Olímpicos, así como 15 millones de espectadores. Este nivel de turismo pasa factura al medio ambiente. La mayoría de los visitantes llegan en avión, que quema combustible contaminante para aviones. Además, la mayoría de los Juegos Olímpicos se celebran en lugares que no están preparados para el evento, lo que significa que deben invertir en la construcción de grandes sedes, alojamientos turísticos y otras infraestructuras críticas. Esto ha llevado a muchos ecologistas a pedir que los Juegos Olímpicos se celebren en las sedes existentes en todo el mundo. Pero París cree que puede hacerlo de otra manera.
 
Los organizadores han declarado que los juegos no producirán más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero de los últimos Juegos Olímpicos. Para lograrlo, los organizadores están considerando todos los componentes involucrados en los juegos, desde la electricidad y los alimentos hasta los edificios y el transporte. No habrá generadores gigantes alimentados con diésel en los recintos deportivos, que funcionarán principalmente con electricidad producida a partir de fuentes solares y eólicas.
 
 
Se espera que la reutilización de los edificios existentes en toda la ciudad tenga un gran impacto en las emisiones de carbono. Los organizadores del evento planean construir muchas menos sedes nuevas y, en su lugar, renovarán los edificios existentes, como el Grand Palais, la Plaza de la Concordia y una piscina construida para los Juegos Olímpicos de París de 1924. Los pocos edificios nuevos que se están desarrollando, incluidas las viviendas para atletas, un complejo de natación y un estadio, se construirán con más madera y menos cemento y estarán equipados con paneles solares. Además, los organizadores planean que estos edificios se utilicen a largo plazo, como espacios comunitarios, en lugar de para un solo evento deportivo.
 
Hay algunos planes controvertidos para los Juegos Olímpicos, como proporcionar a los edificios de las villas de los atletas un sistema de refrigeración que utilice agua del subsuelo, en lugar de aire acondicionado. Esto ha llevado a algunos equipos olímpicos a considerar la posibilidad de llevar sus propios aires acondicionados. Después del evento, se espera que la Villa de los Atletas de 128 acres se convierta en un vecindario mixto para 6,000 residentes.
 
París ha estado expandiendo rápidamente sus carriles para bicicletas y reduciendo el espacio para los automóviles, con el objetivo de reducir las emisiones y hacer más espacio para peatones y ciclistas. El gobierno también ha plantado miles de árboles en todo París para ayudar a descarbonizar la ciudad y proporcionar refugio a los residentes y visitantes en los calurosos meses de verano. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha pasado sus últimos cinco años en el cargo tratando de transformar París en una ciudad más verde. Hidalgo explicó: "Lo que hemos emprendido es todo un programa de adaptación, de devolver la naturaleza a esta ciudad... Estamos tratando de construir esto en torno al individuo".
 
Hay un gran optimismo en torno a la posibilidad de unos Juegos Olímpicos más ecológicos en París. Sin embargo, los organizadores de eventos deportivos y los gobiernos han hecho promesas que no se han cumplido. En 2022, Qatar se comprometió a reducir la huella de carbono de la Copa del Mundo mediante el uso de energías renovables, el desarrollo de edificios que pudieran reutilizarse y la realización de reciclaje masivo y otros esquemas ecológicos. Sin embargo, ha sido ampliamente criticado por sus excesivas emisiones de carbono. Debido al intenso calor de Qatar, incluso en los meses de invierno, los estadios gigantes estaban equipados con aire acondicionado. Además, los viajes contribuyeron con alrededor de la mitad de la huella de carbono de la Copa del Mundo, y muchos turistas tuvieron que quedarse en los países vecinos y volar a los juegos, ya que Qatar es demasiado pequeño para acomodar la afluencia de turistas.
 
Antes de la Copa del Mundo, varios jugadores profesionales firmaron una carta abierta a la FIFA en la que afirmaban: "El torneo ha sido etiquetado como el primer 'torneo de la Copa Mundial de la FIFA totalmente neutro en carbono', lo que significa que su impacto general en el planeta debería ser cero... Pero eso no es cierto". Continuó diciendo: "En realidad, la estrategia de sostenibilidad de la FIFA para la Copa Mundial de Qatar se basa en cálculos de carbono defectuosos, prácticas de compensación cuestionables y en trasladar la responsabilidad a los fanáticos en lugar de asumirla ellos mismos". La carta pedía a la FIFA que abandonara la etiqueta de "carbono neutral" para evitar el lavado verde y pedía a los organizadores que trabajaran más duro para reducir las emisiones en el futuro.
 
Ahora, todas las miradas están puestas en París para ver si la ciudad será capaz de reducir masivamente las emisiones de carbono asociadas a los Juegos Olímpicos de Verano. Esto no será tarea fácil, pero la reutilización de edificios, la incorporación de fuentes de energía renovables en los lugares y otras iniciativas ecológicas ayudarán a los organizadores a lograr su objetivo.
 
 
Por Felicity Bradstock para Oilprice.com