Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Estudio de la EAN evidencia efecto en las áreas conservadas por Cerrejón en La Guajira

0
0
0
s2sdefault

Zonas Mineras Rehabilitadas Foto: CerrejónZonas Mineras Rehabilitadas Foto: CerrejónEl proyecto minero decidió hacer los procesos de rehabilitación de tierras de forma voluntaria antes de que fuese obligatorio en el país

Un estudio realizado por la EAN en alianza con la Asociación Colombiana de Minería concluyó que en Cerrejón se han rehabilitado más de 5.000 hectáreas y se han compensado más de 3.000.


“Los efectos positivos se ven en el largo plazo, gracias a las actividades de rehabilitación de zonas mineras y las compensaciones ambientales que desarrollan las compañías y que favorecen la biodiversidad, el agua, la creación de ambientes o hábitats para las especies, gestión del riesgo climático, el diseño de paisajes con perspectiva generativa y las innovaciones institucionales locales”, afirmó Brigitte Baptiste, bióloga y rectora de la Universidad EAN, quien estuvo a la cabeza de la investigación.

Para la realización de dicho estudio se analizó la historia del territorio a través de fotografías y cartografías. También se adelantaron una serie de visitas y se tuvo en cuenta la experiencia de las empresas ubicadas en la región.

Estas fueron: Cerrejón, en la cuenca media del Río Ranchería; Drummond en la cuenca del Río Cesar; Mineros, en la cuenca del Río Nechí en el Bajo Cauca Antioqueño y Cerro Matoso, localizado en la cuenca alta del Río San Jorge, en Córdoba.

“El estudio refleja los esfuerzos y la responsabilidad de la empresa que desde inicios de nuestra operación implementó un programa pionero en el país que nos permite rehabilitar las tierras, donde anteriormente realizamos minería a cielo abierto, y reforestarlas con especies y plantas nativas del bosque seco tropical de la mano de las comunidades”, aseguró Luis Madriñan, Gestión Ambiental de Cerrejón.

En ese sentido también manifestó que esta iniciativa permite asegurar procesos de restauración, fortalecer capacidades productivas y generar ingresos derivados de la sostenibilidad del bosque con el fin de promover su apropiación del cuidado y salud de los ecosistemas.
Resultados del estudio

Entre los principales hallazgos de la investigación se encuentran que los proyectos mineros han apoyado el ordenamiento y la conservación del territorio en lugares donde eran predominantes actividades agropecuarias o ilegales.

La actividad minera también ha impulsado mejores prácticas en la preservación de ecosistemas locales promoviendo espacios y conocimientos para la regeneración del territorio. Además, el relacionamiento con las diferentes comunidades ha permitido innovar y construir capacidades para la gestión frente a cierre de proyectos o continuidad de actividad minera a largo plazo.


Fuente: Larepublica.co