Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

Energía eólica: así es como Colombia busca desarrollar todo su potencial

0
0
0
s2sdefault
La hoja de ruta de la energía eólica en el mar de Colombia prevé desarrollar 9.000 megavatios. FOTO: Van Oord - Banco MundialLa hoja de ruta de la energía eólica en el mar de Colombia prevé desarrollar 9.000 megavatios. FOTO: Van Oord - Banco MundialEl Ministerio de Minas y Energía socializó la resolución en consulta con la que busca establecer el procedimiento para que los interesados en desarrollo de proyectos de energía eólica costa afuera puedan obtener permisos sobre las áreas marítimas correspondientes.
 
Este mecanismo permitirá que los desarrolladores tengan certeza sobre el área para tramitar las licencias, aspecto en el que habrá dos fases definidas para el desarrollo de un potencial de hasta 50 gigavatios, que equivalen a cerca de tres veces el parque actual de plantas de generación hidráulica, térmica, solares, eólicas y otras fuentes.
El esquema competitivo plantea una etapa de habilitación, en la que se garantizará que los proponentes habilitados para ofertar cumplan unos requisitos financieros, técnicos y jurídicos mínimos.
 
De acuerdo con el proyecto de resolución, el desarrollo de áreas para la generación de energía eólica en el mar tendrá dos etapas, ambas en cabeza de la Dirección General Marítima (Dimar).
 
La primera consiste en un proceso de rondas para la asignación de áreas marítimas para el desarrollo de proyectos de energía eólica costa afuera a través de un proceso competitivo para la selección del adjudicatario o adjudicatarios de un permiso de ocupación temporal, inicialmente.
 
Para ello, se desarrollarán unas fases de publicación de pliegos y bases de condiciones específicas del proceso, la habilitación de proponentes, la nominación de áreas por parte de éstos, la presentación de ofertas, la evaluación de las mismas, la selección del adjudicatario y la firma del contrato.
 
Este permiso de ocupación temporal incluirá la descripción exacta de la ubicación, linderos y extensión de los bienes de uso público otorgados, con su plano de localización, será únicamente sobre el área que el proponente presentó en la oferta y tendrá una duración máxima de cinco años.
 
Durante este período, las firmas o consorcios que resulten adjudicatarios podrán medir y recolectar datos e información para establecer la viabilidad del proyecto. Luego, si la iniciativa es viable, se deberán adelantar las actividades necesarias para la obtención de licencias y permisos para la construcción del proyecto de generación de energía eólica costa afuera.
 
Amplia documentación
 
 
Posteriormente, este permiso de ocupación temporal podrá convertirse en una concesión cuando el proponente, una vez cumpla los términos y obligaciones de la ocupación temporal, haga una solicitud forma y presente, según la normativa que regula la materia, la documentación, permisos y licencias necesarios para la construcción del proyecto en altamar.
 
Esta información la conforman los planos que indiquen con precisión las coordenadas de la totalidad del área a solicitar en concesión, los estudios técnicos de vientos, mareas, corrientes, batimetrías del área de influencia (medición y caracterización de las profundidades), la autorización ambiental que requiera el proyecto, la certificación de no existencia de comunidades étnicas o el proceso de consulta previa y una garantía de cumplimiento asociada a la vigencia de la concesión marítima.
 
Pero además, quien pretenda una concesión también deberá adjuntar otra garantía de desmantelamiento en caso de que se incumpla el plan respectivo presentado a la Dimar; no se entregue la documentación requerida por las autoridades competentes para la ejecución del desmantelamiento, en caso de que no presente dicho plan ante la Dimar, y para cubrir daños y perjuicios ocasionados por las actividades de desmantelamiento del proyecto.
 
Además, quienes quieran desarrollar estos megaproyectos deberán cumplir con requisitos exigentes en materia técnica y financiera.
 
En el primer frente, por ejemplo, el proponente deberá acreditar que haya participado en al menos tres de las áreas de desarrollo de un proyecto de energía eólica costa afuera de mínimo 200 megavatios de capacidad, es decir, planificación, diseño, selección y contratación de proveedores, ejecución o control de calidad.
 
Esta experiencia debe acreditarse para un proyecto completamente instalado y en operación.
 
Otra forma de participar es acreditar experiencia, en al menos tres de esas mismas áreas, en el de desarrollo de una subestación que conecte un parque eólico costa afuera de mínimo 50 megavatios.
 
Y el requisito de habilitación financiera previsto en el proyecto de resolución es un cupo de crédito o carta de crédito stand by por un monto igual o superior a 600 millones de dólares americanos, acreditado por una entidad financiera nacional o internacional que cumpla con los requisitos de idoneidad que defina el administrador del proceso competitivo.
 
También tendrán que presenar una calificación crediticia de BBB- o superior, según la calificación Standard & Poor’s y Fitch Ratings, o Baa3 o superior, según la calificación de Moody’s o un equivalente de acuerdo con la calificación de otra firma internacionalmente reconocida.
 
“Buscamos que la obtención de permisos sobre áreas marítimas para estos proyectos sea resultado de un proceso competitivo y transparente en el que puedan participar todos los interesados y sean seleccionados los desarrolladores con mejores capacidades técnicas para la ejecución”, destacó el viceministro de Energía, Miguel Lotero.
 
Según la resolución en consulta, la primera ronda de este proceso se espera que se lleve a cabo durante el primer trimestre de 2023.
 
En las sesiones de trabajo con los expertos del Banco Mundial y de Renewables Consulting Group se concluyó que el tiempo de desarrollo de un proyecto eólico costa afuera en un mercado en el que esta es una nueva tecnología puede ir entre 7 y 10 años, de los cuales aproximadamente dos años son de construcción.
 
Un gran potencial por desarrollar en el país
 
 
En la reciente hoja de ruta que presentó el Gobierno para el desarrollo de proyectos de energía eólica en el mar, y luego de varios meses de un trabajo de caracterización de la región Caribe, se identificó un potencial de 100 inicial de gigavatios de energía offshore, cifra que luego de descontar áreas protegidas y corredores de pesca, se decantó hasta los 50 gigavatios, es decir, cerca de tres veces el parque actual de generación.
 
Para desarrollar este potencial la idea es contar una capacidad instalada de 1.000 megavatios para el año 2030, cifra que para el año 2040 subiría a 3.000 megavatios, superando la capacidad que tendrá el proyecto Hidroituango cuando esté en plena operación.
 
Según la hoja de ruta, para el año 2050 la capacidad instalada de generación eólica en el mar podría llegar a los 9.000 megavatios.
 
 
ECONOMIA Y NEGOCIOS - ELTIEMPO.COM