Menu
RSS

EE. UU. aumenta los requisitos de mezcla de biocombustibles

0
0
0
s2sdefault
La EPA finalizó los requisitos de mezcla de biocombustibles de EE. UU. para 2020, 2021 y 2022, según fuentes de Bloomberg familiarizadas con el plan.
 
Al establecer lo que se conoce como el Estándar de combustible renovable, o RFS, la EPA requerirá que las refinerías y los importadores mezclen 20,630 millones de galones de combustible renovable con gasolina y diésel en 2022: 15,000 millones de galones se pueden llenar con etanol, pero 5,630 millones de galones del estándar debe provenir de biocombustibles avanzados.
 
Para 2021, los estándares coincidirán con el consumo real, mientras que los estándares retroactivos para 2020 se redujeron.
 
La EPA también rechazó decenas de solicitudes de pequeñas refinerías para la exención de las cuotas del año anterior.
 
La EPA propuso a fines de 2021 una reducción en la cantidad de biocombustibles que las refinerías debían agregar a la gasolina y el diésel, para cortar un respiro a la industria de refinación después de un par de años de grave destrucción de la demanda durante la pandemia. Como suele ser el caso, tanto el lobby del maíz como el de la industria petrolera estaban descontentos con la propuesta: el lobby del maíz por no cumplir las promesas de campaña con respecto a los combustibles renovables y el lobby del petróleo por no recortar lo suficiente el RFS.
 
En ese momento, la EPA había propuesto una reducción a 17,13 mil millones de galones para 2020, de 20,09 galones establecidos en 2019. Para 2021, la EPA había propuesto 18,52 mil millones de galones, y para 2022, la EPA propuso un aumento a 20,77 mil millones de galones.
 
Pero a partir de enero, el presidente Biden estaba considerando recortar el mandato de 2022. Mientras tanto, el lobby petrolero continuó argumentando que simplemente no había suficiente etanol para cumplir con el requisito sugerido.
 
Por lo general, el RFS no se establece después del hecho. Pero primero, la pandemia, y ahora los altos precios del crudo y la gasolina y el mercado ajustado de materias primas como el maíz y la soja, han enturbiado las aguas, retrasando la decisión.
 
Por Julianne Geiger para Oilprice.com