log in

Hidrocarburos

El Proyecto Superpower Energy para ver en 2020

0
0
0
s2sdefault
SolarparkEl año ha comenzado bien para Rusia cuando se trata de energía. Se han terminado dos grandes proyectos de energía, Turk Stream y Power of Siberia, y el tercero, Nord Stream 2, ha pasado el punto de no retorno, con las sanciones de Estados Unidos ahora incapaces de obstaculizar su finalización. Las ambiciones de Moscú, sin embargo, son aún más elevadas. China y Rusia han expresado planes para una cooperación política y económica cada vez más estrecha. La energía es una de las áreas más importantes de colaboración entre estas dos superpotencias debido a la naturaleza complementaria de sus economías. China requiere volúmenes de energía cada vez mayores para impulsar su expansión y Rusia necesita dinero para modernizarse y mantener un nivel de vida razonable para su población.
 
Durante casi dos décadas, Rusia ha estado tratando de convencer a China de comprar gas natural de sus campos de gas natural en Siberia occidental. Moscú tiene razones políticas y financieras para convencer a Beijing de esto. Los rusos han estado buscando alternativas para disminuir su dependencia de Europa, ya que la gran mayoría del gas natural se exporta hacia el oeste. El suministro de energía a China desde los mismos campos de gas natural fortalecería la posición de negociación del país con respecto a Europa, ya que aumentaría las opciones disponibles en caso de que la demanda disminuya en cualquiera de ellos. Desde un punto de vista financiero, el gasoducto de Altai es relativamente barato ya que gran parte de la infraestructura ya está presente.
 
Las negociaciones sobre el oleoducto han sido lentas debido al arrastre chino. El noroeste de China ya es una importante área de producción de petróleo y gas. Por lo tanto, el mercado regional ya está saturado. Esto significa que las compañías chinas tendrían que invertir mucho en infraestructura adicional para transportar el gas a las áreas densamente pobladas del este. Además, el país ya está bien conectado con los campos de gas de Turkmenistán a través de Asia Central con una tubería de 55 bcm de capacidad .
 
Putin, sin embargo, recientemente hizo un movimiento audaz para impulsar el proyecto y salvar la vida al revivir la segunda opción a través de Mongolia. El 5 de diciembre, Moscú y Ulaanbataar firmaron un memorando de entendimiento para un estudio de viabilidad para un oleoducto desde Rusia a través de Mongolia a China. El estudio es significativo porque cuenta con el apoyo del liderazgo de los tres países involucrados. Los resultados deberían estar disponibles dentro de los seis meses.
 
Los costos relativamente altos del proyecto en comparación con la alternativa occidental no lo convierten en la opción preferida desde el punto de vista ruso. Según Interfax Putin, dijo: "Sé que la ruta allí [a través de Mongolia] no es fácil, pero una consideración preliminar de este asunto mostró que es realista, y nuestros socios chinos tienden a estar de acuerdo". 
 
La estrategia cambiante de Moscú parece estar motivada por desarrollos recientes y una nueva ventana de oportunidad. La reciente agitación en Xinjiang podría haber convencido a los líderes en Rusia de que no se aprobará otra tubería a través de la región debido a los riesgos de seguridad en el área. Otra razón podría ser la convicción de Moscú de que es el momento adecuado para presionar para que el gas siberiano reemplace la energía de Asia Central, ya que Beijing y Turkmenistán han estado discutiendo una cuarta línea del gasoducto Asia Central-China. Aunque el plazo de la infraestructura se ha retrasado de 2016 a 2022 , es probable que se complete con el tiempo. Por lo tanto, Moscú está presionando para que su tubería se complete antes para aumentar la participación en el mercado.
 
Además de un menor riesgo de interrupciones del suministro, la ruta de Mongolia tiene otra ventaja. La geografía de la región lo hace ideal para la construcción de tuberías principales. Moscú y Pekín ya han demostrado que son capaces de terminar proyectos masivos a tiempo cuando la voluntad política está allí. Impulsado por la hostilidad occidental, la cooperación política y económica de los gigantes asiáticos se fortalecerá aún más en el futuro. La energía es una opción directa y necesaria para que Beijing y Moscú integren sus economías. Si el proyecto va a obtener luz verde, lo más probable es que suceda este año ya que las circunstancias son ideales.
 
Por Vanand Meliksetian para Oilprice.com
Links to Best Bookmaker Bet365 it The UK