Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

El gigante petrolero europeo advierte que el impuesto sobre las ganancias extraordinarias podría resultar contraproducente

0
0
0
s2sdefault
El CEO de OMV, Alfred Stern, advierte que el impuesto a las ganancias inesperadas planeado por la UE podría tener un impacto masivo en los resultados de las compañías de energía. 
 
Bruselas espera obtener ingresos de los generadores de electricidad de bajo costo y hacer que las empresas de combustibles fósiles compartan las ganancias inesperadas.Bruselas espera obtener ingresos de los generadores de electricidad de bajo costo y hacer que las empresas de combustibles fósiles compartan las ganancias inesperadas.El director ejecutivo de la empresa multinacional austriaca integrada de petróleo, gas y petroquímica OMV (OTCPK: OMVJF), Alfred Stern, advirtió que el impuesto extraordinario previsto por la UE podría tener un gran impacto y criticó basar la propuesta en las ganancias de los últimos tres años, señalando que no eran tiempos normales.
 
"Estaremos atentos a eso, ya que puede tener un impacto masivo", dijo Stern a los periodistas. Sin embargo, Stern dice que es difícil evaluar el impacto exacto del impuesto considerando que aún no se han establecido los detalles de la propuesta. 
 
Bruselas espera obtener ingresos de los generadores de electricidad de bajo costo y hacer que las empresas de combustibles fósiles compartan las ganancias inesperadas en un intento por recaudar más de 140 mil millones de euros (US$ 140 mil millones) para proteger a los consumidores del aumento de los precios de la energía. 
 
Los gobiernos de toda Europa ya han invertido cientos de miles de millones de euros en recortes de impuestos, dádivas y subsidios para hacer frente a una crisis que está obligando a las industrias a cerrar la producción, aumentando la inflación y elevando las facturas antes del invierno. Según un borrador de propuesta publicado el miércoles, las empresas de energía pagarían un impuesto de solidaridad del 33% sobre cualquier beneficio del año en curso que fuera un 20% superior al promedio de los últimos tres años.
 
En mayo, el exministro de Finanzas del Reino Unido, Rishi Sunak, impuso un impuesto sobre las ganancias inesperadas a las grandes empresas de petróleo y gas en un intento por aliviar el empeoramiento de la crisis del costo de vida del país. El canciller Sunak dijo que el gravamen gravaría a las empresas de energía que estaban obteniendo “ganancias extraordinarias” debido al aumento en los precios de las materias primas. 
 
Mientras tanto, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, prometió buscar un impuesto especial sobre las ganancias de las empresas impulsadas por la guerra en Ucrania. El proyecto de ley pretende gravar con un impuesto adicional del 15% a las empresas con utilidades superiores a los 1.000 millones de pesos (alrededor de $8,3 millones) en 2022 cuyo margen de utilidad sea superior al 10% en términos reales o sea un 20% superior al de 2021. La medida es visto como un intento del gobierno de centroizquierda de Argentina de reducir el déficit fiscal y contener la inflación galopante, que ahora se acerca al 80%.
 
 
 
Por Alex Kimani para Oilprice.com