Menu
RSS

Buscar en todas las Noticias

El 'fracking' en EE. UU. es el negocio más rentable para Ecopetrol

0
0
0
s2sdefault

 En los primeros nueve meses de este año generó 936.000 millones de pesos en ganancias.

Hace tres años la petrolera selló una alianza con Oxy para producir petróleo liviano y gas natural.Hace tres años la petrolera selló una alianza con Oxy para producir petróleo liviano y gas natural.El Permian es la principal región del mundo para el desarrollo de yacimientos no convencionales y convirtió a Estados Unidos en el mayor productor mundial de hidrocarburos, además de reducir significativamente sus emisiones de CO2, ya que logró reemplazar el carbón por gas natural en la generación de energía eléctrica.
 
Entre tanto, el ebitda, que es la utilidad antes de restar intereses, impuestos, depreciación y amortización, fue de 1,86 billones de pesos, mientras que el margen ebitda fue del 88 por ciento. Esto significa que, por cada 100 pesos que recibe por las ventas de petróleo y gas natural, a la compañía le quedan 88 pesos.
Este margen ebitda que genera la producción de hidrocarburos con fracking en Estados Unidos es más del doble que el 37,7 por ciento que Ecopetrol reportó para los primeros nueve meses del 2022. También supera ampliamente el de otras empresas del grupo como Hocol (63,6 por ciento), ISA (67,5 por ciento) y Cenit (67,7 por ciento).
 
“Esta es una operación que tiene el margen ebitda más alto en Ecopetrol, ha generado un ebitda acumulado en los tres años de operación de 3,5 billones de pesos y un Opex por barril de 3,80 dólares. Es una operación que nos gusta mucho y nos está dando buenos resultados en finanzas, producción y reservas”, dijo Felipe Bayón.
 
Y es que, gracias a estas operaciones, Ecopetrol incorporó 164 millones de barriles de reservas probadas a su balance. Considerando el precio total de la transacción (1.500 millones de dólares), significa que la petrolera adquirió estas reservas a 9,1 dólares por barril, lo que, según la compañía, resulta competitivo al compararse con otras transacciones de su tipo.
 
Estos destacados resultados financieros han sido el resultado de un alto precio internacional del petróleo y el incremento en la producción, que en el 2019 comenzó en 600 barriles de petróleo equivalente por día (bped) y al cierre del tercer trimestre ya llegaba a los 43.700 bped (los barriles que le corresponden a Ecopetrol), un incremento del 79 por ciento si se compara con la cifra del mismo periodo del año pasado.
 
La producción total del campo ha seguido subiendo y actualmente se encuentra sobre los 80.000 bped, una cifra que se aproxima a lo que se extrae en los campos más grandes de Colombia, como Castilla y Rubiales, ubicados en el departamento del Meta. Pero estos barriles se reparten entre Oxy y Ecopetrol, según la participación porcentual que tiene cada empresa en la producción.
 
Para Sergio Cabrales, experto de la Universidad de Los Andes, es importante tener en cuenta que en los no convencionales se requieren mayores inversiones y el número de pozos que se deben perforar es más alto frente a los yacimientos convencionales, porque la producción declina más rápido, en uno o dos años aproximadamente. Para extraer los barriles actualmente, a la fecha se han perforado 200 pozos con fracking en el Permian y hoy en día hay 185 en fase de producción.
 
Para finales de año se espera que la producción que le corresponde a Ecopetrol sea de unos 37.000 bped y para el 2023 la idea es prácticamente duplicarla, a alrededor de unos 64.000 bped. A más largo plazo, los planes en el Permian son producir entre los 75.000 y 77.000 bped a través de esta técnica. En cuanto a inversiones, se destinaría un presupuesto de aproximadamente 1.000 millones por año.

 

" Desde Ecopetrol, proactivamente hemos pedido la suspensión y pisamos el freno con los no convencionales. Estamos deshaciendo lo que habíamos avanzado”

 
Barriles con menos CO2
 
Desde el punto de vista ambiental, el presidente de Ecopetrol destacó que en el Permian se tiene la intensidad de carbono más baja en el portafolio del grupo empresarial, ya que cada barril que se extrae tiene entre ocho y nueve kilogramos de CO2, que es alrededor de una tercera parte de lo que tienen los barriles tradicionales.
 
También se construyó una planta de tratamiento de última generación con una capacidad para el tratamiento de 65.000 barriles de agua por día, que ha permitido utilizar más de 7,7 millones de barriles de agua reciclada en labores de completamiento de pozos. Adicionalmente, la operación del campo se mantiene con cero quemas rutinarias de gas, evitando emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera.
 
“En Estados Unidos las prácticas son muy buenas en términos de emisiones y de contaminación. Son el mejor estándar que hay y eso era lo que estaba tratando de aprender Ecopetrol”, destacó Sergio Cabrales.
 
Con la entrada al Permian, Ecopetrol también buscaba fortalecer su conocimiento en la evaluación, desarrollo y explotación de yacimientos no convencionales para aplicarlo en los pilotos de fracking Kalé y Platero que esperaba hacer en el municipio de Puerto Wilches.
 
Sin embargo, por ahora, este nuevo conocimiento no podrá ponerse en práctica porque la compañía decidió ponerles freno a estos pilotos para ir en línea con la decisión del gobierno del presidente Gustavo Petro de no permitir que esta técnica se realice en el país.
 
Por ello, Ecopetrol decidió ponerles fin a los acuerdos que había firmado con la estadunidense ExxonMobil para llevar a cabo estos proyectos pilotos, que tenían el aval del Consejo de Estado desde el 2019. Felipe Bayón explicó que el fin de la alianza “tiene la intención de darle al Gobierno la posibilidad de mirar el tema. Desde Ecopetrol, proactivamente hemos pedido la suspensión y pisamos el freno con los no convencionales. Estamos deshaciendo lo que habíamos avanzado”.
 
El piloto Kalé ya contaba con el permiso de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) desde marzo de este año, mientras que para Platero se estaba adelantando todo el proceso respectivo para que también se le fuera otorgado esta licencia. Los planes iniciales de Ecopetrol eran comenzar las primeras perforaciones hacia finales de este año y la producción con fracking en el país hacia el 2025.
 
Según Ecopetrol, “la inversión del Permian ha presentado una curva acelerada en su producción, con sobresalientes resultados financieros y reconocimientos en términos de eficiencia y sostenibilidad, lo que lo convierte en un gran referente, generador de conocimiento y experiencia para el futuro desarrollo de hidrocarburos en yacimientos no convencionales en Colombia”.
 
Expansión en el Permian
 
En junio pasado, Ecopetrol y Oxy firmaron un nuevo contrato para desarrollar programas de perforación y producción con fracking en un área aproximada de 21.000 acres en la subcuenca Delaware, también en la cuenca Permian.
 
Estas nuevas operaciones irían, inicialmente, hasta el 2027, y se tiene previsto que la actividad comience en estos últimos meses del año, lo que permitirá adicionar al balance producción adicional con fracking a partir del primer trimestre del 2023.
 
Dicho acuerdo le permite a Ecopetrol ampliar su presencia en el Permian con una participación equivalente al 49 por ciento sobre los derechos en los programas de perforación y producción en el área.
 
A esta cuenca, ubicada en el estado de Texas, también decidió apostarle Ecopetrol hace exactamente tres años con el fin de diversificar su portafolio e incrementar sus reservas. Allí produce petróleo liviano y gas natural con fracking, pero no lo hace solo sino de la mano de su socio estadounidense Oxy, que además de ser el operador del campo es uno de los líderes en producción no convencional en Estados Unidos.
 
De acuerdo con el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, luego de tres años de operaciones, este negocio se ha convertido en el más rentable actualmente del grupo empresarial. Muestra de esto es que en los primeros nueve meses de este año generó 936.000 millones de pesos en ganancias, casi un 400 por ciento más si se comparan con los 188.000 millones de pesos que registró hace un año.
 
 
 
ELTIEMPO.COM